Ahora, al cabo de los años después de haber matado a casi 500 astados y haber dedicado su vida al mundo del toro, Chiquilín, Alfonso González, ha "reblandecido" su corazón torero.

Ahora, al cabo de los años, después de haber matado a casi 500 astados y haber dedicado su vida al mundo del toro, Chiquilín, Alfonso González, ha "reblandecido" su corazón torero. "Ahora no puedo ver un descabello y vuelvo la cara. Los animales sufren y le duelen las cosas. Los toros te miran y tienen cara de buena gente".

-¿Hoy sería capaz de matar a un toro?

"Ahora no. Tengo piedad de ellos". "Una vez me dio cosa matar a uno, por que el animalito era muy bueno. Me tenía en el suelo, me miró y no me quiso hacer nada".

-¿Y esas cosas pasan?

"A mí me pasó. Me miró y me dijo: "¿Qué hago? ¿Te mato?". "Yo he visto a toros llorar. El toro siente y, a la vejez, me ha dado sentimiento de los toros. Tengo una perra desde hace ocho años y me ha hecho cambiar con los animales. Yo, que he ido de cacería todos los días durante mucho tiempo, ahora soy incapaz de matar una mosca. El otro día un grillo me dio la guerra toda la noche, hasta que me levanté y lo encontré en la maceta. Lo miré y lo solté. Increible. Me ha pasado algo muy raro".

Fuente: Artículo ABC de Córdoba.

Necesitan tu ayuda

Sólo tus donaciones nos permiten continuar trabajando por los animales.

Apoya nuestro trabajo por los animales

Actúa por los Animales

Recibe nuestras alertas de accción en tu correo.