Como Valenciana que soy, sé que debemos evolucionar hacia unas fiestas libres de maltrato animal

Actuar para que esto cambie, me hace sentir que formo parte de la solución y lo hago desde la paz, gracias a este aprendizaje puedo ser más activa en defensa contra las injusticias.

21 marzo 2022
Valencia,

Cuando recibí un mensaje de Eliana, coordinadora de AnimaNaturalis, diciéndome que les gustaría que fuera la protagonista del acto de este año, para pedir unas fallas sin tauromaquia, me sentí muy emocionada. Animanaturalis es una organización a la que admiro muchísimo y con la que llevo participando en acciones contra la industria peletera y acciones antitaurinas muchos años. Hacen una labor increíble en la defensa animal, de forma muy organizada y coherente. Son un equipo encantador con todo el voluntariado, muy educadas con todo el mundo, muy amables y respetuosas incluso con aquellas personas que alguna vez se han acercado al acto a increparnos… son admirables, me encantan y por eso, enseguida contesté que sería un honor para mí.

No disfruto en fallas por lo mal que lo pasan mis perros y el resto de los animales con los petardos, los pájaros pobrecitos, bueno, todos los animales. Además está la contaminación que se genera al quemar los monumentos falleros hechos de poliespán y lo peor de todo: la cantidad de animales que matan en estas fechas en las plazas de toros. Los últimos años solo he ido a Valencia en fallas para participar en el acto antitaurino.

La indumentaria fallera, los moños, las perlas son antagónicas a mi estilo hippie con rastas y tatuajes, veía mi reflejo en el cristal de la parada de autobús y me preguntaba; ¿quién es esa persona? Me veía rarísima y pensé, qué más da... he pasado muchas veces frío semi desnuda en actos anti pieles, nos hemos ido a Tordesillas, cantidad de veces a Algemesí, varias veces a Madrid… ¡Haremos lo que haga falta por defender a los animales!

Cuando empezó el acto Eliana se acercó a mí y me dijo: tu expresión que muestre lo que está pasando ahí… miré detrás de ella y se veía la plaza de toros, en ese momento conecté con un sufrimiento que hacía muchísimos años que no sentía. Cuando empecé a manifestarme para pedir la abolición de la tauromaquia tenía 17 años, me acuerdo que lloraba y sufría mucho pensando en el pobre toro que, después de someterlo a insufribles procesos para sacarle una bravura que no es propia, le estaban torturando hasta la muerte, a él, que solo quería vivir tranquilo en el campo, solo de pensarlo volví a sufrir como antes.

Ya no lo paso tan mal cuando me manifiesto, un día me di cuenta de que con mi sufrimiento no ayudaba a los animales y lo único que podía conseguir era no tener bastante energía para protegerlos. Desde entonces creo que actuar para que esto cambie, me hace sentir que formo parte de la solución y lo hago desde la paz, gracias a este aprendizaje puedo ser más activa en defensa contra las injusticias, aunque este domingo me entregué más a este acto y volví a sentir ese dolor.

Pensé en lo injusto que es que torturen y maten tantos animales para una fiesta, pensé que  la mayoría de las falleras y falleros serán amantes de los animales y no creo que les guste que su fiesta se vincule con el maltrato animal, con la tortura y muerte de tantos animales por diversión y pensé, como valenciana, que debemos evolucionar y tener unas fiestas amables con los animales y con el planeta.

Necesitamos tu apoyo

AnimaNaturalis existe porque miles de millones de animales sufren en manos humanas. Porque esos animales necesitan soluciones. Porque merecen que alguien alce la voz por ellos. Porque los animales necesitan cambios. Porque en AnimaNaturalis queremos construir un mundo más justo para todos.

Las donaciones puntuales y periódicas de nuestros socios y socias son la principal fuente de nuestros fondos.