Animales como comida

Comer carne de animales no humanos es uno de los pilares económicos, culturales y biológicos de la especie humana. Aqui, algunos datos para su cuestionamiento.

Uno de los usos más frecuentes que nuestra sociedad y cultura hace de los animales no humanos es matarlos para comer su carne. Cada año, 53 mil millones de animales mueren para satisfacer la demanda de las personas omní­voras: cerdos, gallinas, pollos, peces, reses, ovejas, conejos, y muchos otros, forman la larga lista de ví­ctimas de los animales humanos.

Durante el siglo XX la industrialización de la explotación de la naturaleza, ha conllevado al desarrollo de una pesca y ganaderí­a intensiva, caracterizada por la eficiencia técnica y económica en los procesos de captura (para el caso de los peces) y de producción, crí­a, engorda y matanza para el caso de los animales "de engorda".

En las granjas industriales (también conocidas como granjas de crí­a intensiva),los animales son criados y mantenidos para que den diversos productos para el mercado, principalmente huevos, leche y carne.

En las granjas productoras de carne, los pollos, cerdos, reses y muchos otros animales son gestados, criados y alimentados, hacinados, estabulados e inmovilizados para que engorden rápidamente y cumplan en pocos meses la talla/peso necesarios para ser considerados aptos para "consumo humano". Luego son transportados en camiones en un tortuoso viaje -casi peor que todas sus vidas- hacia el matadero.

En las granjas productoras de huevos, las gallinas también son hacinadas y obligadas a poner una cuota de huevos. Una vez pasada su juventud o "eficiencia productora" son igualmente transportadas al matadero.

En las granjas productoras de leche, las vacas son obligadas a parir terneros para que produzcan leche. Las crí­as son arrebatadas a la madre y criadas para engorda de carne (o si son hembras, pasan a formar parte de la granja lechera), mientras que la vaca está obligada a cumplir una cuota de leche periódica. Si no cumple el estándar, también es transportada al matadero.

La vida y la muerte de estos animales es un permanente infierno: hacinados, mutilados (para evitar el canibalismo que les produce el stress de los estabularios), alimentados artificialmente para engordarlos en tiempo record, muchos de ellos no ven nunca el sol; y viven una corta vida marcada cuando el estándar técnico indique que están listos para ser faenados. Entonces son transportados al matadero, donde muchos mueren de manera dolorosa y poco cuidadosa, pues la matanza y el ritmo de animales abatidos también está sujeto a productividad.

La crianza de animales no humanos para carne, leche o huevos se divide en diferentes tipos de granja, de acuerdo a la estabulación y el estilo de crianza de los animales:

  • Granjas de crí­a intensiva en jaulas (donde los animales permanecen en jaulas o estabularios cerrados)
  • Granja de crí­a en tierra (donde los animales, principalmente aves, son criados en hacinamiento a nivel de suelo al interior de grandes pabellones)
  • Granja de crí­a extensiva (los animales son criados en tierra al aire libre)
  • Granja ecológica (la misma anterior, pero que tiene estándares de alimentación y vida del animal que consideran su bienestar como ingrediente importante para el "producto final").

A nivel de los peces, están los capturados desde el mar abierto, pero también son producidos en granjas industriales, que en este caso se llaman piscifactorí­as.


 Para más información:

Necesitan tu ayuda

Sólo tus donaciones nos permiten continuar trabajando por los animales.

Apoya nuestro trabajo por los animales

Actúa por los Animales

Recibe nuestras alertas de accción en tu correo.