Acabar con la agricultura animal en lugar de sacrificar millones de vidas

A medida que la economía estadounidense se recupera de la pandemia de COVID-19, los productores de carne del país se enfrentan a un desastre logístico.

Acabar con la agricultura animal en lugar de sacrificar millones de vidas

Desde la revista Harvard Politics, nos llega este interesante artículo de opinión que no puedes dejar de leer.

Las medidas de distanciamiento social han obligado a los restaurantes y proveedores de servicios de alimentos industriales a detener sus operaciones, y las instalaciones de envasado de carne en todo el país han cerrado o reducido la capacidad. Sin ningún lugar para enviar sus pollos, cerdos y vacas, los granjeros se han visto abrumados por un exceso de animales en sus abarrotadas instalaciones de producción. Así que han comenzado a sacrificar a sus animales por millones.

La situación es espantosa: en este punto, los agricultores, los consumidores, los CEO y los activistas de los derechos de los animales podemos estar de acuerdo. La Red de Informes sobre Alimentos y Medio Ambiente lo describió como "una orgía de desechos que revuelve el estómago incluso de los más pragmáticos". Pero la pandemia brinda la oportunidad de interrogar más profundamente la injusticia estructural de este sistema. Lo que está mal es la agricultura animal, no simplemente los fenómenos logísticos que han causado el sacrificio masivo. Debemos examinar críticamente y desmantelar la tubería de producción de carne insostenible y poco ética del país.

Cadenas de suministro tensas

Las líneas de suministro en toda la industria alimentaria se han visto afectadas por el coronavirus. Los grandes compradores ya no están ordenando alimentos en las cantidades que eran hace solo un par de meses. 

La industria de la carne se ha visto particularmente afectada: además de los cierres de muchos de sus mayores compradores, los brotes de COVID-19 dentro de las instalaciones de envasado de carne han obligado a cerrar al menos 20 de las plantas de procesamiento de carne más grandes del país. Ahora, los granjeros que habían planeado enviar su ganado a estas instalaciones se encuentran con una acumulación de animales vivos. 

Ante el hacinamiento, a los agricultores se les presentan dos opciones: limitar el crecimiento de sus poblaciones de animales (mediante abortos inducidos o retener alimentos para limitar el tamaño físico de los animales), o el sacrificio. Para este último, hay muchos métodos disponibles. Daybreak Foods Inc. recientemente utilizó la saturación de dióxido de carbono para sacrificar 61,000 gallinas ponedoras en Minnesota. Otras compañías pueden optar por cubrir sus bandadas con una capa de espuma, que bloquea las vías respiratorias de las aves y las sofoca gradualmente. 

Según una estimación, 2 millones de animales ya han muerto de esta manera, y muchos más perecerán en las próximas semanas.

Irónicamente, toda esta eutanasia ha creado otro problema logístico: ¿cómo pueden los granjeros lidiar con todos los cadáveres de animales? Las plantas de procesamiento normalmente pueden convertir el 50% de la biomasa animal que a los estadounidenses no les gusta comer en cosas como alimentos para mascotas y fertilizantes. Pero al igual que las instalaciones de envasado de carne, estas plantas se están cerrando o han comenzado a operar con una capacidad reducida debido al COVID-19. 

No hay una opción fácil para esta industria. La eliminación en vertederos requiere remolques a prueba de fugas con revestimientos absorbentes. El entierro requiere el cumplimiento de las regulaciones estatales y federales de protección del agua, lo que puede ser bastante difícil. El compostaje requiere entradas masivas de carbono en forma de astillas de madera. 

Los cerdos pueden ser sacrificados por otros medios, incluidos "disparos, pernos cautivos, electrocución e inyección de sobredosis anestésica". Un método llamado "trauma de fuerza contundente", también conocido como "golpeteo", se recomienda específicamente para cerdos bebés, mediante el cual los lechones se estrellan de cabeza contra el suelo.

Necesitamos una nueva normalidad

Toda la situación es una pesadilla incontrovertible. Los productores de carne en todas partes han provocado la indignación de los consumidores, pero los granjeros también están horrorizados. "Esto me enferma", dijo un agricultor a Reuters, hablando bajo condición de anonimato. Los portavoces de la industria han descrito la situación como "trágica".

Pero la pandemia es una oportunidad para hacernos preguntas acerca de la naturaleza de nuestro sistema de agricultura animal. ¿Cuál es la diferencia material entre enviar millones de animales a sus muertes prematuras debido al coronavirus, antes de que estén completamente engordados, y enviar más de 50 mil millones de animales anualmente al matadero bajo el status quo?

La única lógica coherente es que nuestra relación fundamental con los animales se basa en la dominación.

Más allá de esta regla subyacente, no hay coherencia en el marco moral con el que consideramos y tratamos a los animales. Nuestras percepciones son circunstanciales, invocando justicia en algunos casos pero sin tener en cuenta otros. Las diferencias son frívolas y arbitrarias: el sufrimiento de un pangolín en un mercado chino húmedo es abominable, pero el de un cerdo estadounidense es intrascendente. 

El sacrificio de dos millones de pollos es desgarrador bajo circunstancias pandémicas. Pero si los animales de Estados Unidos pudieran llegar al mercado, ¿su sufrimiento sería defendible? Hemos desarrollado un marco justificativo que dice que sí: el beneficio humano legitima el borrado y la subversión del estado inherente de los animales como seres vivos. Pero aún podemos elegir la compasión sobre el dominio, aún podemos cambiar.

Mientras tanto, el comportamiento de la industria cárnica está mostrando la ausencia de la compasión de las corporaciones por sus "productos", los animales vivos que generan sus ganancias. La industria de la carne de cerdo se resiente ante los déficits de producción, los picos de precios, los cierres de restaurantes y demás, por lo que exige el rescate de los lechones, ya que exige un rescate de $ 1 mil millones del gobierno federal, amenazando con terminar con la vida de los lechones si no consigue lo que quiere. 

El COVID-19 está revelando la ingenuidad deliberada de nuestra lógica moral en lo que se refiere al bienestar animal. En este momento, debemos exigir que los fondos del gobierno no se destinen al asesinato en masa de ganado.

No debemos desperdiciar esta oportunidad de comenzar a reparar nuestra relación con los animales. Esto comienza con el fin de la agricultura industrial y la redirección de todas las ayudas del gobierno y los futuros subsidios hacia la agricultura basada en plantas y el procesamiento de alimentos. Este tipo de soluciones sistémicas son la única forma de mostrar realmente compasión por los animales. El virus nos ha dado la oportunidad de mirar, por un momento, directamente a los ojos de nuestros semejantes. Les habremos fallado si, cuando las restricciones comienzan a levantarse, evitamos nuestros ojos a su sufrimiento.

 

Necesitamos tu apoyo

AnimaNaturalis existe porque miles de millones de animales sufren en manos humanas. Porque esos animales necesitan soluciones. Porque merecen que alguien alce la voz por ellos. Porque los animales necesitan cambios. Porque en AnimaNaturalis queremos construir un mundo más justo para todos.

Las donaciones puntuales y periódicas de nuestros socios y socias son la principal fuente de nuestros fondos.

Necesitan tu ayuda

Sólo tus donaciones nos permiten continuar trabajando por los animales.

Apoya nuestro trabajo por los animales

Actúa por los Animales

Recibe nuestras alertas de accción en tu correo.