SIDA: Contagio y confusión

Los experimentos en animales no son ni necesarios ni útiles en el estudio del impacto de la infección del SIDA en humanos. Aún cuando se les inyecta el SIDA, los chimpancés no desarrollan la enfermedad.

SIDA: Contagio y confusión

El sí­ndrome de inmunodeficiencia adquirido (SIDA) es una enfermedad causada por una infección viral que daña el sistema inmunológico, el cual no puede proteger al cuerpo de otras infecciones o del cáncer, y son esas enfermedades secundarias las que usualmente causan la muerte.

En realidad, existen por lo menos 10 variedades del virus del SIDA, llamado el Virus de Inmunodeficiencia Humano (VIH), con variantes en distintas áreas geográficas. Los infectados pueden tener más de una variedad en sus cuerpos.

Cómo se transmite el SIDA

Estudios clí­nicos sin animales, epidemiológicos e in vitro han aislado exitosamente al virus que causa el SIDA y demostraron la manera cómo el virus se transmite a las personas. La evidencia clí­nica muestra que el SIDA se transmite solamente a través de la sangre, semen y fluidos vaginales. El virus muere rápidamente fuera del cuerpo, así­ que no puede ser transmitido por el aire o por contacto casual. El SIDA se puede desarrollar varios años después de la infección inicial, por lo que es imposible predecir cuánta gente podrí­a portar la enfermedad ahora.

El origen del SIDA es desconocido. El virus es similar a uno encontrado en monos verdes de ífrica, pero no hay evidencia de que el virus de los simios causó el virus de los humanos. Otras teorí­as sugieren que el virus del SIDA fue creado genéticamente en un laboratorio que estudiaba virus similares, o que nació a partir de vacunas virales vivas, particularmente la vacuna contra la viruela, alterando el sistema inmunológico.

Infectando a Primates

Los experimentos en animales no son ni necesarios ni útiles en el estudio del impacto de la infección del SIDA en humanos. Aún cuando se les inyecta el SIDA, los chimpancés no desarrollan la enfermedad. Pero, los experimentadores continúan usándolos en estudios pues los chimpancés y los humanos tienen un 99% de composición genética en común.
 
Los experimentadores han reportado que dos babuinos infectados con el V.I.H. desde 1988 han mostrado sí­ntomas similares a los de SIDA (1). Sin embargo, tal "avance" en someter a otras especies a esta horrible enfermedad no ha producido ningún beneficio a pacientes humanos y malgasta los valiosos fondos de investigación del estudio de la enfermedad en humanos infectados, que ya abundan en la actualidad.

Un creciente número de cientí­ficos cuestionan la costumbre de usar a especies en peligro de extinción, incluyendo chimpancés, en esas dañinas pruebas.

El Instituto de Medicina de la Academia Nacional de Ciencias (The National Academy of Sciences' Institute of Medicine) emitió un reporte manifestando estar "muy preocupados por el hecho de que los chimpancés hayan sido -y probablemente sigan siendo- usados en experimentos cuyo razonamiento no toma en cuenta la escasez e irremplazable naturaleza de estos animales" (2).

Chimpancés Aislados

Los experimentadores usualmente mantienen a los chimpancés infectados con SIDA en pequeñas cámaras de aislamiento de acero y vidrio en los laboratorios, donde estos animales altamente sociales casi siempre pierden el juicio a causa del estrés y la soledad.
 
El estrés causado por el confinamiento  también daña el sistema inmunológico de los chimpancés, haciendo imposible que los estudios del SIDA sean precisos. De acuerdo al Comité de Doctores a favor de una Medicina Responsable: (Los experimentos en... (N. Del T.)) "los chimpancés y otros animales no han contribuido al progreso en la investigación del SIDA en nada que no haya podido ser conseguido por otros medios" (3).

A pesar de las repetidas fallas en los experimentos en chimpancés, los institutos nacionales de salud han invertido más de 10 millones de dólares en ellos en 1987;  y un adicional de 4.5 millones de dólares han sido distribuidos para un programa de reproducción de chimpancés, llamado El Plan de Manejo de Chimpancés.

Es necesaria la educación

Aunque la investigación del SIDA se ha concentrado en buscar maneras de prevenir la infección, la dificultad de producir una vacuna para un virus que ataca el sistema inmunológico ha incentivado a los cientí­ficos a desviar sus esfuerzos hacia la búsqueda de medicamentos que vuelvan más lento el progreso del virus.

Varios cientí­ficos creen que la única manera de detener la enfermedad es educando a la población acerca de cómo es transmitida la enfermedad. En un discurso en la universidad Wesleyana de Ohio, el ex médico especializado en cirugí­as C. Everett Koop enfatizó la necesidad de educación y prevención del SIDA diciendo: "Nunca habrá una cura, y la posibilidad de una vacuna es muy escasa" (4).

Dada la evidencia, nuestros escasos recursos deberí­an ser preferiblemente empleados en enseñar a la gente la manera de prevenir el SIDA, en vez de intentar contagiar a primates.


Referencias
1. Altman, Lawrence K., "AIDS Drugs Fail to Curb Dementia and Nerve Damage," New York Times, 1 de noviembre de 1994.
2. Institute of Medicine, "Confronting AIDS," National Academy of Sciences, 1986, pp. 207-208.
3. Comité de doctores a favor de la medicina responsable, "AIDS Research: Problems With the Animal Model," PCRM Update, marzo-abril de 1987.
4. Koop, Dr. C. Everett, discurso en la Universidad Wesleyana de Ohio, citado en "The Advocate"  18 de octubre de 1994.

Texto original: People for the Ethical Treatment of Animals (PETA): http://www.peta.org/mc/factsheet_display.asp?ID=93

Traducción: Frank Oliver Pachas (Activista de AnimaNaturalis Perú)