AnimaNaturalis se toma Callao para exigir el fin del uso de pieles de animales

Casi un centenar de activistas de AnimaNaturalis han protestado hoy en la madrileña plaza de Callao en contra del uso de pieles en la industria textil y con una acción para concienciar sobre el número de animales necesarios para confeccionar un único abrigo de piel.

AnimaNaturalis se toma Callao para exigir el fin del uso de pieles de animales

Activistas de AnimaNaturalis han protestado hoy en la madrileña plaza de Callao en contra del uso de pieles en la industria textil y con una acción para concienciar sobre el número de animales necesarios para confeccionar un único abrigo de piel.

Varias decenas de activistas han portado carteles con lemas como "Las pieles son crueles", "¿Cuántas vidas para un abrigo?" o "Ellos necesitan su piel. Tú no" y rostros de animales usados en la industria peletera, mientras que una modelo ensangrentada vestía un abrigo de piel.

AnimaNaturalis quiere romper el pensamiento que asocia las prendas de piel con el lujo y la moda para conseguir que "no haya demanda" y por tanto tampoco oferta, según apunta Belén Molina, Coordinadora de AnimaNaturalis en Madrid, que también señala la existencia de "muchas alternativas para vestirse sin tener que arrebatar la piel y la vida a un animal"

"Actualmente hay muchas alternativas para vestirse sin tener que arrebatar la piel y la vida a un animal", agrega Molina, que ha recordado que visones, hurones, zorros, conejos, focas, nutrias, vacas, chinchillas, y en China incluso perros y gatos, forman parte del amplio grupo de animales que son asesinados para convertir sus pieles en prendas de vestir o accesorios de moda.

Anualmente más de 32 millones de animales son sacrificados sólo en la Comunidad Europea para comerciar con su piel. Desde 2007 países como Reino Unido, Italia, Austria, Croacia, Suecia, Alemania y Holanda han ido prohibiendo las granjas peleteras así como incrementando sus normativas referentes a la protección animal para que ningún país miembro de la Unión Europea pueda comprar animales salvajes cazados con cepos para la producción peletera. España se ha convertido en "un refugio para la patronal peletera dada su flexibilidad legal con la normativa de protección animal, y a pesar de que la fuga de visones de las granjas obliga a gastar decenas de millones de dinero público cada año", añade Molina.

"Pero los motivos éticos que han llevado a estos países a la prohibición de las granjas peleteras no son suficientes en España, convertida en refugio para la patronal peletera dada su flexibilidad legal con la normativa de protección animal, y a pesar de que la fuga de visones de las granjas obliga a gastar decenas de millones de dinero público cada año", continua.


En la prensa

 

Necesitan tu ayuda

Sólo tus donaciones nos permiten continuar trabajando por los animales.

Apoya nuestro trabajo por los animales

Actúa por los Animales

Recibe nuestras alertas de accción en tu correo.