2015, un año que marca el inicio del fin de los espectáculos con animales

Si hemos sido capaces de cambiar la Tierra, ese mundo que no hemos hecho, si hemos transformado algo que ya existía y de lo que no somos autores, ¿cómo no vamos a poder cambiar aquello que sí hemos construido? Me refiero al mundo de las relaciones, al de la injusticia, al mundo de los prejuicios y la indiferencia.

2015, un año que marca el inicio del fin de los espectáculos con animales

Defender a los animales es reconocer que aún existe esa mezquindad entre nosotros. Defender a los animales es aceptar la injusticia y el sufrimiento, pero con un reto y un sentido: transformarlos. Defender a los animales es aceptar que, a pesar de las resistencias, sí es posible transformar el dolor del que los humanos somos responsables.

Gracias a lo más de 100 voluntarios que hacen posible AnimaNaturalis, gracias a nuestros socios, a nuestros miles de activistas y simpatizantes en Argentina, Chile, Colombia, Ecuador, España, México, Perú y Venezuela, este 2015 seguimos abriendo camino a la justicia y a la compasión.

A lo largo de este último año y con el apoyo de miles, conseguimos que el Parlamento Europeo se opusiera al uso de dinero público que financia las corridas de toros. También presentamos el caso de las corralejas de Colombia en el Tribunal Internacional de los Derechos de la Naturaleza, en el marco de la COP21 en París... ¡y el Tribunal ha aceptado el caso!

Hemos seguido defendiendo a los toros, hasta lograr 31 municipios antitaurinos en España, y apoyamos la prohibición de las corridas de toros en Coahuila (México). Además, de la mano con otros colectivos como Diabluma, continuaremos hasta poner fin a las corridas de toros en Quito, Ecuador.

Tampoco hemos dado tregua a otros espectáculos crueles. Este 2015 entró en vigor el fin de los circos con animales silvestres en todo México. En Venezuela, San Cristóbal se ha convertido en la décima localidad que prohíbe los circos con animales en todo el país. En España, con la coalición InfoCircos, hemos logrado que unos 25 municipios también prohíban estos shows. Y como si fuera poco, gracias al esfuerzo conjunto con los valientes compañeros de FAADA, ya no habrá más espectáculos con delfines en el zoo de Barcelona (España).

Juntos, también pudimos esterilizar y brindar atención veterinaria a más de 400 perros y gatos en Perú, Colombia y México, evitando el sufrimiento y abandono de miles de animales.

Estas buenas noticias son tuyas. Pertenecen a cada una de las manos y los corazones anónimos que nos están demostrando que la realidad puede ser transformada y que vale la pena luchar por la empatía, la justicia y el amor.

Gracias a todos quienes abrazan la compasión y se atreven a alzar la voz por otros más vulnerables, sin complejos. Gracias por la inspiración. Gracias por contagiarnos la alegría de vivir por lo que vale la pena morir. 

Continuamos la aventura del 2016 con un compromiso imperturbable: cambiar el mundo por los animales.

En nombre de los animales, ¡gracias por este 2015! :)

Apóyanos

Sólo tus donaciones nos permiten continuar trabajando por los animales.

Apoya nuestro trabajo por los animales

Actúa por los Animales

Recibe nuestras alertas de accción en tu correo.