AnimaNaturalis: 15 años abriendo jaulas, transformando mentes y alentando corazones

De cómo hallé la causa que defendería el resto de mi vida.

AnimaNaturalis: 15 años abriendo jaulas, transformando mentes y alentando corazones

¿Qué significa AnimaNaturalis? Quiero relatar lo que es para mí, aunque estoy segura de que muchos lo compartirán igualmente o se identificarán con algunos hechos y sensaciones.

Recuerdo la primera vez que supe de AnimaNaturalis. Pasaba mi última primavera preparatoriana, y yo tenía el alma enfocada en una de mis pasiones: ser promotora de la ecología. Fui invitada por la escuela para participar con una charla sobre ecología durante la semana ambiental en 2010 (Guanajuato, Gto. México). Me caracterizaban mi ímpetu y convicción para hablar acerca de reducir el consumo de plásticos y ahorrar agua. Justo después de que terminara de hablar y que me encontraba tan segura y contenta, se subió al pódium Leonora Esquivel, cofundadora de AnimaNaturalis, y sencillamente su discurso y argumentos fueron aplastantes. Recuerdo bien sus palabras: “Nadie puede considerarse ecologista y comer carne.” Jamás pensé que a partir de ese momento mi vida tendría un giro para siempre.

Descubrir la verdad sobre lo que sufren los animales para llegar a nuestro plato de comida, a nuestro abrigo o maquillaje sólo por razones egoístas y culturales, me pareció algo terrible. Estaba devastada. Cada palabra de Leonora iba dando sentido a todo, me hacía un efecto profundo, y en poco rato me convencí de que yo no quería seguir siendo partícipe de esa gran crueldad. Al final de su presentación, con la pena y todo por ser la niña ecologista omnívora, me acerqué a ella y le dije: “Gracias por ilustrarme tanto. Quiero ser vegetariana pero necesitaré ayuda.” Me dio su tarjeta para escribirle, me pasó la información de las páginas web y nos fuimos platicando todo el camino hasta que ella tomó su taxi para irse a la terminal de autobuses.

Todavía pasó un año para que yo realmente me hiciera vegetariana y un par de años más para hacerme vegana. Para esto, recuerdo que me pasaba largos ratos en las páginas HazteVeg y AnimaNaturalis, leyendo más acerca de los derechos de los animales, los tipos de maltrato animal y las alternativas ante esto. También tuve que prepararme para las reacciones y comentarios variados de familiares, amigos y otras personas; porque yo sabía que quizá al principio sería difícil lidiar con el cambio pero estaba bien fundamentado en el corazón y la realidad del mundo. Ésta ha sido la conversión más impactante y significativa en mi vida, y es lo que siempre transmito a los demás. Como ejemplo de esto, mis padres, mi hermano, varios amigos y otros conocidos han decidido hacerse vegetarianos a razón de la convicción que comparto con ellos, dándose cuenta de que es el camino menos dañino para uno mismo, para otros humanos y por supuesto, para los animales.

Unos años después de mi primer contacto con el tema de los derechos de los animales, y ya poniendo en práctica mis conocimientos y pasión al respecto, surgió una maravillosa oportunidad. Ahora en mi etapa universitaria, sentí la necesidad y el deseo de poner los hechos en la mesa respecto a la situación que sufren diariamente millones de animales a causa de las acciones humanas. Organicé un Foro de los Derechos de los Animales en la ciudad de Guanajuato, México, y Leonora participó como conferencista principal. “Nos volvemos a encontrar –le dije- pero ahora luchando desde la misma trinchera”. Al finalizar el Foro, recibí la invitación de ella para ser miembro activo de AnimaNaturalis Internacional, y un poco después también me contactó el cofundador de AnimaNaturalis, Francisco Vásquez, para dicho fin.

Desde hace un año que oficialmente  formo parte de AnimaNaturalis Internacional y también en México, aunque ya de corazón lo era desde antes. El activismo dentro de esta organización me hace inmensamente feliz, ya que ahora me sumo directamente a las acciones precisas y bien dirigidas para seguir dando voz a los animales. He conocido a personas maravillosas y muy admirables que se han hecho mis amigas y algunos hasta mi familia, lo cual es una linda recompensa de todo el trabajo. También, he tenido la oportunidad de ayudar a otros y acompañarlos en este camino más justo y compasivo con todos, lo cual me llena de satisfacción y me inspira a continuar haciéndolo así. He sido testigo de pequeños y grandes cambios: desde opciones veganas cada vez más presentes en los menúes, hasta la implementación de leyes a favor de los derechos de los animales.

No imagino cómo sería mi vida sin haber elegido esta senda, siendo quizá una buena persona pero sin conectar en mi interior el respeto, la compasión, la justicia y el amor de una de las formas más coherentes. Tampoco concibo que esto termine aquí, pues mi deseo es que tantos más hagan también la conexión. Por eso predico y practico el veganismo, una postura que elijo conscientemente. No puedo volver a ver igual que antes a un animal sin reconocerme en su mirada, en su dolor, en su necesidad de paz y libertad, no puedo ya quedarme quieta sin mostrar empatía y fuerza para decidir no lastimarlo con mis acciones.

Agradezco de corazón a AnimaNaturalis gran parte de esto, pues representa más que la organización internacional para establecer, difundir y proteger los derechos de todos los animales en países de habla hispana. En realidad, es la familia que he ganado al caminar con muchas bellas personas compartiendo objetivos, levantando la misma bandera de compasión y justicia, dando voz y cara a los animales. AnimaNaturalis es justo eso: inspiración, ejemplo de fuerza, trabajo en equipo, guía, información y acciones en defensa de los animales. Por eso, ¡feliz ciclo de vida mi querido AnimaNaturalis! ¡Qué dicha poder festejar estos 15 años abriendo jaulas, transformando mentes y alentando corazones! Pero esto continúa, y yo decido ser parte de este cambio que quiero ver en el mundo, lo cual sería mucho mejor si otros se nos van uniendo a esta causa. Por eso te pregunto a ti, lector, ¿tú también quieres ser parte del cambio?

Necesitan tu ayuda

Sólo tus donaciones nos permiten continuar trabajando por los animales.

Apoya nuestro trabajo por los animales

Actúa por los Animales

Recibe nuestras alertas de accción en tu correo.