PETA denuncia las mutilaciones que sufren las ovejas en la industria la lana

Miembros de la organización estadounidense PETA (Personas por el Tratamiento Ético de los Animales) protagonizaron hoy sendas concentraciones en las embajadas de Australia de varias ciudades del mundo, incluida Madrid, para protestar por las mutilaciones que sufren las ovejas del sector de la lana en Australia. En este país, denuncia la ONG, los ganaderos practican en el esquilado una técnica conocida como 'mueling' que arranca grandes pedazos de piel viva a los animales al extraer la lana con el fin de obtener ésta en las mejores condiciones posibles.

Así, las embajadas de dicho país en Madrid, Buenos Aires, Sao Pablo, Viena, Roma, Berlín o Paris han sido esta mañana el objetivo de estos activistas marcando con este gesto el fin de la 'moratoria' de 45 días que PETA concedió a la industria de la lana de Australia para detener definitivamente esta 'cruel' práctica, según informa la ONG en un comunicado.

En Madrid, activistas de PETA y AnimaNaturalis, otra de las ONG que se ha sumado a esta campaña anti 'mueling' y que llevó a fuertes campañas de presión a marcas como la italiana Benetton para que dejara de adquirir para sus prendas lana australiana, protestaron frente a la Embajada australiana para pedir una reforma que 'mejore la vida de las ovejas y corderos de la industria australiana', y elimine 'las prácticas crueles como el 'mulesing' y el transporte en vivo'.

Desde hoy PETA continuará con el boicot internacional a esta lana, ya que los dos mayores grupos de la industria de la lana de ese país, la Australian Wool Innovation (AWI) y la WoolProducers, rechazaron el primer acuerdo firmado por PETA con la Australian Wool Growers Association (AWGA), que permitía la reducción inmediata de las mutilaciones a las que son sometidas las ovejas y amplias reformas para el transporte de los animales en vivo.

El acuerdo entre PETA y AWGA suponía una planificación por fases para eliminar las mutilaciones que se produce con la técnica del 'mulesing', al cortar en tiras la piel alcanzando también la piel de las ovejas en la zona del ano con unas tijeras de podar, y podría haber dado por terminado el trasporte en vivo de las ovejas a otros países.

Según PETA, AWI y otros grupos 'no hicieron más que criticar el proyecto de reformas durante toda la moratoria de 45 días, aún cuando sus mayores clientes, como Benetton, Gap, Liz Claiborne, Lands End, Jones Apparel Group, Nordstrom o Ann Taylor, apoyaron ampliamente las conversaciones entre PETA y AWGA y expresaron su interés en un nueva y más humanitaria producción de lana en Australia'.

Con el acuerdo con AWGA, PETA continuará su campaña para convencer a los productores de lana que escojan 'una nueva y menos agresiva' manera de producirla, eliminando todas las prácticas crueles que se han desarrollado en las últimas décadas y el 'terrible' transporte en vivo, donde las ovejas pasan meses en barcos sin atención médica y casi sin comida ni agua.

'Los consumidores responsables no utilizan lana, y de hacerlo, exigirán una nueva y más humanitaria lana', expresó la presidenta de PETA, Ingrid Newkirk. 'Es sólo custión de tiempo para que AWI y WoolProducers se den cuenta de que ya no serán capaces de vender su lana si no dejan de torturar a sus corderos y ovejas', concluyó.

Fuente: Terra

Necesitan tu ayuda

Sólo tus donaciones nos permiten continuar trabajando por los animales.

Apoya nuestro trabajo por los animales

Actúa por los Animales

Recibe nuestras alertas de accción en tu correo.