Investigadora revela por qué se convirtió en vegana

La arqueóloga Dra. Pía Spry-Marqués revela por qué se convirtió en vegana tras estudiar la historia de la carne de cerdo.

Investigadora revela por qué se convirtió en vegana

La arqueóloga Dra. Pía Spry-Marqués nos cuenta cómo investigar la relación entre humanos y carne de cerdo la apartó de los productos de origen animal de por vida.

"Cada vegano parece tener su propio momento de iluminación cuando algo hace "click" y deja de comer productos de origen animal", dice la arqueóloga de la Universidad de Cambridge, Dra. Pía Spry-Marqués, que hace dos años se comprometió con una dieta vegetal mientras investigaba la historia de la carne de cerdo.

"Mi hijo nació hace tres años y yo lo amamantaba. La gente me miraba raro por amamantar a mi hijo y, sin embargo, estaba bien beber café con leche de vaca o comer chocolate para untar ", recuerda a The Independent .

"Empecé a pensar en lo extraño que es beber leche de vaca. Estaba escribiendo el libro e investigando la ganadería industrial y las cerdas amamantando a sus lechones, y todo fue demasiado. Al día siguiente decidí hacerme vegana. Y eso fue todo."

Cuando la Dra. Spry-Marqués se sumergió en la historia de la carne de cerdo, desde el Paleolítico hasta ahora, aprendió que los cerdos son criaturas relativamente sensibles y sociales que pueden expresar empatía, conoció las condiciones extremas de la ganadería industrial, donde los cerdos son castrados sin ningún tipo de sedación o anestesia y mantenidos en durísimas condiciones de hacinamiento y cómo los subproductos de este proceso terminan en todo tipo de artículos, desde pinceles, gasas medicas, yogures o porcelana china.

La arqueóloga, de origen español y residente en Cambridge , admite que antes de comenzar a explorar la relación entre humanos y cerdos para su libro Pig/Pork: Archaeology, Zoology, Edibility, que está deliberadamente salpicado de recetas que incluyen testículos de cerdo servidos con salsa de ajo, ella, como la mayoría de nosotros, pensó poco acerca de la procedencia de la comida que estaba comiendo.

"La única vez que vi cerdos fueron los lechones muertos exhibidos en carnicerías españolas, o las patas de jamón en restaurantes y bares. Pero estás tan desconectado que no te sorprende ver su suave y pálida piel sobre el mostrador. Ahora que lo pienso, me sorprende que no me haya sorprendido antes.

"Me encanta el jamón ibérico. Me encanta el chorizo ​​", agrega el Dr. Spry-Marqués. "Pero no vale la pena".

La existencia de vino vegano fue uno de los descubrimientos más sorprendentes de la autora, dice ella. "Yo estaba como '¿Qué?' Sin duda, el vino es vegano, sólo son uvas ". No es así. El vino tiene aditivos derivados de los huevos, de las vejigas de pescado y la tripsina del cerdo, prohibida en la UE pero utilizada en EE. UU., una sustancia secretada por el páncreas que se usa para descomponer las proteínas del vino y clarificar la bebida. "También se encuentra en la cerveza", dice ella.

Rápidamente quedó claro para la Dra. Spry-Marqués que el uso generalizado del cerdo es un problema de oferta y demanda.

"Cuanto menos carne consumimos en general, menos tenemos para los subproductos utilizados para cualquier otro propósito. Ya que matamos animales, aprovechamos hasta la más mínima parte, pero si el consumo de carne disminuye, tendremos que buscar alternativas ", argumenta.

Pero el libro de la Dra. Spry-Marqués no es simplemente un 'veganizador', escrito sólo para revolver los estómagos de los mayores fanáticos del tocino. También deshace la complicada historia cultural de la carne de cerdo. Los cerdos fueron domesticados por primera vez en lo que hoy es Turquía, hace unos 9,000 años. A diferencia de otros animales que fueron considerados como presas y luego capturados y criados, como los pollos, los cerdos, o más exactamente los jabalíes, se acercaron a los asentamientos humanos atraídos por los desperdicios de comida y luego fueron criados. " Mire donde se metieron por un poco de comida", dice la Dra. Spry-Marqués .

"Ahora pensamos en esa región como libre de cerdos, pero en realidad es donde comenzó todo", agrega. Independientemente, los cerdos fueron domesticados de nuevo en China mil años más tarde, enfatizando cómo nuestra historia con la carne de cerdo es vasta y variada. Hay evidencias de que, por ejemplo, los cerdos fueron prohibidos en el Judaísmo y el Islam con el fin de diferenciar a los miembros de la religión. Sin embargo, los problemas relacionados con la seguridad y el transporte de la carne también jugaron un papel importante en su veto, agrega. Y en la época de la Inquisición Española, las autoridades usaron el jamón para comprobar si una persona se había convertido al catolicismo.

Hablando de carnismo (teoría acuñada por la psicóloga social Melanie Joy), la Dra. Spry-Marqués argumenta que comer carne no es algo que los humanos hagan inherentemente. ¿No es extraño que nos burlemos alegremente del cerdo pero no del perro? ¿Cuándo nos estremecemos ante la idea de comer un bistec de caballo, pero salivamos ante la idea de una hamburguesa de carne de vacuno al punto?. Levítico 11 en el Antiguo Testamento, prohibe la carne de cerdo, prohíbe el águila y "cualquier tipo de cuervo" y los camellos. La escritora destaca cuán arbitrario es lo que comemos. 

"Estamos condicionados por un sistema de creencias invisible que nos alienta a comer animales que comparten todas las culturas carnívoras. Si piensas en los millones de animales diferentes que existen, solo hemos elegido algunos que clasificamos como comestibles. Los otros son vistos como asquerosos. Imagina comer una rata ".

Dos años después de hacerse vegana, la Dra. Spry-Marqués dice que se siente más sana, pero también engañada por la forma en que solía consumir alimentos. Tal vez ella no es una "vegana de superhéroes" y tiene conflictos acerca de la quinoa de origen ético y los anacardos tanto como la carne. Pero ella dice que ahora come de manera mucho más consciente. 

"Incluso un paso pequeño en una dirección marcará la diferencia", argumenta. "Cuanto más convencional se vuelva, ya no tendrás que hacer más esa elección, será la predeterminada".

Cuando se le preguntó qué espera que saquen los lectores de su libro, concluye: "Quiero que se den cuenta de que hay mucha historia detrás de cada animal que comemos". Y si una persona se vuelve vegana como resultado y reconsidera su elección de alimentos, entonces mi acción está hecha ".

Fuente: http://www.independent.co.uk

Traducido por Elena Falgueras

Necesitan tu ayuda

Sólo tus donaciones nos permiten continuar trabajando por los animales.

Apoya nuestro trabajo por los animales

Actúa por los Animales

Recibe nuestras alertas de accción en tu correo.