El último caballo que murió no podía tirar de galeras porque no estaba registrado

El Ajuntament de Palma ha abierto un expediente sancionador al propietario de la galera cuyo caballo murió hace unas semanas en el centro de Ciutat, porque no estaba registrado; por tanto no tenía permiso para realizar esta actividad.

El último caballo que murió no podía tirar de galeras porque no estaba registrado

El Ajuntament de Palma ha abierto un expediente sancionador al propietario de la galera cuyo caballo murió hace unas semanas en el centro de Ciutat, porque no estaba registrado; por tanto no tenía permiso para realizar esta actividad. El teniente de alcaldesa de Mobilitat, José Hila, explicó que los propietarios de galeras tienen la obligación de inscribir a los caballos en el registro municipal que los autoriza a llevar galeras, ya que se les pone un chip para tenerlos controlados y se les obliga a pasar revisiones médicas. Aunque cada galera puede tener más de un caballo reconocido, Hila puntualizó que el último que murió hace unas semanas no estaba registrado. Por ello, el Consistorio palmesano ha abierto un expediente sancionador que puede suponer una multa de carácter económico o la suspensión temporal de la licencia.

Más controles

Para evitar que se produzcan estas irregularidades, el teniente de alcaldesa de Mobilitat adelantó que van a reforzar los controles que realizan a los conductores de galeras. Hasta la fecha, el Ajuntament de Palma realizaba un control anual previo aviso; a partir de ahora también habrá algunos que se realicen por sorpresa. «Se trata de una falta grave; hemos comunicado a los propietarios de galeras que nos vamos a poner duros», aseveró Hila. Además, manifestó su deseo de que estos hechos no se vuelvan a repetir.

Cabe recordar que el citado caballo falleció el pasado 28 de julio y su propietario interpuso una denuncia verbal contra el Ajuntament en el Juzgado de Instrucción número 10 de Palma. Otros conductores de galeras secundaron la denuncia en la que se acusa a Cort de maltratar a los animales, ya que no tenían paradas en las que poder estar a la sombra. Los propietarios de galeras añadían que al no tener paradas para todos, algunos tenían que estar dando vueltas aunque no tuviesen clientes y al tener que ir al trote con el calor les podía provocar ataques cardíacos, que podían llegar a costarles la vida a los animales.

Sin embargo, Hila aseguró que este caballo, además de no estar registrado, tenía más de 12 años, por lo que su muerte no tuvo por qué estar motivada por el calor. Respecto a la autopsia, explicó que no suelen practicársele a los equinos, salvo que se sospeche que tengan alguna enfermedad contagiosa; lo que no era el caso.

Necesitamos tu apoyo

AnimaNaturalis existe porque miles de millones de animales sufren en manos humanas. Porque esos animales necesitan soluciones. Porque merecen que alguien alce la voz por ellos. Porque los animales necesitan cambios. Porque en AnimaNaturalis queremos construir un mundo más justo para todos.

Las donaciones puntuales y periódicas de nuestros socios y socias son la principal fuente de nuestros fondos.

Necesitan tu ayuda

Sólo tus donaciones nos permiten continuar trabajando por los animales.

Apoya nuestro trabajo por los animales

Actúa por los Animales

Recibe nuestras alertas de accción en tu correo.