El huevo: "alimento" de cuidado

Hay una historia de maltrato de las aves y peligros para la salud de las personas y el medioambiente detrás de cada caja de huevos.

El huevo: "alimento" de cuidado

"La gallina ponedora moderna" o las aves domésticas descienden del Junglefowl rojo (gallus de Gallus) de Asia. Este antepasado salvaje habita las zonas tropicales y los bordes subtropicales del bosque y durante su estación de crianza distinta ponen 5-6 huevos antes de incubar por 18-20 dí­as Compare esto con las razas modernas de gallinas que ponen sobre 300 huevos en un año.

La domesticación comenzó hace 8.000 años. Las técnicas de crianza selectivas modernas han dado lugar a distintas clases de aves para la producción de huevo y carne. El énfasis está puesto en la máxima ' eficacia ' con una mí­nima alimentación. Esta especialización genética ha llevado a que las aves que pone no son útiles para carne. Esto causa problemas éticos y potenciales del bienestar, puesto que las aves masculinas que salen de los huevos de ponedoras son eliminadas, como el resto cuando se vuelven viejas.

A pesar de siglos de la domesticación, "las gallinas ponedoras" conservan los comportamientos naturales de sus antepasados salvajes. Esta ' memoria ancestral ' de la manera natural de la vida de las aves se ha trasmitido por generaciones de modo que las gallinas conservan la necesidad de realizar comportamientos tales como construcción de una jerarquí­a, dormir en una percha, picotear y rasguñar en la tierra, bañarse con polvo, etc. Para la mayorí­a de las gallinas de postura del mundo, el sistema de crí­a hace imposible realizar la mayorí­a de estos comportamientos naturales.

La Industria Del Huevo

La población de gallinas ponedoras del mundo se estima actualmente en 4.700 millones. Los 15 paí­ses de la unión europea (EU) poseen 271 millones de gallinas ponedoras, China 800 millones de aves, E.E.U.U. 270 millones , Japón 152 millones, la India 123 millones y México 103 millones ( Fuente: IEC, 2001).

En el mundo, cerca del 70-80% de las gallinas ponedoras se crí­an en baterí­as de jaulas. La mayor parte de las gallinas de la Unión Europea se crí­an en jaulas.

En el Reino Unido, el consumidor medio come 170 huevos por año. De éstos, 140 se comen como huevos comprados en cáscara, mientras que 30 serán consumidos en forma procesada por ejemplo en las tortas y las comidas confeccionadas. Gran Bretaña produce 8.800 millones de huevos por año. La mayorí­a (60,5%) se venden a través de minoristas.

A partir de 2004, la legislación de la Unión Europea hizo obligatorio que los huevos sean etiquetados según el método de producción indicándose si proceden de granja o de jaulas.

Crí­a en jaulas

En el sistema de baterí­a, las gallinas se abarrotan en una jaula tan pequeña que no pueden estirar sus alas, no pueden caminar ni picotear o cavar en la tierra. Bajo estas condiciones las gallinas no pueden realizar la mayorí­a de sus comportamientos naturales, tales como bañarse con polvo, dormir en lo alto de una percha, etc. Hasta 90.000 gallinas enjauladas pueden ser abarrotadas en un galpón sin ventanas. Las jaulas en Europa se apilan entre 4 y 9 niveles. Japón asegura tener la instalación con mayor altura de jaulas: 18 niveles.

Hay evidencia cientí­fica clara de que las gallinas sufren en las jaulas. El sentido común también nos dice que mantener una gallina sana una jaula estéril del alambre, con menos espacio que una hoja ordinaria del papel de mecanografí­a, termina por causar sufrimiento. Estas condiciones hacen que sus cuerpos degeneren con la falta del ejercicio.

Huesos Frágiles Y Patas Dañadas

Las gallinas de jaula sufren osteoporosis ( huesos frágiles). La investigación ha demostrado que los 35% de muertes prematuras en jaulas son debido a osteoporosis, es decir una muerte lenta debido a la parálisis y al hambre en la parte posterior de la jaula.

Confinado a la jaula, la gallina no puede forrajear y picoteando la tierra. Bajo condiciones naturales durante la mayor parte del dí­a una gallina la pasa buscando el alimento. Al privarlas de esta actividad simple, las garras de la gallina pueden crecer largas o torcidas. Pueden incluso crecer alrededor del alambre del piso de la jaula. La cuesta del alambre inclinado del piso causa daño y dolr en los pies del ave.

