AnimaNaturalis en Navarra escenifica una ''Navidad sin crueldad''

Pamplona, España . Publicado el lunes 26 de diciembre del 2011.

La figura de una Virgen para denunciar el maltrato animal que se esconde detrás de nuestra alimentación, sobre todo en fechas navideñas. AnimaNaturalis

AnimaNaturalis en Navarra escenifica una ''Navidad sin crueldad''

Activistas de la organización internacional de defensa de los derechos de los animales AnimaNaturalis, vestidos de negro, realizaron el pasado 18 de dicembre un vistoso acto en Pamplona en el que la figura de una Virgen sostendría entre sus manos a un pequeño animal destinado al consumo humano.

Con este acto AnimaNaturalis pretende denunciar el sufrimiento de los más de 50 mil millones de animales terrestres que anualmente son criados, transportados y matados para servir como comida. “Los datos son alarmantes. Pero en estas fechas navideñas la situación se torna especialmente cruel. No nos podemos quedar cruzados ante esta realidad. Con este acto tratamos de concienciar a la población acerca de esta realidad, y de que se puede optar por una forma de alimentación ética que, además de resultar más saludable para nuestro organismo, evitaría el sufrimiento y la muerte de miles de millones de animales”, explica Sergio Ruiz de Zuazu, coordinador general de AnimaNaturalis en Navarra.

Mientras la activista caracterizada de Virgen sostiene al pequeño animal en su regazo, el resto de activistas mostraron pancartas alusivas a la situación de padecimiento que sufren los animales en las granjas industriales y mataderos, y repartieron entre la ciudadanía folletos con abundante información acerca de esta cuestión. “Al menos la población debe estar informada de lo que se esconde detrás de las paredes de una granja o de un matadero, y luego que cada uno actúe en consecuencia, según su propia conciencia. Con adoptar unas medidas mínimas en nuestros hábitos alimenticios podríamos evitar el sufrimiento y la muerte  de millones de animales. Merece la pena plantearse seriamente dar este cambio”, termina Ruiz de Zuazu.