Carta abierta al Presidente de la República de Ecuador

Quito, Ecuador . Publicado el domingo 16 de enero del 2011.

Ecuador vive un momento crucial en relación con la posibilidad de que las corridas de toros sean abolidas. AnimaNaturalis

Carta abierta al Presidente de la República de Ecuador

El Presidente de República, Rafael Correa manifestó su deseo de incluir en la próxima consulta popular una pregunta respecto a la permanencia o no de las corridas de toros en nuestro país, por ser espectáculos violentos en donde se martirizan animales, resultando en una costumbre anacrónica para el siglo 21 y con el concepto de país de paz que establece la Constitución.

Esto además en respuesta al abierto rechazo a las corridas de toros de al menos el 70% de la población nacional, lo cual fue evidente en la multitudinaria marcha del 1 de diciembre, convocada por "Quitu por la Vida"1, que llegó hasta la Plaza de la Independencia para expresar su repudio a la continuación de esta mal llamada tradición,


En virtud a lo expresado y como una forma de mostrar nuestro respaldo a esta histórica iniciativa, te invitamos a escribir una carta dirigida al Presidente, para lo cual adjuntamos un texto modelo o, en su defecto, con esta referencia dispongas de elementos de juicio para que hagas tu propia carta imprimiéndole tu estilo personal.

 

Puedes enviarla por estos medios:

 

1.   Secretaría de la Presidencia:   jorge.troya@presidencia.gob.ec

2.   El Ciudadano y seguir los pasos indicados

 

3.   Palacio de Carondelet
García Moreno 1043 y Chile
Quito
Pichincha
Ecuador
(593) 2 2584000 hasta (593) 2 2584009

 

4.   Enviarla a ecuador@animanaturalis.org en formato PDF, con las respectivas firmas, sellos o papel membretado si es el caso, para una vez impresa la carta, entregarla en las oficinas de la Presidencia, y la copia con el recibido, devolvértela para que la guardes como un recuerdo de tu participación en este histórico proceso.

 

Noticias Relacionadas:

Ecuatorianos despiden el 2010 y a las corridas de toros del país.
Ecuatorianos decidirán en referéndum la realización de corridas de toros.
Multitudinaria marcha contra la tauromaquia inunda las calles de Quito

Videos de la intervención del Presidente y respaldo internacional

Artículo de Roger Pacheco a propósito de los logros del movimiento antitaurino

 

1Los movimientos animalistas se han integrado bajo un gran paraguas, inicialmente denominado "Quitu por la Vida" en el que a más de ciudadanos independientes, se incluyen una variedad de organizaciones sociales, culturales, ambientalistas y defensoras de todos los animales y la naturaleza.

Seleccionar Todo

Señor

Ec. Rafael Correa Delgado

PRESIDENTE CONSTITUCIONAL DE LA REPÚBLICA DEL ECUADOR

 

En sus manos

 

Señor Presidente, reciba un cordial saludo, al tiempo que la felicitación por su iniciativa de llevar a consulta ciudadana la prohibición a las corridas de toros en nuestro país. Sus palabras ya cruzaron las fronteras y hay expresiones de apoyo de muchas partes del mundo que coinciden con su pensar.

 

Como usted lo dijo, las corridas de toros son una práctica anacrónica y cruel, que en nada aportan al proyecto de un país más justo y solidario con todos sus integrantes, un país que ahora se muestra al mundo con una nueva faz y que ha sido reconocido internacionalmente por tener una Constitución de vanguardia.

 

En Ecuador esto lo sabemos, por eso las corridas de toros producen la desaprobación de más del 70% de ciudadanos. Esto ha generado que la sociedad se organice en grupos y movimientos que promueven la paz y los derechos de la Naturaleza y a los cuales cada día se integran más personas.

 

Prueba de ello, la multitudinaria marcha del 1 de diciembre de 2010, que llegó hasta la Plaza de la Independencia para manifestar su repudio a la continuación de esta mal llamada tradición. Esta marcha y concentración fue convocada y organizada por “Quitu por la Vida”, colectivo integrado por  personas independientes y comprometidas, así como por  diversas organizaciones sociales, culturales y de defensa de los Animales y de la Naturaleza, entre las que constan “AnimaNaturalis”, “Antitaurinos Unidos”, “Arca” (Cuenca), “Asociación de Peatones de Quito”, “Cuidado con el Cuco”, “Diabluma”, “Pan de Agua”(Ambato), “Pae”, “Planeta Verde Azul”, “Proanima”, “Revolución de la Cuchara Ecuador”, “Zeitgeist”.