Informe Del Comité Cientí­fico Veterinario Europeo

En 1996 el comité de expertos cientí­ficos y veterinarios de la Unión Europea publicó un informe donde reconocí­an las necesidades del comportamiento de gallinas y de los problemas del bienestar que padecen por estar enjauladas. Después de repasar la evidencia, el informe veterinario cientí­fico del comité encontró lo siguiente:

" Las gallinas tienen una preferencia fuerte por poner sus huevos en una jerarquí­a y se motivan altamente para realizar comportamiento de anidar". " Las gallinas tienen una preferencia fuerte por un piso donde poder picotear, rasguñar y bañarse con polvo"."  Las gallinas tienen una preferencia a la percha, especialmente en la noche".

Todos estos comportamientos se niegan a las gallinas enjauladas. El informe concluyó eso:

" Está claro que debido a su tamaño pequeño y la esterilidad de la jaula existen desventajas severas inherentes para el bienestar de gallinas ".

En 1999 la unión del europeo acordó prohibir el uso de las jaulas convencionales a partir de 2012. Prohí­be la introducción de las jaulas nuevas a partir de 2003, aumentando el espacio en las jaulas convencionales existentes de 450 cm2 a 550 cm2 por ave. Para poner estos permisos del espacio en contexto, consideremos que una hoja de tamaño A4 cubre 620 cm2. Las jaulas supuestamente ' enriquecidas ' no serán prohibidas bajo esta nueva legislación.

Jaulas "Enriquecidas"

La unión europea prohibió las jaulas estériles a partir de 2012. Las jaulas sin embargo "enriquecidas" todaví­a serán permitidas. Estas deben proporcionar por lo menos 750 cm2 por la gallina, de la cual 600 cm2 son "área usable". Las jaulas "enriquecidas" deben ser unos centí­metros más altas e incluir elementos que permitan picotear y escarbar como así­ también percha.

Se anuncia que las jaulas "enriquecidas" serán mejores para el bienestar de las gallinas comparadas con la baterí­a de jaulas. No obstante la evidencia cientí­fica y práctica demuestra que, en términos del bienestar, una jaula sigue siendo una jaula, "enriqueció" o no, y que las aves continuarán sufriendo. El espacio y las instalaciones proporcionados en jaulas "enriquecidas" son tan inadecuadas que privan los aves de la capacidad de satisfacer comportamientos naturales, conduciendo a la degeneración anormal, frustración y sufrimiento.

Huevos de "granja"

Los huevos de "granja" se producen con gallinas mantenidas en multitudes confinadas dentro de un galpón. Las aves en este sistema no se enjaulan, tienen perchas y pueden vagar a través de su casa pero no se dejan afuera. Algunas granjas tienen galpones de hasta 16.000 aves en las condiciones que pueden asemejarse a una multitud en un mitin polí­tico.

Sistemas de crianza libre a pasto

Este método pretende recrear las imágenes idí­licas de las gallinas que escarbando en el corral. La realidad suele ser muy diferente. Las mismas gallinas que pueden vivir en galpones con multitudes de hasta 16.000 aves, tienen acceso al espacio de pasto al aire libre con un máximo de 2.500 aves por hectárea. Sin embargo, en unidades grandes, a menudo menos del 50% de los aves salen regularmente afuera. Con todo, las gallinas después de un año de la producción del huevo generalmente se matan.

Despicado

Muchas gallinas son despicadas. Una lámina candente chamusca un pedazo del pico sensible de las aves. Este sufrimiento se hace para evitar las aves que picoteen unas a otras. El despicado, que suele ser descrito con el eufemismo de ' ajuste del pico ', es una mutilación seria que se realiza en todos los sistemas de producción de gallinas ponedoras. La evidencia cientí­fica demuestra que produce dolor a las gallinas no solamente a la hora de la operación sino que este puede durar largo tiempo o volverse crónico.

El despicado, se realiza para parar evitar que el picoteo de las plumas de otra ave pueda conducir al canibalismo. Se reconoce extensamente que estas conductas son provocadas por la frustración de comportamientos naturales y las tensiones generadas en las aves de corral debido al manejo industrial. Se castiga a las gallinas por las consecuencias de un sistema de crianza inadecuado.

Huesos Frágiles Y Tumores Malignos

La gallina media pone cerca de 300 huevos al año. Algunos alcanzan 330 huevos al año. Esto es casi uno al dí­a. Compárese con la postura de 5-6 huevos por crí­a durante la estación de crianza de los antepasados salvajes de las gallinas. La impulsión moderna hacia una producción siempre más grande de huevos pone en tensión todo el sistema fisiológico de las aves. ¿Es extraño entonces que todas las gallinas sufran demasiado a menudo de osteoporosis y tumores malignos?

