PETA lanza una campaña contra Benetton

La organización animalista estadounidense PETA ha lanzado una campaña internacional de movilizaciones contra la multinacional textil italiana Benetton por su relación con la industria ganadera australiana, a la que esta ONG acusa de prácticas crueles durante el esquilado de las ovejas. La campaña ha sido bautizada como 'United Cruelty Of Benetton'.

La organización animalista estadounidense PETA ha lanzado una campaña internacional de movilizaciones contra la multinacional textil italiana Benetton por su relación con la industria ganadera australiana, a la que esta ONG acusa de prácticas crueles durante el esquilado de las ovejas. La campaña ha sido bautizada como 'United Cruelty Of Benetton'.

En un comunicado, PETA apunta que Benetton "se ha negado a adoptar medidas para detener los abusos perpetrados por los esquiladores australianos para obtener la lana para su ropa". "Benetton será el blanco de protestas en todo el mundo y de campañas de publicidad hasta que deje de utilizar lana de ovejas mutiladas", advierte.

Esta ONG recuerda a Benetton que algunas marcas textiles y de distribución "de prestigio" como Abercrombie & Fitch, J.Crew y New Look ya han establecido estándares para proveedores en los que se excluye la lana australiana debido a la "crueldad" de las prácticas de esta industria.

El pasado octubre, PETA lanzó una campaña de boicot internacional contra la lana australiana para protestar contra el tratamiento "extremadamente inhumano" de las ovejas, una iniciativa que contaba con el respaldo directo de una de estas empresas de distribución, Abercrombie & Fitch.

PETA afirma que los esquiladores "arrancan enormes porciones de piel de los lomos sin ningún tipo de anestesia"; esta práctica es conocida como 'mulesing' y consiste en cortar trozos de carne del tamaño de un plato, según los ganaderos para evitar que parásitos e insectos pongan huevos entre los piegles de la piel, algo que puede llegar a provocar graves lesiones al animal.

La ONG también critica las prácticas de exportación del ganado, "en las que las ovejas son apiñadas a la intemperie en cargueros, transportadas en cualquier condición meteorológica y a veces sacrificadas mientras están conscientes".

"A pesar de que existen alternativas al 'mulesing' y a la exportación de animales vivos, los ganaderos australianos no tienen incentivo alguno para cambiar este sistema porque empresas como Benetton siguen comprándoles la lana", denuncia.

En un comunicado, la multinacional italiana ha afirmado haberse puesto en contacto con organizaciones representantes de los productores de lana australianos", que le comunicaron que "se están invirtiendo recursos e investigando para encontrar alternativas a esta práctica". En todo caso, apunta que "la compañía no cría ovejas en Australia ni posee ninguna relación directa o indirecta con los criadores australianos".

Necesitan tu ayuda

Sólo tus donaciones nos permiten continuar trabajando por los animales.

Apoya nuestro trabajo por los animales

Actúa por los Animales

Recibe nuestras alertas de accción en tu correo.