AnimaNaturalis exige que COP25 declare el consumo de carne como principal causa del Calentamiento Global

AnimaNaturalis organizó en Madrid una acción de protesta en el marco de la próxima reunión COP25, para alertar acerca de la relación entre la industria ganadera y el Calentamiento Global.

AnimaNaturalis exige que COP25 declare el consumo de carne como principal causa del Calentamiento Global

AnimaNaturalis organizó en Madrid una acción de protesta en el marco de la próxima reunión COP25, para alertar acerca de la relación entre la industria ganadera y el Calentamiento Global. Los activistas exigirán que los hábitos de alimentación basados en carne -perniciosos para el medio ambiente- no queden fuera de los debates de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático.

Una dieta vegana produce un 50% menos de CO2, usa 1/13 parte de agua, 1/11 parte de petróleo y 1/18 parte de tierra comparado con una persona que consume productos de origen animal. Según datos de la campaña Cowspiracy, la ganadería es responsable del 65% de las emisiones de óxido nitroso, un gas de efecto invernadero 296 veces más destructivo que el CO2. Además, la agricultura destinada para alimentar al ganado, es responsable del 91% de la destrucción del Amazonas, principal pulmón de la Tierra.

"La comunidad científica y las instituciones más prestigiosas han tenido el coraje de responsabilizar a la ganadería de más de la mitad de las emisiones que causan el Calentamiento Global", afirma Jaime Posada, coordinador de AnimaNaturalis en Madrid. "Exigimos que esta COP25 abra los ojos a la evidencia y declare el consumo de carne como la principal causa de esta catástrofe ambiental".

Según la Organización Mundial de la Alimentación y Agricultura (FAO), el factor principal es la producción de alimentos a través de la ganadería industrial. Esta actividad es responsable del 14,5% del total de emisiones de gases de efecto invernadero. Sin embargo, para la organización medioambiental internacional Worldwatch Institute, esta cifra subestima las emisiones del sector ganadero. Sumadas todas las emisiones indirectas (respiración del ganado, uso de tierra y emisión de metano) y corregidos o actualizados los cálculos realizados por la FAO, la ganadería industrial sería responsable del 51% de las emisiones de gases de efecto invernadero. La suma total de los gases emitidos por toda la industria mundial de transportes (coches, aviones y barcos incluidos) da como resultado solo el 22%.

La producción y consumo global de carne se han multiplicado por cuatro desde 1960. Mirando aún más atrás en el tiempo, la producción se ha multiplicado por 25 desde 1800. Las proyecciones son aún peores, se espera que para el año 2050, con una población humana de 9.600 millones, el consumo de carne se multiplique por siete. Según un reciente estudio de la Universidad de Oxford, en el que se investigaban los efectos en el medioambiente de cuatro tipo diferentes de dietas, una alimentación vegetariana reduciría hasta un 63% las emisiones de gases de efecto invernadero, una vegana, hasta un 70%.

En España cada persona consume de media al año 100 kg de carne, mientras que la media mundial es de 40 kg. El modelo de consumo que el ser humano empezó a desarrollar a partir de la II Guerra Mundial es insostenible para el planeta. Según un estudio de la prestigiosa revista “The Lancet”, que ha contado con la participación de 37 científicos de diversas disciplinas, reducir más de un 50% el consumo de la carnes rojas es esencial para salvar el planeta en los próximos años.

Necesitan tu ayuda

Sólo tus donaciones nos permiten continuar trabajando por los animales.

Apoya nuestro trabajo por los animales

Actúa por los Animales

Recibe nuestras alertas de accción en tu correo.