Lo mejor para el planeta es dejar de comer carne

Aunque a la industria de la carne le cueste aceptar las evidencias y concenso científico. Sólo existe una manera de salvar al planera... y es dejar la carne en el pasado.

Lo mejor para el planeta es dejar de comer carne

En octubre de 2018, los científicos convocados por las Naciones Unidas emitieron una advertencia: a menos que las emisiones de carbono caigan en un 45 por ciento para 2030, enfrentaremos un mundo de caos climático: sequías e inundaciones más frecuentes, arrecifes de coral diezmados y ciudades inundadas por el aumento de los mares. Poco después, los científicos del gobierno de Estados Unidos estimaron que el caos climático costará al país más de $500 mil millones de dólares anuales para fines de siglo. ¿La respuesta del presidente Trump? "No me lo creo".

Una serie de nuevos estudios han argumentado que reducir la carne puede ayudar enormemente a nuestro clima. Los españoles comen más de 30 kilos de carnes rojas por persona al año, aunque los superan con creces los habitantes de otros países de tradición hispana como Argentina, Paraguay, Chile, Colombia y México.

Devoradores de carne: kilos de carnes rojas por persona al año

La producción de carne genera alrededor del 14.5 por ciento de todos los gases de efecto invernadero, aproximadamente igual al sistema de transporte mundial. La carne de vaca es la peor: crea aproximadamente 12 veces la cantidad de gases de efecto invernadero por caloría que las aves de corral, 56 veces más que las frutas y verduras, y 100 veces más que el arroz.

El verdadero costo de la carne: emisiones de carbono por alimentos

En nuestro camino actual, las emisiones de la producción de alimentos podrían aumentar en un 87 por ciento para 2050, "alcanzando niveles que están más allá de los límites planetarios que definen un espacio operativo seguro para la humanidad", según un importante estudio publicado recientemente en Nature. "Incluso si descarbonizamos completamente el sistema de energía, todavía tendríamos que abordar las emisiones asociadas con los alimentos que comemos", dice el investigador de la Universidad de Oxford Marco Springmann, autor principal del estudio.

Si los consumidores reducen su hábito de carne en aproximadamente un 40 por ciento, según lo recomendado por la Organización Mundial de la Salud (OMS), estarían haciendo su parte para reducir las emisiones mundiales relacionadas con los alimentos en casi un tercio. Un cambio a una "dieta flexitaria" —la reducción del consumo al equivalente de tres hamburguesas por valor de una semana— ayudaría al mundo a reducir estas emisiones en un 52 por ciento, dando una oportunidad al clima.

Dieta para salvar al planeta: emisiones anuales relacionadas con el efecto invernadero

En enero de 2019, un informe de 37 científicos de 16 países y una importante revista médica, titulada EAT-Lancet Commission on Food, Planet and Health, subió la apuesta: argumentó que el consumo de carne al estilo estadounidense no solo ayuda a impulsar cambio climático, pero también contribuye a la carga de enfermedades crónicas relacionadas con la dieta. La dieta recomendada resultante es muy similar a la visión flexitaria del documento de Nature: baja en carnes rojas y alta en frijoles, granos enteros, frutas y verduras.

La industria de la carne no reaccionó bien a esta noticia. El Consejo Nacional de Productores de Carne de Cerdo dijo que el informe estaba "basado en ciencia dudosa e irresponsable", mientras que la Asociación Estadounidense de la Industria de la Alimentación denunció sus "recomendaciones políticas radicales". 

SIn embargo la industria comenzó a adaptarse. En abril del año pasado, Burger King introdujo el Impossible Whopper, una burger de proteína de soja y guisantes con hemo, una molécula imitadora de sangre que se sintetiza sin productos de origen animal. La compañía espera que su sabor a carne atraiga a los amantes de las hamburguesas a pagar un poco más. Y no está promocionando la hamburguesa como saludable o ecológica, sino más bien es que sabe exactamente como un Whopper de ternera. 

Pero el marketing por sí solo no es suficiente. Necesitamos regulación. Varios países europeos han pesado un impuesto a la carne. Se calculó que sólo en los Estados Unidos, un impuesto del 160 por ciento sobre la carne procesada como el jamón y el salami, podría reducir el consumo en una cuarta parte.

Necesitamos tu apoyo

AnimaNaturalis existe porque miles de millones de animales sufren en manos humanas. Porque esos animales necesitan soluciones. Porque merecen que alguien alce la voz por ellos. Porque los animales necesitan cambios. Porque en AnimaNaturalis queremos construir un mundo más justo para todos.

Las donaciones puntuales y periódicas de nuestros socios y socias son la principal fuente de nuestros fondos.

Necesitan tu ayuda

Sólo tus donaciones nos permiten continuar trabajando por los animales.

Apoya nuestro trabajo por los animales

Actúa por los Animales

Recibe nuestras alertas de accción en tu correo.