El coronavirus está acabando con la industria del visón holandés

Los Países Bajos, uno de los principales exportadores de visón, han matado a más de 500,000 de los animales este mes para detener la propagación de la enfermedad.

El coronavirus está acabando con la industria del visón holandés

Uno de los principales países productores de visón del mundo está en vías de cerrar esta cruel industria como resultado del COVID-19. Dos hallazgos, el aumento de las tasas de infección entre el visón en las granjas de pieles holandesas y el descubrimiento de que los animales pueden haber transmitido el virus a dos empleados de la granja, han obligado a los Países Bajos a acelerar los planes existentes para poner fin a su industria del visón en 2024. El pasado martes, el parlamento votó para cesar la cría de visón inminentemente y proporcionar compensación a los granjeros de pieles, según informa National Geographic.

El cronograma para el cierre actualizado no se ha determinado, ni la tasa de compensación debida a los productores, pero los grupos de bienestar animal esperan que el cierre se produzca a finales de año. El sacrificio ya ha comenzado. Desde el 5 de junio, casi 600.000 de los 800.000 visones en los Países Bajos han sido asesinados, asfixiados por el gas de monóxido de carbono, para ayudar a controlar la propagación del virus.

Los Países Bajos son el cuarto mayor productor de pieles de visón después de China, Dinamarca y Polonia. En 2013, en respuesta a las preocupaciones de bienestar animal, el gobierno votó para cerrar más de un centenar de granjas que apoyan la industria de pieles de visón, pero los agricultores recibieron hasta el 1 de enero de 2024 para cesar las operaciones.

Los animales de granjas de pieles generalmente se crían en pequeñas jaulas de alambre, a menudo con miles de animales apilados juntos. Los grupos ambientalistas y de bienestar animal hemos denunciado durante mucho tiempo esta industria inhumana. 

Desde el año 2.000, al menos ocho países europeos han prohibido el cultivo de pieles. Ahora, las preocupaciones sobre la salud pública nos dan una nueva razón para oponernos a la industria.

Coronavirus en granjas peleteras

El coronavirus se detectó por primera vez en dos granjas de visones en los Países Bajos en abril; las pruebas gubernamentales revelaron más tarde que el virus estaba presente en no menos de otras 15 granjas de pieles holandesas. Investigaciones adicionales dirigidas por el gobierno sugirieron que las granjas de visón fueron el primer sitio conocido de probable transmisión de coronavirus de animal a humano. 

La semana pasada, Dinamarca, donde se detectaron infecciones por coronavirus en dos granjas de visones, anunció planes para sacrificar 11.000 animales en una granja afectada y realizar muestreos en más de un centenar de otros. El país tiene aproximadamente 19 millones de visones en 1.500 granjas de pieles. A diferencia de los Países Bajos, Dinamarca no ha aprobado una legislación destinada a cerrar su sector masivo de visón, pero sí comenzó a eliminar su mercado de pieles de zorro en 2009 (con planes de eliminarlo por completo para 2023).

El fin de las granjas peleteras

Según la constitución holandesa, para convertirse en ley, un proyecto de ley aprobado por el parlamento debe ser firmado por el rey y el ministro o secretario de estado correspondiente. Si se aprueba la decisión parlamentaria, los funcionarios elaborarán detalles específicos, como el calendario para el cierre y la compensación a los propietarios de granjeros de visón.

Proporcionar compensación a los productores de pieles afectados por la pandemia se ha convertido en un tema políticamente polémico porque los Países Bajos ya estaban planeando eliminar la industria para 2024, sin compensación. Darle dinero a los contribuyentes a una industria tan cruel, ha provocado un acalorado debate en el parlamento.

Muchos países europeos han cerrado sus granjas peleteras en los últimos años, a menudo en respuesta a preocupaciones de bienestar animal. Austria, Bélgica, Luxemburgo, Eslovenia, Croacia, República Checa, Eslovaquia y el Reino Unido han prohibido el cultivo de pieles, e Irlanda está en proceso de aprobar una prohibición sobre la producción de pieles. Recientemente se han presentado propuestas legislativas para terminar con el cultivo de pieles en Bulgaria y Lituania.

Alemania, aunque no ha promulgado una prohibición de la cría de pieles, introdujo condiciones de bienestar estrictas que efectivamente hicieron que la industria fuera económicamente inviable.

La industria peletera es tremendamente cruel. Desde AnimaNaturalis no descansaremos hasta que todas las granjas cierren sus puertas.

 

Necesitamos tu apoyo

AnimaNaturalis existe porque miles de millones de animales sufren en manos humanas. Porque esos animales necesitan soluciones. Porque merecen que alguien alce la voz por ellos. Porque los animales necesitan cambios. Porque en AnimaNaturalis queremos construir un mundo más justo para todos.

Las donaciones puntuales y periódicas de nuestros socios y socias son la principal fuente de nuestros fondos.

Necesitan tu ayuda

Sólo tus donaciones nos permiten continuar trabajando por los animales.

Apoya nuestro trabajo por los animales

Actúa por los Animales

Recibe nuestras alertas de accción en tu correo.