 

A pesar de que un impresionante número de jóvenes y adultos de toda edad y condición participaron en la marcha y estuvieron presentes en la Plaza de la Independencia como Usted en persona pudo constatar, los medios de comunicación auspiciantes y beneficiarios de este espectáculo sanguinario pretendieron invisibilizarla.

 

Los seguidores y promotores de la tauromaquia sustentan su afición en diversos argumentos que distraen la atención de las principales razones éticas, sociológicas y naturales que deben primar en una sociedad respetuosa con el entorno en que se desenvuelve.

 

Se dice que la tauromaquia es una “expresión cultural”, que es una “tradición”, pero desde la perspectiva sociológica, se trata de una subcultura perjudicial para la sociedad, fruto de la añoranza de un reducido grupo de personas que aún conservan sus raíces colonizadoras y racistas, considerándose a sí mismo descendientes directos de españoles y como tales, “superiores” al resto de la población mestiza.

 

Parece que desconocen que en la propia España se ha reconocido la obsolescencia y nocividad de esta práctica, muestra de ello es su reciente prohibición en Cataluña y de que existen cerca de 80 municipios ibéricos declarados antitaurinos y respetuosos de la vida.

 

La tauromaquia retroalimenta la violencia en la sociedad y se constituye en una tara para la salud mental y emocional de la población humana, generando un espacio propicio para que los sociópatas activen sus instintos de agresividad.

 

El análisis de este fenómeno tiene muchas aristas y no es nuestra intención desarrollarlo a plenitud, solamente queremos recalcar un motivo más para abolirlas. El mundo actual ha crecido en conciencia, las nuevas corrientes filosóficas, a través de la ética nos plantean el desafío de respetar a los otros seres vivos y trascender hacia una convivencia pacífica para el bienestar y supervivencia de todos los que habitamos este planeta.

 

Con gran beneplácito queremos mencionar la experiencia vivida en la ciudad de Cuenca desde el año 2003. ARCA, la organización civil presidida por la Lic. Valentina León Galarza, desplegó una campaña de concienciación respecto de este tema. Muchas instancias políticas, civiles y religiosas se sumaron al planteamiento de terminar con las corridas de toros en la “Atenas del Ecuador”. Se realizó un sondeo de opinión, resultando que el 78% de la ciudadanía es opuesta a esta práctica. Como resultado de la clara conciencia y sensibilidad de la población cuencana, se emitió una Ordenanza Municipal de Protección de los Animales, en la cual se prohíbe su maltrato en los espectáculos públicos. Desde entonces no se han realizado estos actos y los festejos en Cuenca trascurren en un marco de cordialidad y confraternidad ciudadana.

 

También Baños de Agua Santa, hace cinco años fue declarada libre de corridas de toros y el 23 de Abril de 2010, la ciudad de Loja con la participación de AnimaNaturalis y la Fundación Huellas, a través de su Concejo Cantonal se sumó al homenaje del Día de la Tierra, resolviendo de manera unánime declarar a la ecológica y hermosa “Centinela del Sur” como "ciudad antitaurómaca, libre de corridas de toros y otras formas de maltrato animal.

 

Mención especial merece la ciudad de Guayaquil, en la que por cuatro años consecutivos se intentó generar afición por las corridas de toros, lo que fue tajantemente rechazado por la ciudadanía, y desde el año 2009 a la fecha no se realizan este tipo de espectáculos.

 

Señor Presidente, en el país conocemos su elevada conciencia cívica y su vocación de paz. Sus intervenciones de los días 17 y 18 de diciembre de 2010, en las que afirma su decisión de incluir en la consulta popular una  pregunta respecto a la continuación o no de las corridas de toros, abrió las esperanzas para que este conflicto ético y social se encause hacia una solución certera y definitiva.

 

Confiamos en su palabra y en su vocación, el cumplimiento de esta propuesta garantizará en buena medida que se cumpla un sueño que compartimos, un Ecuador que viva una cultura de paz, respetuoso de los Derechos de la Naturaleza y el Buen Vivir consagrados en la  Constitución.

 

Señor Presidente, la erradicación de las corridas de toros es un paso cualitativo importantísimo en esta búsqueda.

 

Reiterándole nuestros sentimientos de alta consideración y estima, quedamos de Usted.

 

Atentamente,

Nombre, Ciudad, País