No tuve frío, olvidé la vergüenza... por los animales

Me sentí motivada por la necesidad de hacer algo más por ellos...los animales. Tuve que pensarlo bastante para tomar la decisión y asimilar si sería capaz de exponer mi cuerpo, por vergüenza, por pudor y porque temia que se viera como un desnudo morboso sin más.

No tuve frío, olvidé la vergüenza... por los animales

Es el primer año que participo en la performance que organiza AnimaNaturalis, conocida por todos como "SinPiel".

Me sentí motivada por la necesidad de hacer algo más por ellos...los animales. Tuve que pensarlo bastante para tomar la decisión y asimilar si sería capaz de exponer mi cuerpo, por vergüenza, por pudor y porque temia que se viera como un desnudo morboso sin más.

Finalmente allí fui, sola y con mi albornoz en la mochila. Debo decir que desde el primer momento fue un acto muy cuidado y hasta solemne, diría. No me sentí desnuda, no tuve frío, no tuve vergüenza. ... sentí el silencio que provocamos en la gente que nos rodeaba y el aplauso espontáneo, emoción y satisfacción por hacer algo (que no es mucho) por los millones de animales a los que sin ningún derecho, sin pedir permiso ni perdón les arrebatamos su piel, su cuerpo, su libertad, su vida...sin necesidad, sin justicia.

Es un acto con impacto que me gustó mucho, ya que considero que hace mucha falta despertar la conciencia social para llegar a la comprensión de que nuestra propia paz y felicidad pasa inexorablemente por no infringir daño ni dolor a ningún ser vivo humano o animal... y más aún si cabe siendo inocente y vulnerable.

 

Necesitan tu ayuda

Sólo tus donaciones nos permiten continuar trabajando por los animales.

Apoya nuestro trabajo por los animales

Actúa por los Animales

Recibe nuestras alertas de accción en tu correo.