Votación en la ciudad de Los Angeles para prohibir la venta de gatos y perros

El pasado miércoles los legisladores de Los Ángeles votaron a favor de una ordenanza que convertirá Los Ángeles en la mayor ciudad de América en prohibir la venta de perros, gatos y conejos procedentes de criadores comerciales.

Votación en la ciudad de Los Angeles para  prohibir la venta de gatos y perros

Los Ángeles, Estados Unidos - La ordenanza, que fue aprobada en el gobierno local, con 12 votos a favor y  2 en contra,  se centra en los criaderos de cachorros y  a reducir la cifra de decenas de miles de animales sacrificados cada año en los refugios de la ciudad.

Esta ley permite la compra directa de particulares a los criadores. Las tiendas de mascotas  podrán vender  animales procedentes de refugios, sociedades humanitarias y grupos de rescate registrados.

Aquellas tiendas que vendan animales procedentes de granjas de criadores pueden enfrentarse a cargos menores y una multa inicial de $250.

Los activistas de los derechos animales han alabado la aprobación de esta prohibición en  Los Ángeles, considerándola una señal que seguirán otras grandes ciudades.

Irvine, Hermosa Beach y West Hollywood  son algunas de las más de 30 ciudades a lo largo de los Estados Unidos y  Canadá que han puesto en marcha medidas similares en los últimos años, de acuerdo con Elizableth Oreck, quien ha liderado la campaña legislativa en nombre de la Best Friends Animal Society.

 

La prohibición de L.A. también envía un mensaje – dijo ella -  a los criadores que frecuentemente  reducen gastos para abaratar los costes a costa de los animales.

“Ellos son cultivados, sobreexplotados, e irresponsablemente criados,” dijo Oreck

Pero los propietarios de las tiendas de mascotas  se quejaron de que la ordenanza  está mal orientada y es injusta.

“Sólo consigue hacernos sufrir”, dijo Candice Ro, cuya familia ha estado vendiendo perros de raza pequeña, incluyendo Yorkshire Terriers y Bulldos Ingleses en su tienda de Koreatown durante 11 años.

La prohibición fue celebrada por el concejal Paul Koretz, conocido defensor de los derechos de los animales, quien dijo que los legisladores deben dar la cara por los animales que “no pueden hablar por ellos mismos” 

A la medida se opuso el concejal Mitchel Englander, quien votó en contra, junto con Bill Rosendahl

Englander dijo que la ciudad no dispone de los recursos para reforzar la ley, y dijo que situaría las tiendas de mascotas de L.A. en desventaja. Durante tiempos económicos difíciles como éstos, dijo, el gobierno debería centrarse en otras cosas.

“Con los limitados recursos de los que disponemos, debemos centrarnos en los servicios fundamentales” dijo Englander.

Dado que la votación del miércoles no fue unánime, debe retomarse para una segunda lectura la próxima semana.

 

Necesitan tu ayuda

Sólo tus donaciones nos permiten continuar trabajando por los animales.

Apoya nuestro trabajo por los animales

Actúa por los Animales

Recibe nuestras alertas de accción en tu correo.