Los osos fueron asesinados y descuartizados. Una de sus patas fue enviada a la sede de Parques Nacionales Naturales en Nariño junto con un panfleto amenazante por quienes se atribuyen la responsabilidad de los hechos

Descuartizados dos osos andinos

Entre enero y febrero de este año dos osos andinos fueron asesinados en Parques Naturales de Colombia. El primero, residente del Parque Natural Chingaza en Cundinamarca, fue baleado. El segundo, habitante del páramo natural Pisba en Boyacá, presa de una trampa y degollado. Ambas muertes permanecen impunes.
 
Hoy se suman las muertes de dos osos más en el complejo volcánico doña Juana en el municipio de la cruz, Nariño. Los osos fueron asesinados y descuartizados. Una de sus patas fue enviada a la sede de parques nacionales en Nariño junto con un panfleto amenazante por quienes se atribuyen la responsabilidad de los hechos. En él dicen ser ganaderos y advierten que “acabarán con todos” los osos por considerarlos una amenaza a su actividad económica.
 
Frente a estos hechos de violencia y el riesgo de que se produzcan más muertes y torturas de osos andinos, AnimaNaturalis Internacional hace un llamado urgente al gobierno nacional para que, a través de sus estamentos, endurezca las medidas de protección en los Parques y ponga límite a la expansión ganadera que ha empezado a invadir zonas de protección ambiental. También a la Fiscalía General de la Nación para que investigue y castigue severamente a los responsables de estas muertes por el delito contra la vida e integridad de los animales y delitos contra los recursos naturales y el ambiente.
 
Según Andrea Padilla, vocera de la organización en Colombia, “la ganadería expansiva es responsable del desplazamiento de animales como el oso andino, cuyos hábitats cada vez son más restringidos. Los ganaderos ahora también quieren explotar zonas de páramo. Según el Instituto Humboldt, los páramos están sufriendo transformaciones por cuenta de actividades como la ganadería”.
 
“Si el gobierno no le pone freno a la expansión de la ganadería y a la depredación de la tierra, los animales y los ecosistemas por causa de esta actividad, las acciones de restauración ambiental planeadas para el posconflicto tendrán un enemigo permanente”, agregó la vocera.
 
“Además, el comportamiento paramilitar de quienes asesinaron, descuartizaron y enviaron como sufragio una de las patas de los osos, manda un mensaje claro: los responsables de estas muertes están dispuestos a todo, con tal de seguir apropiándose de las tierras de Cauca y Nariño. No podemos ignorar que la propiedad de la tierra ha sido la piedra angular del conflicto armado y la mayor concentración de la propiedad está en las zonas ganaderas”.
 
Según una investigación de la revista Semana, a “Colombia le sobra mucha ganadería”: de 39,2 millones de hectáreas que hoy se usan en esa actividad, solo 21 millones son aptas para ella. Además, la ganadería es responsable de la deforestación anual de 290.000 hectáreas.

 

 

Necesitan tu ayuda

Sólo tus donaciones nos permiten continuar trabajando por los animales.

Apoya nuestro trabajo por los animales

Actúa por los Animales

Recibe nuestras alertas de accción en tu correo.