Esperanza de salvación para los osos hormigueros

Firma para pedir a la Gobernación del Zulia protección a este animal en peligro de extinción.

Esperanza de salvación para los osos hormigueros

La matanza a los osos hormigueros debe terminar, activistas y biólogos están de acuerdo. Luego de un recorrido por la carretera Falcón- Zulia se encontró a otro  oso palmero atropellado, con lo que suman 18 ejemplares asesinados por los carros que recorren la transitada vía. En el camino un mapache y un oso melero también sufrieron la misma desgracia. Las especies en peligro de extinción necesita una respuesta por parte de las entidades públicas encargadas de la preservación y conservación de los animales silvestres.

"No solo los osos hormigueros están siendo atropellados, sino también los rabipelaos, burros, chigüires y otros animales que pasan por las carreteras y no tienen control", comentó Roger Pacheco, director ejecutivo de Anima Naturalis. Aconsejó que se deberían estudiar detenidamente las zonas críticas donde se atropellaron a osos palmeros para avisar en las carreteras de su presencia por medio de señalizaciones.

Enfatizó que en la carretera hay que tener consciencia a la hora de conducir: "Hay que revisar las zonas y las horas de los accidentes; de ser posible, colocar sensores que enciendan semáforos para alertar a las personas en las noches. Además de iluminar las carreteras, es necesario un plan de acción fácil". Agregó que dependiendo de los estudios que se hagan, se pudiera pensar en una mudanza de esta especie a un territorio más lejano para evitar más muertes.

Solución

Uno de los planes que plantea la investigación publicada por la revista EIA, impulsada en Colombia para aminorar los arrollamientos de las especies, se basa en soluciones estructurales y no estructurales. Explica que la primera categoría plasma un sistema de cercado con el propósito de evitar que los animales crucen la carretera. Pueden ser hechas con mallas de alambre; también pueden tener puertas o accesos para que no estén totalmente cerradas. Deben ser enterradas a unos 20 o 10 centímetros por debajo de la superficie.

Los pasos subterráneos son otra propuesta. “El sistema depende de variables como el tamaño, lugar, niveles de ruido, sustrato, humedad, temperatura, entre otros. Esto establecería un paso único para las especies y dejarían de correr peligro en la carretera. Un método parecido son los pasos elevados, considerados como uno de los exitosos”. El corredor es apodado “puente verde”, por la variedad de plantas que resultan atractivas para los animales pequeños y medianos.

Entre las soluciones no estructurales se podrían aplicar “repelentes olfatorios”, olores estratégicos que atraigan a los animales hacia determinado sitio o los aleje de la carretera; así como la modificación del hábitat, podando regularmente las plantas que se encuentran en los costados de la vía, lo que permitiría la visibilidad a los conductores.

Protección

Ante la amenaza latente que padecen, los osos necesitan la protección del Ministerio del Ambiente, pieza fundamental para la conservación de la especie en peligro de extinción desde el año 1996, según reza la Gaceta Oficial número 36.059.

Una de las maneras de evitar que las cifras aumenten está en sus manos: reclamar la zona que se han visto como refugio de fauna silvestre. El término explica que deben ser denominadas de tal forma las áreas del territorio nacional que se estimen necesarias para la protección, conservación y propagación de la fauna silvestre, principalmente de aquellas especies que se consideran en peligro de extinción. Para proceder a esta medida es necesario un estudio que verifique los lugares exactos donde la especie habita, los cuales no hay.

Parte de este vacío de investigación se debe al poco interés o los pocos datos que se habían recabado hasta ahora. Salvador Boher Bentti, biólogo del Instituto de Zoología y Ecología Tropical de la UCV, escribió para la revista Río Verde este año: “Solo contamos con información anecdótica y evidencias indirectas (nos mostraron dos garras de oso palmero) que nos facilitó un lugareño de nombre Isidro Chirinos, en agosto de 1980, quien nos comentó que a principio de los años 70 él y otros dos compañeros habían cazado un ejemplar en unos matorrales al este de la población de Quisiro. Esta es la única información que poseemos de la posible presencia de osos palmeros en esta biorregión”. Sin embargo, los habitantes de las zonas aledañas a la carretera Falcón-Zulia confirman que ver al oso hormiguero se ha vuelto común.

Necesitan de tu firma

En la página de Avaaz se inicia una campaña para recoger firmas. Estas se presentarán a la Gobernación del Zulia para pedir protección a este animal en peligro de extinción. Firmando en el siguiente enlace puedes ayudar a los osos hormigueros. Firma acá la petición

Testimonios

“Hace un mes me encontré a un señor preocupado. Mató a un oso hormiguero muy grande a unos 300 metros del Mecocal. El parachoques de su carro pequeño se rayó. Es común encontrar a esos animales atropellados en la vía”. Roberto Roo. Habitante de Mecocal.

“Hace un mes encontramos a un oso palmero atropellado. Días después los niños encontraron una cría, por lo que suponemos que a la que mataron era la madre. No duró con nosotros ni un día porque se escapó en la tarde”. Deisy de Páez. Habitante del sector La Quebradita.

FRASE 

“Es necesario crear una zona de protección para los osos hormiguero, que están en peligro de extinción, y son necesarios como controladores de hormigas en las poblaciones”. Tito Barros. Director del Museo de Biología de LUZ.

Nota relacionada

Osos hormigueros en peligro

Necesitan tu ayuda

Sólo tus donaciones nos permiten continuar trabajando por los animales.

Apoya nuestro trabajo por los animales

Actúa por los Animales

Recibe nuestras alertas de accción en tu correo.