¿Cerdos felices hacen carne feliz?

Último artículo del granjero Bob Comis antes de hacerse vegetariano y abandonar la cría de cerdos. Protagonista del documental "The Last Pig".

¿Cerdos felices hacen carne feliz?

Son las 5:00 a.m. Afuera está a 10 grados bajo cero y con la amenaza de una tormenta de nieve que podría cubrir hasta dieciséis pulgadas sobre nosotros. Afuera, en este paraíso invernal, dispersos por la granja en campos y un granero, hay 250 cerdos, acurrucados cálidamente en paja profunda en sus refugios o granero, durmiendo a pierna suelta en grandes pilas de cerdos, compartiendo el calor corporal y la comodidad social del contacto físico. Son cerdos felices. Ellos son, tal vez, tan felices como la felicidad misma. Todo lo que podrían desear está a la mano, o pezuña, en este caso. Comida, refugio, agua, aire fresco, espacio para vagar, correr, jugar, calor, paja profunda para esconderse. No quieren nada, incluso en la profundidad del invierno. Mientras deambulan por sus potreros o su corral, curiosean por la nieve e incluso arrasan la tierra helada, emiten un sonido constante de gruñidos que expresan satisfacción y se comunican con otros cerdos en donde se encuentran. Los gruñidos silenciosos van y vienen entre los cerdos todo el día. Es tan relajante como el sonido de las cigarras en las noches de verano.

Algunos de los cerdos, aquellos en el granero, donde es más cálido y la paja es la más profunda, pesan sólo veinte kilos. Otros pensan unos 70 kilos. Los más grandes superan los 140 kilos. Los cerdos grandes son inmunes al frío. Hacen lo mismo que cuando están a veinte grados y soleado. Sus diversas expresiones de satisfacción, de felicidad, son contagiosas. Nunca me alejo o conduzco en el tractor cuidando a un grupo de cerdos sin sonreír, o con frecuencia, incluso riendo de buena gana.

Diez de esos cerdos más grandes van a morir mañana. No por mi mano, pero sí porque lo he pedido. Más tarde, mientras estén durmiendo la siesta, los atraparé en su refugio con una serie de paneles. Luego haré retroceder el remolque de ganado hasta los paneles y crearé una especie de tobogán en el que pueda arrear los cerdos y llevarlos al remolque. Una vez que estén en el remolque, conduciré esos diez cerdos, esos diez cerdos felices, al matadero, donde los descargaré en un corral. Debido a la tormenta que viene, no puedo dejarlos mañana, lo cual preferiría. En cambio, esos cerdos felices tendrán que pasar la última noche de sus vidas infelices, en un corral de concreto con suelo extraño, desconocido, de olor extraño, antes de ser conducidos uno por uno a una rampa donde serán asesinados rápidamente.

Antes de las 9:00 a.m. de la mañana, cuando saque la nieve para poder alimentar y dar de beber a los cerdos felices restantes, los diez cerdos que dejé en el matadero estarán muertos. Les habrán disparado en la cabeza con una pistola de perno hidráulico para dejarlos inconscientes, y luego un cuchillo excepcionalmente afilado se habría hundido en sus corazones aún latiendo para derramar toda la sangre que corría a través de las venas y arterias de sus cuerpos, creando un charco espeso y esparcido de rojo carmesí sobre el piso gris del matadero. Veinte minutos más tarde estarán prístinamente sin vida, divididos en dos mitades y colgando de cada pata trasera de largos y brillantes ganchos de acero inoxidable unidos a un riel por una rueda para que los cerdos muertos puedan llevarse a la cámara de frío para que sus cuerpos, sus cadáveres todavía calientes, puedan enfriarse hasta los 4 grados que la USDA recomienda. Sus ojos, que te miran con una inteligencia obvia, quedarán tan quietos y vidriosos como canicas.

En el discurso actual, los cerdos felices son la alternativa ideal a los cerdos miserables y abusados ​​criados en granjas industriales. Los cerdos felices se convierten en carne feliz, y la carne feliz es buena. Deberíamos sentirnos bien comiendo carne feliz.

¿Deberíamos, realmente, sentirnos bien con tal cosa, si es que existe? ¿Es tan simple?

Me persiguen los fantasmas de casi 2.000 cerdos felices.


Nota: hace aproximadamente un mes, tuve mi última crisis de conciencia, en una década de crisis de conciencia más o menos intensas. Habiendo abandonado el último vestigio de lo que parecía ser en ese momento una justificación legítima, me hice vegetariano. Ahora estoy en las etapas iniciales del complicado proceso de terminar con mi vida de criador de cerdos.

Necesitan tu ayuda

Sólo tus donaciones nos permiten continuar trabajando por los animales.

Apoya nuestro trabajo por los animales

Actúa por los Animales

Recibe nuestras alertas de accción en tu correo.