La debilidad ósea en gallinas de postura es una importante preocupación. Aunque puede ser atribuida principalmente a la carencia de ejercicio casi total de la gallina de jaula, la gran demanda de calcio para la formación de las cáscaras de huevo agota los almacenes naturales de este elemento en el cuerpo de la gallina, conduciendo a menudo a la osteopenia severa.

Otro problema del bienestar asociado a obligar a las gallinas a poner más huevos es el desarrollo de los tumores malignos del oviducto. En una investigación, una proporción significativa de los tumores malignos del oviducto fue identificada en 20.000 gallinas de €œdescarte€ seleccionadas en un muestreo de diez granjas. Los investigadores concluyeron que el aumento en el predominio del tumor coincide con la selección continuada de las aves para la alta producción del huevo.

Matanza de gallinas y de pollitos

La mayorí­a de las gallinas de postura en el Reino Unido se enví­an para la matanza después de un año de producción de huevos. Esto es una experiencia traumática para las gallinas desde que las atrapan y se colocan en los cajones antes de ser transportado por el camión al matadero. Un estudio encontró que durante este procedimiento, los niveles del corticosterona, la hormona que tiene que ver con la tensión en gallinas, de animales enjaulados eran 10 veces mayor que lo normal. Queremos ahorrarle al lector los detalles tenebrosos del procedimiento de sacrifico de gallinas y pollitos, que se describe en otro articulo de este sitio web (€œEl martirio de las gallinas ponedoras€)

Igualmente queremos agregar algunos datos significativos. Cerca de 30 millones de pollitos se matan en un año solamente en Gran Bretaña. Además de este sacrificio cruel e inútil de vidas se desperdicia alimento con el costo ambiental implicado. Toma 3 kilos de grano como alimento para producir un kilo de huevos. Esto es porque la conversión en carne o huevos que hacen los animales de granja a partir de lo que ingieren es altamente ineficaz. Se malgastan toneladas de recursos que podrí­an alimentar a millones de seres humanos hambrientos.

Cada huevo producido en una jaula significa el consumo de cerca de 180 litros de agua el producto. Compare esto con el uso humano del agua en paí­ses en ví­as de desarrollo. En la India, por ejemplo, la gente más pobre utiliza un promedio de solamente 10 litros de agua cada uno por el dí­a. El gas amoní­aco que se escapa en la atmósfera tiene consecuencias para el medio ambiente ya que es un agente contaminador serio ligado a la lluvia ácida. Los estudios han demostrado que las granjas aví­colas tienen uno de los í­ndices más altos de emisión de amoní­aco. Los niveles de amoní­aco y del polvo inhalable en estos establecimientos suele sobrepasar los lí­mites regulados para la exposición continua para los animales o trabajadores. El cultivo intensivo de huevos depende de una fuente abundante de la cereales, que se produce por el uso fertilizantes y pesticidas quí­micos. Las prácticas agrí­colas intensivas son responsables las declinaciones severas en la fauna de las tierras de labranza como así­ también daños a la tierra, aire y agua.

Los huevos son responsables del 10% de la enfermedad intestinal infecciosa (IID) en Inglaterra y del Paí­s de Gales en el perí­odo 1992-1999. Casi 17.000 casos de infección de las salmonelas en seres humanos fueron confirmados en 1999. Esto representa una caí­da del 53% en casos desde el pico de 36.400 de 1997. En 1988 el entonces ministro de salud, Edwina Currie, causó controversia al denunciar que la mayorí­a de la producción del huevo en el Reino Unido estaba infectada con salmonelas. El consejo de la agencia de las normas alimenticias del gobierno (FSA) es que "comer los huevos crudos puede plantear un riesgo de salud. Los grupos vulnerables tales como los ancianos, enfermos, los bebés y mujeres embarazadas deben consumir solamente los huevos que se han cocinado perfectamente. Los huevos son una fuente rica del colesterol, que se relaciona a la enfermedad cardiaca. Un sólo huevo contiene el máximo de colesterol diario recomendado que deberí­a consumir una persona.

Fuente:
www.vegansociety.com

Necesitan tu ayuda

Sólo tus donaciones nos permiten continuar trabajando por los animales.

Apoya nuestro trabajo por los animales

Actúa por los Animales

Recibe nuestras alertas de accción en tu correo.