Impossible Burger recibe aprobación de la FDA para su consumo masivo

Quizás a esta altura, todos han escuchado hablar de la Impossible Burger. Aunque aún no se comercializa en América Latina ni Europa, ya dado mucho que hablar. Parece demasiado buena para ser cierta. Se trata de una “carne” totalmente vegetal que parece, huele y sabe a ternera. Incluso sangra como la carne.

Impossible Burger recibe aprobación de la FDA para su consumo masivo

Quizás a esta altura, todos han escuchado hablar de la Impossible Burger. Aunque aún no se comercializa en América Latina ni Europa, ya dado mucho que hablar. Parece demasiado buena para ser cierta. Se trata de una “carne” totalmente vegetal que parece, huele y sabe a ternera. Incluso sangra como la carne. Eso es gracias a una levadura modificada para transportar los genes de la proteina leghemoglobina de soja, presente normalmente en las raices de esta planta. La levadura modificada, puede producir una versión vegetal de hemo, sustancia de sabor metálico que se encuentra en la sangre y la musculatura.

Es un alimento altamente procesado que Impossible Foods, la compañía que lo fabrica, lo presentó por iniciativa propia a la Food and Drug Administration (FDA) en 2014 para lo que se conoce como revisión GRAS (o “generally known as safe”, reconocido como generalmente seguro). En verano de 2015, la FDA aún tenía más preguntas. No afirmaba que la leghemoglobina no fuera segura para el consumo, pero definitivamente necesitaba más información sobre esta cuestión.

Impossible Foods respondió con estudios de seguridad realizados en ratas. La FDA quedó satisfecha con esta información, lo que supuso una victoria para la startup de la carne alternativa. "En base a la información que Impossible Foods proporcionó, así como otra información disponible para la FDA", escribió la agencia en una carta, "no tenemos preguntas en este momento sobre las conclusiones de Impossible Foods de que la preparación de leghemoglobina de soja es GRAS por las condiciones de uso previstas para optimizar el sabor de los productos análogos a la carne picada" dejando claro que no necesitaba más aclaraciones sobre la seguridad de la leghemoblobina, que no iba a afectar negativamente a la salud humana.

Mientras la FDA ha estado evaluando el informe de GRAS, la Impossible Buger ha estado en una especie de limbo, no está prohibida y no se considera insegura, pero tampoco se considera explícitamente segura. "Desde un punto de vista legal, no cambia nada porque hemos sido libres seguir haciéndola todo el tiempo", dijo el fundador y CEO de Impossible Foods, Pat Brown, a la revista WIRED. "Pero desde el punto de vista de la percepción, es realmente importante".

El viaje de la Impossible Burger a través del proceso voluntario de la FDA ha irritado a organizaciones como Friends of the Earth. "Los anticuados procesos regulatorios de la FDA han dejado a la agencia mal equipada para evaluar adecuadamente la seguridad y la sostenibilidad de las nuevas aplicaciones de ingeniería genética, como el hemo modificado genéticamente de Impossible Foods", dice Dana Perls, responsable del área de alimentación de ese grupo ecologista.

Para ser claros, no hay ninguna razón para creer que los alimentos genéticamente modificados son peligrosos. Si el gobierno de Estados Unidos decide examinar un alimento transgénico, lo evalúan caso por caso. Impossible Foods, después de todo, nunca tuvo que obtener la aprobación de la FDA para introducir la leghemoglobina de soja, un nuevo ingrediente en la cadena alimenticia. De hecho después de que la FDA volviera con preguntas sobre la seguridad de ese ingrediente, Impossible Foods podía mantener el producto en el mercado en al menos 3,000 ubicaciones. "La FDA debe ser la autoridad cuando se trata de determinar la seguridad alimentaria, pero sus métodos inadecuados anulan cualquier decisión que tome la agencia con respecto a la seguridad y la sostenibilidad", dice Perls.

Por parte de Impossible Foods, la compañía fue más allá de lo requerido desde una perspectiva regulatoria. Y claro, eso fue en parte para dar seguridad a los consumidores y así vender más hamburguesas. "Recibir una carta sin preguntas de la FDA es una gran victoria para Impossible Foods, y para la ciencia, las personas y el planeta", dice Brown. "Si bien siempre anticipé recibir una carta sin preguntas, la diligencia y el afán de la FDA por sumergirse en la ciencia que respalda nuestros datos me han impresionado".

Si bien la leghemoglobina de soja se produce naturalmente en las raíces de la planta de soja, los humanos no suelen comer esas raíces. Por lo tanto, podría argumentar que es de hecho un nuevo ingrediente en la cadena alimenticia. Pero Impossible Foods ha argumentado que, además de sus propias pruebas de seguridad, este producto debe considerarse seguro porque es estructuralmente similar a las proteínas que los humanos ya comen. Esa es una de las cosas con las que la FDA se molestó cuando al principio cuestionó el informe de GRAS en 2015.

Al igual que los consumidores, la FDA intenta dar sentido a la naturaleza cambiante de los alimentos. La Impossible Burger es el producto de una estrategia de ingeniería de carne. Otras compañías están cultivando carne, no "carne" vegetal, sino en el laboratorio a partir de pequeñas muestras de células animales. Y en ese campo, la FDA está siendo más proactiva. A principios de este mes convocó una reunión pública sobre la carne cultivada en laboratorio, que se convirtió en discusiones semánticas sobre lo que es la carne.

"Hasta ahora, solo hemos conocido una forma de producir carne, y eso es del cadáver de un animal", dice Brown. "Pero decir que esa es la única forma de hacerlo, es tan cierto como si hace 200 años alguien hubiera dicho que la única forma de que un vehículo con ruedas se mueva es engancharlo a un caballo".

Son las próximas dos décadas las que se volverán realmente interesantes para Impossible Foods: su objetivo es reemplazar por completo a los animales en el sistema alimentario para el año 2035. Eso significa expandirse a mercados cada vez más fuera de los Estados Unidos. Y encontrarse con más reguladores en el extranjero emular con las mismas técnicas, otras carnes más allá de la ternera.


Publicado originalmente en WIRED. Versión en castellano realizada por Elena Falgueras.

Necesitan tu ayuda

Sólo tus donaciones nos permiten continuar trabajando por los animales.

Apoya nuestro trabajo por los animales

Actúa por los Animales

Recibe nuestras alertas de accción en tu correo.