Fumar te hace cómplice de la tortura animal

Mientras fumas tu cigarrillo, en los laboratorios financiados por las industrias tabaqueras están siendo torturados miles de animales.

Mientras fumas tu cigarrillo, en los laboratorios financiados por las industrias tabaqueras están siendo torturados miles de animales...

A pesar de que las comisiones de salud saben desde décadas que fumar induce a cáncer de pulmón, enfisema y otras enfermedades, la industria tabacalera, en un intento por encontrar evidencias de lo contrario, sigue realizando dolorosos experimentos en perros, gatos, monos, conejos, pollos, ratas, ratones y otros animales.

En este momento, monas preñadas del Oregon Regional Primate Research Center (ORPRC), de la Universidad de Salud y Ciencias de Oregon [Oregon Health and Sciencies University (OHSU), están cautivas en pequeñas jaulas de metal, mientras su fetos son expuestos a la nicotina. Formado por el gobierno de los EE.UU., el experimentador Eliot Spindel afirmó que "los efectos deteriorantes del tabaquismo maternal durante el embarazo están ya demasiado bien establecidos". Su estudio de 5 años, durante los que matará a los bebés monos y diseccionará sus pulmones, se financiará con el dinero del contribuyente durante el 2004.

Otros ejemplos de experimentos con tabaco en animales incluyen:

  • Cortar agujeros en las gargantas de los beagles a través de los cuales los perros son forzados a respirar humo de tabaco concentrado durante todo un año.
  • Insertar electrodos en los penes de los perros para comprobar los efectos del tabaquismo en el funcionamiento sexual.
  • Atarles máscaras con correas en la cara a ratas, ratones y monos y forzarles permanentemente a respirar el humo del tabaco.
  • Forzar a perros a estar en ventiladores mecánicos y exponerles crónicamente al humo del tabaco.
  • Inmovilizar a monos rhesus en sillas con dispositivos cerebrales (electrodos o agujas estereotáxicas) y exponerles a nicotina y cafeí­na para ver cómo la cafeí­na y la nicotina les afecta a la respiración.

Irónicamente, los experimentos en animales engañaron al público durante años ya que ratas, ratones, perros, y otros animales no desarrollarán cánceres en sus pulmones como lo hacen los humanos. Las enfermedades relacionadas con el tabaquismo provienen de estudios epidemiológicos y clí­nicos en humanos, no en animales.

Las compañí­as tabacaleras han escondido los experimentos con animales durante años, tratando inútilmente de morigerar los efectos del tabaco en humanos. Experimento tras experimento intentan probar que el fumar no mata.