Los prejuicios ocultos que impulsan el odio hacia las personas veganas

A la gente le encanta decir que las personas veganas somos molestas. Ahora las personas expertas en psicología están comenzando a entender por qué, y está quedando claro que las razones no son completamente racionales.

Los prejuicios ocultos que impulsan el odio hacia las personas veganas

A medida que la popularidad de la vida vegana aumenta, el debate alrededor del tema también lo hace. Comer carne o no comer carne: la pregunta se ha convertido en un campo de batalla, con apasionadas personas carnívoras y activistas veganas que despliegan algunas tácticas muy mediáticas. 

Aunque es natural que las personas no estén de acuerdo, la rabia apasionada, e incluso la irritación leve, que despierta el veganismo parece desafiar el sentido racional. ¿Por qué hay tanto resentimiento hacia quienes hacen algo al respecto?

¿Ser vegano o vegana es mejor para el planeta? ¿Es seguro educar a los niños y niñas siguiendo una dieta vegana?

Si te atreves a preguntar, las personas veganófobas tienen muchas explicaciones que suenan razonables (y no tan razonables) listas. En primer lugar está el argumento de la hipocresía, la idea de que las personas veganas también tienen sangre en sus manos, en forma de masacres de plantas, el costo ambiental de los aguacates y todos los ratones de campo asesinados mientras cosechan los cultivos.

Otros argumentos populares incluyen la percepción de que las personas veganas son demasiado petulantes.

¿Pero estas son realmente las razones por las que la gente odia a las personas veganas? No todos están convencidos. Algunos psicólogos tienen otra opinión: que lejos de ser impulsados ​​por factores dentro de nuestra conciencia, el resentimiento generalizado que tenemos por las personas veganas se debe a prejuicios psicológicos profundamente arraigados.

Hank Rothgerber, psicólogo social de la Universidad de Bellarmine, Kentucky, cree que todo se reduce a responder la pregunta: ¿cómo continuamos comiendo carne?

"Así que, básicamente, vivimos en una era actual, al menos en el mundo occidental, donde hay cada vez más evidencia, más y más argumentos y más y más libros sobre cómo comer carne es malo", dice Rothgerber. "Pero aún así, nuestro comportamiento no ha cambiado significativamente". 

"Entonces, lo que está viendo es, ¿cómo racionalizan las personas eso, y todavía sienten que son una buena persona?" Para seguir comiendo carne, sugiere Rothgerber, se requiere una seria gimnasia mental. Afortunadamente, nuestros cerebros son extremadamente buenos para protegernos de realidades que no queremos enfrentar, y hay una serie de trucos psicológicos a nuestra disposición.

Si comes un estofado de conejo solo unos momentos después de ver fotos de conejos adorables es probable que encuentres "disonancia cognitiva", que ocurre cuando una persona sostiene dos puntos de vista incompatibles, y actúa en uno de ellos. En este caso, el afecto por los animales podría comenzar a chocar con la idea de que está bien comerlos.

Algunos psicólogos llaman a esto la "paradoja de la carne".

La tensión resultante puede hacernos sentir estresados, irritados e infelices. Pero en lugar de resolverlo cambiando nuestras creencias o comportamiento, es bastante normal culpar a estos sentimientos de algo completamente diferente, todo sin darse cuenta de que lo estamos haciendo. 

En el caso de comer carne, Rothgerber sugiere que tenemos una serie de estrategias que nos permiten evitar enfrentar la paradoja de la carne. Estos incluyen fingir que la carne no tiene vínculo con los animales, imaginar que comemos menos de lo que realmente comemos, ignorancia voluntaria sobre cómo se produce, ayudado por los dibujos animados de animales de granja felices a los que estamos expuestos desde la infancia, y solo comiendo carne de animales que se cultivan "humanamente".

Desafortunadamente, la mayoría de estos son descarrilados por la presencia de personas veganas.

Según Rothgerber, las personas tienden a no pensar en comer carne como una ideología. El dominio del consumo de carne en todo el mundo ayuda a los omnívoros que hay entre nosotros a evitar la idea de que es una elección, es lo que todos los demás están haciendo. Pero cuando aparece una persona vegana en una cena, de repente se nos pasa de la cómoda categoría de "dieta convencional" a la inquietante categoría de "comer carne". Por su mera existencia, las personas veganas obligan a la gente a confrontar su disonancia cognitiva. Y esto les enfada.

Una forma popular de resolver la disonancia cognitiva es razonando nuestra salida.

Décadas de investigación psicológica han demostrado que, al tomar una decisión, las personas tienden a permitirse llegar a su conclusión preferida, siempre que puedan inventar una justificación que suene racional. 

En el caso de la carne, este "razonamiento motivado" podría llevar a las personas a encontrar explicaciones de por qué comer animales es la decisión correcta. Y uno de estos es que las personas veganas son malas.

La reputación de las personas veganas probablemente no se ve favorecida por el hecho de que los que no comen carne realmente piensan que son mejores que los demás; los vegetarianos tienden a calificar el virtuosismo de otros vegetarianos más que el de los no vegetarianos. Pero también es cierto que la mayoría estamos de acuerdo con ellos, y esta es una fuente importante de animosidad.

Irónicamente, también se dice que los anuncios a favor del veganismo que se centran en el sufrimiento animal podrían tener el efecto contrario al deseado; mientras que algunas personas pueden reaccionar comiendo menos carne, aquellos que optan por no cambiar su comportamiento es probable que enfrenten la incomodidad que sienten al esforzarse más que nunca para justificar sus acciones, llevándolos directamente a la puerta de la próxima carnicería.

 

Necesitan tu ayuda

Sólo tus donaciones nos permiten continuar trabajando por los animales.

Apoya nuestro trabajo por los animales

Actúa por los Animales

Recibe nuestras alertas de accción en tu correo.