Los peligros del coche para el perro en verano

Los golpes de calor, que pueden provocar la muerte del perro, son más habituales en los vehículos durante el verano.

Los peligros del coche para el perro en verano

Con las vacaciones de verano llegan los viajes y las excursiones en coche con el perro, un momento idóneo para disfrutar del tiempo libre con nuestro can. Sin embargo, unir coche y calor puede resultar una combinación muy peligrosa para el perro, si no se toman ciertas precauciones. Es en el interior de los vehículos en verano donde son más habituales los peligrosos golpes de calor que afectan al animal. Para prevenirlos, hay que evitar dejar al perro solo en el coche estacionado, tomar precauciones para estancias cortas del can en el vehículo, recordar que no se refrigera con la misma facilidad que las personas y bajar las ventanillas en un coche sin climatización.

Evitar dejar al perro solo en el coche estacionado

El golpe de calor es un colapso debido a una repentina elevación de la temperatura corporal del perro. Puede resultar mortal para el can y uno de los lugares donde se registra con mayor frecuencia es el interior del vehículo, durante el verano.

Los golpes de calor son más habituales cuando el animal se queda solo dentro del coche. Por ello, es fundamental evitar dejar al animal sin compañía en el interior del automóvil, aunque esté aparcado a la sombra y tenga alguna ventanilla abierta.

"No es extraño que aparquemos el coche a la sombra, pero que al rato le dé el sol", recuerda el veterinario Manuel Lázaro. "Si el perro se encuentra en el interior de un automóvil estacionado al sol en verano, el vehículo puede convertirse en una trampa mortal para el animal, ya que en pocos minutos alcanzará una temperatura altísima", estima el especialista.

El vehículo en verano se convierte en un receptáculo que almacena y retiene el calor con mucha facilidad. La chapa es un material que mantiene la temperatura, sobre todo, cuando el coche está parado. Un vehículo estacionado al sol en verano puede superar los 80ºC.

Precauciones para estancias cortas del can en el vehículo

Si no queda más remedio que dejar unos minutos al perro en el coche, hay que cerciorarse de estacionar el vehículo en una zona donde sea seguro que permanecerá a la sombra, como debajo de un porche.

También es importante dejar las cuatro ventanillas entreabiertas y contar con un recipiente con agua en el coche, mientras que los viajes largos en automóvil requieren de paradas para descansar, al menos cada dos horas o cada 200 kilómetros. Estos descansos son adecuados para ofrecer al perro la posibilidad de pasear y de que beba agua fresca en abundancia. De esta manera, conseguiremos que el animal viaje hidratado, más relajado y, sobre todo, evitaremos los peligrosos golpes de calor en el coche.

El can no se refrigera con la misma facilidad que las personas

Un perro tiene una temperatura de 39ºC en condiciones normales, así como menos facilidad que las personas para refrigerarse porque no suda. Por este motivo, un coche cuya temperatura sea muy elevada supone para el animal un importante factor de riesgo, ya que no es extraño que pueda sufrir un golpe de calor.

Esto explica que la ventilación en el coche sea fundamental para conseguir que la temperatura no suba más de lo que es recomendable para la salud de la mascota. Es adecuado poner en funcionamiento el climatizador (o aire acondicionado) en el vehículo, a una temperatura que no sea demasiado baja. Alcanzar 24ºC o 25ºC es suficiente para que los ocupantes del coche, incluido el perro, viajen frescos en verano.

Los cambios bruscos de temperatura no son apropiados para el perro: si en el interior del vehículo la temperatura ronda los 19ºC y en el exterior alcanza los 40ºC, el contraste será demasiado pronunciado y el perro podría resfriarse.

Bajar las ventanillas en un coche sin climatización

En ausencia de climatización, mantener las ventanillas bajadas ayuda a que el coche no alcance una temperatura suficiente como para provocar un golpe de calor en el perro. El aire ayudará a que el perro no se maree. Sin embargo, no es recomendable que el can se asome por la ventanilla, ya que puede haber riesgo de que se golpee o de que algún objeto se introduzca en sus ojos.

El perro que viaja en coche asomado por la ventanilla, además, corre el "riesgo de contraer conjuntivitis y otitis", asegura Lázaro. "Lo mejor es que viaje en el coche dentro de un trasportín para perros porque, de esta manera, el animal no se mareará y viajará más tranquilo", agrega.

Tres claves para evitar el golpe de calor del perro en el coche

  • Poner el aire acondicionado en el coche a una temperatura que ronde los 24ºC.
  • No dejar al perro solo dentro del coche en verano. Ni siquiera a la sombra y con la ventanilla entreabierta.
  • Realizar paradas cada dos horas o cada 200 kilómetros.

Fuente: Consumer

Apóyanos

Sólo tus donaciones nos permiten continuar trabajando por los animales.

Apoya nuestro trabajo por los animales

Actúa por los Animales

Recibe nuestras alertas de accción en tu correo.