¡Por los animales, no existe el miedo!

Así que tímidamente saqué mi ropa, me puse el albornoz y salí al montón de compañeras que estaban ya esperando a que nos dijeran de pasar a escena. Anteriormente cogí la mano de Eliana, mi compañera de batallas, y ya no necesité más.

¡Por los animales, no existe el miedo!

Vuelvo a dudar y a tener miedo, cómo somos los humanos… Decidirme a participar en el sin piel se convirtió en un reto contra mí misma y al igual ahora me digo, ¿lo cuento? Pues lo voy a contar.

Busqué todas las excusas para no quitarme la ropa, así tal cual, mis complejos mentales y físicos me decían que no lo hiciera, que no me expusiera así, que lo iba a pasar mal, y no por el frío, no, por la vergüenza, por el que dirán, por mis complejos físicos, por si me veían mis compañeros de trabajo, o los papás de los niños con los que trabajo, qué pensarían mis compañeras feministas de exponer mi cuerpo, yo me decía como reclamo… De verdad no imagináis como mi cabeza trabajaba, tras hacer el viaje desde Elche a Madrid aún el mismo día cuando me preguntaban si lo iba a hacer decía, lo sabré en el momento de hacerlo, en el último minuto me lo preguntaré a mí misma y me escucharé

Llegó el momento y ¿Sabéis qué? No llegó esa pregunta, no me di ni cuenta pero toda yo quería hacerlo, en otras ocasiones había motivado a compañeras a hacer otros actos, o incluso este mismo en Alicante donde yo participaba pero coordinando, sin quitarme la ropa, sin miedo más que por cuidar a las que sí lo daban todo por los animales. No necesité preguntármelo, simplemente lo hice porque yo sabía, toda mí sabía que los animales lo necesitaban.

Ya hace tiempo que me digo que es bueno sentir temor, el miedo me dice que hay cosas que me importan perder, que quiero cuidar, que me gustaría cambiar… quitarme la ropa me daba respeto sí, pero más miedo me da no hacer aquello por lo que creo, los animales en la industria peletera no tienen la opción de entregar su piel o no, no tienen opción de decidir ser separados de sus madres o no, no tienen opción de ser acariciados cuando lo necesitan, no tienen opción a veces ni de gritar de dolor. Yo tenía muchas opciones y todas hubieran sido lícitas eh!! Si yo no hubiera participado desnudando mi cuerpo también me lo hubiera permitido, pero llegado el momento no tuve dudas, quería hacerlo por ellos, no dejé que la inseguridad me venciera porque sentir esto, está bien, dejarse vencer por él… yo no quiero, el miedo no iba a ser más fuerte que mis convicciones, que mi amor por los animales es más fuerte que cualquier excusa que quisiera ponerme a mí misma.

En el momento que dieron las instrucciones yo ya sabía que lo iba a hacer, vi la cara de todas las personas que estaban a mi alrededor, recordé la de cada una de las personas que lo habían hecho en Alicante, donde yo les había echado la sangre por encima mientras las veía tannnnnn bellas, las admiraba tanto, me hacían llorar de emoción de ver sus ganas de luchar por los animales, yo quería seguir sus pasos.

Y encontré respuesta a todos mis complejos, recordé las palabras de mi gran amiga Satur cuando dice: "yo enseño las tetas cuando quiero porque son mías y mi cuerpo es mi templo", recordé la cara de los animales que he visto entrar en matadero en esas largas vigilias, recordé a rompesuelas, volante, elegido, pelado, vulcano… todas las luchas que llevamos dentro contra el maltrato al que sometemos a los pobres animales no humanos, condenados a vivir entre rejas sin haber cometido más delito que ser preciosos, suaves, calentitos y porque no decir envidiables. Pensé en qué podría mover a una persona a querer que arrancaran sus pieles solo para ellas sentirse más bellas, porque por calentarnos ya tenemos sintéticos, que quieren? ¿Sentirse poderosas, tener en su mano el poder de ejecutar? Me vino tal rabia pensar en lo injusto que es la vida para las chinchillas, zorros, visones, conejos…

Así que tímidamente saqué mi ropa, me puse mi albornoz y salí al montón de compañeras que estaban ya esperando a que nos dijeran de pasar a escena, anteriormente cogí la mano de mi compi de batallas Eliana y ya no necesitaba más, mire varias caras conocidas que me acompañaban en ese momento, yo había confesado abiertamente mis miedos, Sandra me sonreía, David no se lo creía cuando le dije ponme donde quieras, Nesa se escurrió a mi ladito para darme calor, Fanny en lengua de signos me decía que estaba orgullosa de mí, y yo estaba tranquila, me senté y junto a mi tenía caras conocidas y desconocidas, en ese momento nos hicimos una, éramos una unión de energía, no éramos cuerpos sueltos, éramos la unión de nuestras convicciones, nuestros cuerpos ya no tenían forma, me dio igual todo, había estado pensando en que forma tumbarme para tapar complejos, finalmente elegí la peor para eso pero la mejor para sostener en mis piernas a mi compañera Laura, preciosa apoyada sobre mí, yo cerca de Elena a la que cuando tiritaba intentaba soplarle aire caliente en la cabeza por si… yo que se… igual le ayudaba.

Nos avisaron que la sangre estaría muy fría y uffff sí pero cuando pasó Laura le dije, echa, echa sin miedo!! Yo ya no importaba, ya no tuve duda ninguna, estaba ahí y sí muy orgullosa, yo sé lo que me costó, para algunas personas no tendrá sentido, pero para mí sí, tenía miedo y lo vencí, lo vencí por ellos, por mis compañeras que me inspiran, por mi empoderamiento, porque quiero escuchar el qué dirán y poder decirles porque lo hice.

Ahora mismo doy gracias, gracias a AnimaNaturalis por darme la oportunidad de hacerme más fuerte, de hacerlo mientras lucho por lo que más deseo, acabar con el maltrato y siempre intentar transmitir el amor que sentimos en lo que hacemos porque lo que buscamos en realidad es eso, que cualquier animal sintiente pueda tener la oportunidad de tener amor y sobre todo de que podamos elegir, yo elegí desnudar mi cuerpo y a día de hoy digo, eso era todo? Aunque el domingo me costó la vida hacerlo.

Hoy solo deseo que llegue el siguiente acto contra el uso de pieles y poder acompañar a esa persona que lo hace por primera vez y tiene miedo, tendrá mi mano, y mi abrazo, porque sé lo que cuesta y deseo ayudar a que juntas superemos las barreras e ir a lo importante, la lucha contra el maltrato animal está llena de seres increíbles que no pararán hasta la abolición de todas las barbaries y cuando haces algo como esto te sientes imparable, ¿Quién se une a la siguiente?

Necesitamos tu apoyo

AnimaNaturalis existe porque miles de millones de animales sufren en manos humanas. Porque esos animales necesitan soluciones. Porque merecen que alguien alce la voz por ellos. Porque los animales necesitan cambios. Porque en AnimaNaturalis queremos construir un mundo más justo para todos.

Las donaciones puntuales y periódicas de nuestros socios y socias son la principal fuente de nuestros fondos.

Necesitan tu ayuda

Sólo tus donaciones nos permiten continuar trabajando por los animales.

Apoya nuestro trabajo por los animales

Actúa por los Animales

Recibe nuestras alertas de accción en tu correo.