AnimaNaturalis también se manifestó contra la caza de codornices en Mallorca

Activistas de diferentes asociaciones de protección animal participaron de una novedosa protesta contra el campeonato de tiro a la codorniz en Llucmajor, Mallorca.

Según relata la nota del periódico "Diario de Mallorca", decenas de activistas en defensa de los animales acudieron ayer a la finca municipal de Son Grauet de Llucmajor para protestar con pancartas y a través de una representación dramatizada contra el tercer Trofeo Triangular de caza de codornices, organizado por la Federación Balear de caza y el propio ayuntamiento llucmajorer.
"Es simplemente un maltrato y un asesinato de aves, nada más. El cazador decide quitar la vida a un animal con premeditación, para su propio entretenimiento y gozo. Aunque la caza tuviera mucho sentido durante el Paleolítico, lo perdió por completo hace 10.000 años", dijo la coordinadora general de AnimaNaturalis en Mallorca, Sheyla Núñez, quien estuvo acompañada por miembros de los colectivos Pacma Spap, Baldea e ICA.

Sobre las 14,30 horas, miembros de la Guardia Civil y del Consistorio vigilaban ya la finca, donde dos horas más tarde debía comenzar el concurso de tiro. Pronto los activistas desplegaron una gran tela amarilla, sobre la cual se tendieron, simulando ser la presas, cuatro chicas y un chico desnudos y con sus espaldas embadurnadas de sangre. Detrás otro activista vestido de cazador, con una red de camuflaje y las manos ensangrentadas, parecía haberles dado caza.

"Son prácticas que utilizan a los animales en contra de su voluntad. Estos son lanzados vivos por una máquinas como si fueran platos a los que después los cazadores destrozan con sus escopetas, en lo que se supone es una práctica deportiva", añadió la encargada de las campañas del mismo colectivo pro defensa, Julie Palomar. "Nada de esto justifica el obligar a otros a sufrir y a morir".

Al acabar, y bajo lemas como "La caça no és cap esport", "Ells mai ho farien" o "Stop, Caça és crueltat", el resto de voluntarios se unieron a la protesta pacífica. La Guardia Civil controló en todo momento la seguridad del camino de Cas Busso, y las barreras de Son Grauet, que el Ayuntamiento no abrió hasta minutos más tarde.

Ver noticia original

Necesitan tu ayuda

Sólo tus donaciones nos permiten continuar trabajando por los animales.

Apoya nuestro trabajo por los animales

Actúa por los Animales

Recibe nuestras alertas de accción en tu correo.