En emergencia los animales del Zoológico Metropolitano del Zulia

Las precarias condiciones en que se encuentra el Parque Sur de San Francisco están perjudicando aún más a los animales. Foto Diario Panorama

En emergencia los animales del Zoológico Metropolitano del Zulia

 

San Francisco (Zulia), Venezuela. Los zológicos son lugares donde viven encarcelados los animales con el único objetivo de hacer disfrutar a quienes les visitan. 

Los zoológicos son básicamente negocios en los que se condena a los animales en vivir desde que nacen hasta que mueren entre rejas, cárceles de cristal y suelos de cemento. Y la Fundación Parque Zoológico Metropolitano del Zulia no es la excepción. Entre suelos deteriorados y áreas enmontadas 110 especies viven sus vidas en jaulas de unos pocos metros cuadrados. 

Los vecinos aledaños al Parque Sur  denuncian que el complejo se encuentra en precarias condiciones en cuanto a la limpieza y mantenimiento de sus áreas y ésto ha desencadenado una serie de debates para encontrar a los responsables. Por un lado la alcaldía del Municipio San Francisco y por otro la Gobernación del Estado Zulia. Pero mientras ocurren estas discusiones la población no humana del parque zoológico la está pasando realmente mal, ya que no hay suficiente personal para atenderlos.

Pero las desgracias para los animales no se quedan allí, las autoridades del parque han anunciado la construcción de un safari para que los visitantes tengan mayor contacto con los animales y la elaboración de un acuario para exhibir todas las especies posibles de peces y "recrear más a los visitantes”

Desde AnimaNaturalis queremos desvelar la realidad; muy pocos zoológicos venezolanos cumplen las supuestas tareas de educación, investigación y conservación, además están muy retrasados en las metas propuestas por el Ministerio de Ambiente de convertirlos en Centros de Conservación de la Biodiversidad antes de 2015.

Hacemos el llamado de alerta no sólo a las autoridades competentes sino a toda la sociedad civil. 

Los animales del Zoológico Metropolitano están sufriendo una cruel agonía y los zulianos no pueden seguir tolerando este maltrato animal. Es habitual que la gran mayoría de los animales que allí se encuentran esté desarrollando zoocósis, infecciones y laceraciones en extremidades, hasta problemas articulares que repercuten por toda su estructura ósea, con el consiguiente dolor que se convierte en crónico con el paso del tiempo. Muchos animales mueren a corta edad, al no adaptarse al cautiverio al que son sometidos. 

La zoocosis

Es una patología acuñada en 1992 por el zoólogo, cofundador de “ZooCheck”, Bill Travers. 

Travers creó ese término para referirse al comportamiento anormal de los animales de los zoos, apuntando que podría ser la prueba de que el cautiverio conduce a la neurosis.

Según Travers, un animal zoocótico es aquel que ha sufrido daños mentales debido a la cautividad. Estos animales muestran comportamientos obsesivos, anormales y repetitivos.

Si un animal no tiene control sobre su entorno y no puede ejercitar su cuerpo ni estimular su mente, empieza a desarrollar una serie de comportamientos repetitivos o “estereotipados”. La zoocosis puede presentar los siguientes síntomas:

  • Deambular constantemente: caminar de arriba a abajo, siguiendo el mismo recorrido sin cesar. Pueden presentar este comportamiento los felinos y los cánidos
  • Dar vueltas en círculos: es una forma de deambular incesantemente
  • Lamer repetitivamente: las paredes, barrotes o las puertas de la jaula. Las jirafas suelen presentar este comportamiento
  • Morder repetitivamente
  • Girar el cuello de forma antinatural: suele ser característico de los primates en cautividad
  • Balancearse: balanceo constante de lado a lado mientras permanecen de pie. Se puede observar en elefantes
  • Mecerse: balancearse hacia delante y  hacia atrás de forma obsesiva, a veces sentados y abrazados a alguna cosa. Suelen presentar este comportamiento los simios
  • Apatía: pasividad y falta de reacción a los estímulos. Esto suele ser causa de la marginación y la separación forzosa de sus grupos sociales
  • Agresividad: hacia objetos, animales o personas
  • Automutilación: los animales que sufren zoocosis pueden auto-infligirse daños como morderse la cola, las extremidades, o golpearse la cabeza contra la pared
  • Coprofília: modo antinatural de comer y jugar con los excrementos

Si un animal presenta alguno de estos comportamientos “estereotipados” quiere decir que está en un estado de estrés continuo y que por lo tanto no tiene las condiciones de vida necesarias para su bienestar.

La zoocosis se puede detectar no sólo en animales del zooógico o el circo, sino también en animales de granja, en laboratorios o en otras situaciones de cautividad. Sin embargo, este tipo de comportamientos anormales y obsesivos NO se dan en la vida salvaje. Por ejemplo, los elefantes, en estado natural, recorren hasta 20 km al día, se bañan y comen mucha variedad de alimentos, además de establecer unas relaciones sociales complejas con el resto de su grupo

 

Necesitan tu ayuda

Sólo tus donaciones nos permiten continuar trabajando por los animales.

Apoya nuestro trabajo por los animales

Actúa por los Animales

Recibe nuestras alertas de accción en tu correo.