Declaración: gripe porcina es una de las consecuencias de la granja industrial

. Publicado el lunes 27 de abril del 2009.

AnimaNaturalis alerta por las consecuencias del consumo de animales para la salud y el medio ambiente. AnimaNaturalis

Declaración: gripe porcina es una de las consecuencias de la granja industrial

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha expresado su preocupación por un brote de gripe porcina en Estados Unidos y México, que ya ha ocasionado la muerte de varias decenas de personas. Para AnimaNaturalis, la enfermedad es un  punto culminante de las consecuencias de la cría industrial y el consumo de animales para la salud humana y para el medio ambiente.

Es bien sabido que las granjas industriales son verdaderos caldos de cultivo para todo tipo de enfermedades animales que sólo se mantienen a raya a punta de alimentar a los animales con cócteles de antibióticos y otros químicos. Además, los cerdos se contagian particularmente cuando están hacinados en grandes números, condición habitual de estos animales en las granjas industriales de todo el mundo, donde son recluidos para su engorde y matanza.

“Hace años fueron “las vacas locas”, después la gripe aviar y ahora la gripe porcina. Por más que nos avisen que no hay riesgo al comer productos porcinos pues el virus se elimina a altas temperaturas, la reflexión que deberíamos hacer va más allá: criamos miles de millones de animales en condiciones de poca higiene y hacinamiento. Estos animales no realizan nunca sus comportamientos naturales; viven en bodegas, establos, sin ver la luz del sol, alimentados de manera artificial con piensos que contienen incluso desechos de otros animales, además de hormonas y antibióticos. "Los males que los animales desarrollan son también consecuencia de las condiciones miserables en las que viven", declara la Dra. Leonora Esquivel, presidente de AnimaNaturalis Internacional.

AnimaNaturalis invita a reflexionar y considerar seriamente las consecuencias que la cría industrial y el consumo de animales tiene para la salud humana y para el medio ambiente. Las granjas donde se crían los animales de donde se sacan los jamones, los bistecs y las alitas de pollo, no sólo son infiernos de sufrimiento animal, sino también un foco infeccioso peligroso tanto para los animales como para los seres humanos y el medio ambiente.

Para más información, visita www.AnimaNaturalis.org y www.HazteVegetariano.com