AnimaNaturalis entrega informes sobre el daño al que Fran Rivera ha expuesto a su hija

AnimaNaturalis hemos entregado al Defensor del Pueblo Andaluz y al Defensor del Menor en Andalucía dos informes acerca del daño que produce a los menores la exposición a los espectáculos taurinos.

AnimaNaturalis entrega informes sobre el daño al que Fran Rivera ha expuesto a su hija

Las redes sociales y medios de comunicación se encuentran revolucionados por la ocurrencia del torero Francisco Rivera de posar junto a su hija de cuatro años mientras practicaba con un toro. 

Tanto el Defensor del Pueblo Andaluz como el Defensor del Menor en Andalucía están reuniendo información para valorar si se debe actuar ante la fiscalía por este caso. Sin embargo, mientras las instituciones se alertan de los riesgos a los que el torero ha expuesto a su hija, otros toreros han publicado fotos similares a la suya en redes sociales. Toreros de la fama de El Cordobés, Álvaro Oliver, Eduardo DávilaMiura y Andrés Sánchez han cometido la misma falta de criterio que su colega Fran Rivera, y probablemente sean investigados de la misma manera.

Con el fin de actuar responsablemente, AnimaNaturalis ha entregado como apoyo a estas diligencias dos informes acerca de los daños a los niños que significa la cercanía a las corridas de toros y espectáculos de sangre, como la tauromaquia. El primero es un informe de la Organización de Naciones Unidas (ONU) que insta a que los niños no asistan a los festejos taurinos, porque vulnera sus derechos esenciales. Y el segundo, es un estudio de la Universidad Complutense de Madrid sobre los efectos nocivos de presenciar corridas de toros.

“Es especialmente preocupante que los toreros consideren completamente natural exponer a sus hijos a estas prácticas, e incluso lo hagan con orgullo”, expresa Daniela Romero Waldhorn, psicóloga y directora internacional de AnimaNaturalis. “El toreo es un oficio donde se tortura y quita la vida a un animal que los toreros dicen amar y respetar profundamente… eso sólo genera dudas acerca de qué entienden por querer, proteger y respetar a sus propios niños”, agrega.

También la organización recomendó revisar el estudio encargado por el el Defensor del Menor en la Comunidad de Madrid titulado “Posibles repercusiones psicológicas de las corridas de toros en menores de 14 años” (1999).

“La tauromaquia deja al descubierto, entre otras cosas, que existe un abismo entre lo que la sociedad considera mayoritariamente correcto y ético, y lo que los toreros consideran bueno”, expresa Aida Gascón, directora de AnimaNaturalis en España. “Exponer a una niña pequeña de esa manera no se puede defender de ninguna forma, incluso para quienes aún sienten afición a ver cómo se tortura y mata un animal en público”, agrega.

La encuesta online realizada por Ipsos MORI para la organización Word Animal Protection el pasado mes de diciembre de 2015, revela que el 19% de los adultos españoles, de edad comprendida entre los 16-65 años, afirmó que apoyaba la tauromaquia, frente al 58% que se oponían a la misma –tres veces más. Esto supone una fuerte caída si lo comparamos con una encuesta similar realizada también por Ipsos MORI en marzo de 2013, en la que la tauromaquia era respaldada por el 30% de adultos españoles entre los 16-65 años. Es decir, el apoyo a esta actividad ha caído de un 30% a un 19% en menos de 3 años.

Repercusión en medios:

Apóyanos

Sólo tus donaciones nos permiten continuar trabajando por los animales.

Apoya nuestro trabajo por los animales

Actúa por los Animales

Recibe nuestras alertas de accción en tu correo.