Por la defensa de todos los animales

El movimiento por la defensa de los derechos de los animales es relativamente joven, comenzó impulsado por una corriente de pensamiento hecha por algunos filósofos que se plantearon si el uso de los animales era moralmente correcto o ético.

Por la defensa de todos los animales

El movimiento por la defensa de los derechos de los animales es relativamente joven, comenzó impulsado por una corriente de pensamiento hecha por algunos filósofos que se plantearon si el uso de los animales era moralmente correcto o ético. Uno de los precursores es Peter Singer autor del libro Liberación animal, el cual condena la explotación de los animales en las granjas para consumo humano, siguiéndole posteriormente Tom Regan y Gary Francione como exponentes más emblemáticos del movimiento. De esa manera, comenzó a utilizarse cada vez más el término especismo refiriéndose a la discriminación hacia los animales, equiparándolo con el racismo, sexismo o clasismo.

Muchas organizaciones animalistas alrededor del mundo han tomado como objeto de lucha la concepción del veganismo, la cual apunta a que el ser humano viva sin explotar animales. La mayoría de éstas se han dedicado a buscar mejores legislaciones a favor de los animales o lograr la abolición de cualquier forma de explotación. Entendamos entonces, que el veganismo a través de su activismo postula la libertad, dejar a los animales libres, libres de la explotación y maltrato por parte del ser humano en cualquiera de sus formas, ya sea para consumo, entretenimiento, moda, experimentación, trabajo, cacería, fines deportivos etc.

El trabajo de miles de activistas a lo largo de los años se ha centrado en dicho postulado. Impulsados por erradicar el especismo, se trabaja día a día contra las diversas formas de explotación y maltrato antes descritas. Sin embargo, valdría la pena replantearnos en la actualidad como activistas, si debemos seguir enfocándonos solamente en la lucha a favor de los animales en situación de explotación o maltrato.

Creo que como activistas muchos debemos dar un paso más sobre las posturas del abolicionismo y bienestarismo y unirnos unánimemente a la defensa de millones de animales que están huyendo de sus hábitats destruidos, muriendo de hambre o peor aún, extinguiéndose su especie para siempre y que son igualmente víctimas de la actividad del ser humano; por una parte el calentamiento global que está provocando una crisis climática y por la otra, una crisis ambiental.

El 2019 nos dejó un sin número de noticias tristes para los animales, en la última evaluación de la Lista Roja de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), en su informe 2019 indicó que aproximadamente el 29% de las 105,732 especies evaluadas se encuentran en riesgo. El 40% de los anfibios, el 25% de los mamíferos, el 14% de las aves y el 33% de los corales, agregando al cierre del año 2000 nuevas especies y cerrando la lista con un total de 30,178 especies en peligro de extinción.

La Plataforma Intergubernamental de Ciencia y Política sobre Diversidad Biológica y Servicios de los Ecosistemas (IPBES), en su último informe sobre el estado de la biodiversidad, indicó que muchas especies podrían desaparecer en las siguientes décadas si no se adoptan medidas urgentes, señalando que la pérdida de especies es una amenaza a la seguridad alimentaria y al suministro de agua, empeorando incluso la crisis climática. Los principales factores de la enorme caída de la biodiversidad en los últimos años son los cambios en el uso de tierras -incluida la agricultura y ganadería-, la sobreexplotación (caza y pesca), el cambio climático, la contaminación y las especies invasoras, así como el crecimiento demográfico y sobretodo el consumo desmedido.

La organización World Wildlife Fund (WWF) alertó en el 2019 que en las siguientes décadas dos tercios de los animales en el mundo podrían desaparecer por culpa de las actividades del humano. El reporte fue realizado luego de observar tendencias de 14,512 grupos de 3706 diferentes especies de animales en el mundo. Cada año desde la última década se pierde un 2% de toda la fauna mundial. Naciones Unidas anticipa una aceleración rápida e inminente de los niveles de extinción de especies, entre decenas y centenares de veces más elevada que el promedio de los últimos 10 millones de años. En los últimos 500 años han desaparecido al menos 680 especies de vertebrados y en próximas décadas puede que la amenaza crezca entre 500 mil y un millón de especies entre animales y vegetales.

Estamos presenciando actualmente una de las peores catástrofes que pudiéramos imaginar, los incendios forestales en Australia han cobrado la vida hasta los últimos cálculos de aproximadamente 1000 millones de animales, la pérdida de biodiversidad quizá sea irreparable, y esto debido al aumento de temperatura que se ha registrado, acompañado de una larga sequía y del viento que los ha propagado básicamente. Hemos visto imágenes de infierno en los medios de comunicación de canguros, koalas, aves, mamíferos, reptiles, unos calcinados otros huyendo desesperados de sus hábitats. Esos hábitats que la actividad del hombre está destruyendo y que todos son responsables, desde los gobiernos, las empresas y la sociedad.

Este 2020 es crucial para el futuro del planeta y para el de millones de animales, se llevará acabo la celebración del congreso mundial de la UICN en Francia, la cumbre en China sobre biodiversidad y nuevamente la COP26, esta vez en la ciudad de Londres.

Es por estos motivos que todos los activistas animalistas debemos sumarnos a los movimientos de protesta contra el cambio climático, involucrarnos en el tema, hacer campañas, informar a la población, denunciar el excesivo cambio de uso de suelos y deforestaciones de hábitats, así como oponerse a proyectos que contribuyan al calentamiento global. Aliarnos con otras organizaciones ambientales y sobretodo, exigir a los gobiernos que elaboren y cumplan en sus países legislaciones y políticas públicas para el cuidado de la biodiversidad, ya que una de las principales soluciones al cambio climático está en cuidar y cultivar la biodiversidad y de esa forma evitemos siga la extinción de miles de animales.


**Entre las especies que desaparecerán en los próximos años se encuentran los elefantes, tigres, leopardos, jaguares, gorilas de montaña, orangutanes de Borneo, diversos tipos de tortugas y tiburones, mantarrayas, osos panda y evidentemente osos polares, pingüinos, leones marinos entre otros de una larga lista.**

Necesitamos tu apoyo

AnimaNaturalis existe porque miles de millones de animales sufren en manos humanas. Porque esos animales necesitan soluciones. Porque merecen que alguien alce la voz por ellos. Porque los animales necesitan cambios. Porque en AnimaNaturalis queremos construir un mundo más justo para todos.

Las donaciones puntuales y periódicas de nuestros socios y socias son la principal fuente de nuestros fondos.

Necesitan tu ayuda

Sólo tus donaciones nos permiten continuar trabajando por los animales.

Apoya nuestro trabajo por los animales

Actúa por los Animales

Recibe nuestras alertas de accción en tu correo.