Muere otro toro ahogado en los "Bous a la Mar" en Dénia

Tal como ya ocurrió en 2012, Este año otro toro ha muerto ahogado en Dénia, en la festividad anual de “bous a la mar”.

Muere otro toro ahogado en los "Bous a la Mar" en Dénia

Tal como ya ocurrió en 2012, Este año otro toro ha muerto ahogado en Dénia, en la festividad anual de “bous a la mar”.  En esta tradición, los mozos del pueblo persiguen y arrojan a los toros a la bahía, y nunca ha estado exento de accidentes. El toro cayó al agua enredado en las ropas de lo que la prensa a calificado como “un chico corpulento”. Aunque los organizadores siguen insistiendo que no existe maltrato animal o sufrimiento de ningún tipo para los toros, este tipo de situaciones se están repitiendo continuamente en los últimos años.

En 2012, también un toro perdió la vida en situaciones similares, y cada año se han acumulado denuncias acerca de los golpes, estrés y desesperación mostrada por los animales usados en esta tradición.

Probablemente este tipo de fiestas tuvo su sentido en el medioevo, donde los mozos tenían la obligación de mostrar su valía con actos absurdos de hombría como este”, explica Aïda Gascón, Directora de AnimaNaturalis en España. “La pregunta que debemos hacernos es si una cosa así tiene sentido hoy en día... se puede decir mucho, pero lo único que es evidente es el dolor y sufrimiento de animales inocentes”, agrega.

Organizaciones como AnimaNaturalis seguiremos luchando a diario para que las llamadas tradiciones de sangre o crueles sean erradicadas de la cultura española. Muertes como la de hoy pueden ser evitadas, así como todos los accidentes que acumula este tipo de festividades a lo largo de la historia.

¡Protesta ya!

Manda AHORA MISMO una carta de protesta al Ayuntamiento de Dénia para pedir que no permita nunca más este tipo de festejos. 

Envía tu carta a pciutadana@ayto-denia.es o a través del Servicio de Quejas y Sugerencias del Ayuntamiento de Dénia en este enlace

A la autoridad competente, 

Hoy su ciudad es noticia por un trágico suceso como ha sido la muerte de una vaca que había sido obligada a participar en sus fiestas y costumbres. 

Utilizar animales vilmente con el único fin de divertirse y perpetuar tradiciones a costa del sufrimiento de un animal inocente, es una costumbre cruel e inmoral. Todas las sociedades humanas, durante su camino hasta la verdadera civilización, han pasado por  períodos en los que se torturaba de manera supuestamente ritual o por mero entretenimiento. Este tipo torturas eran infligidas tanto a humanos como a animales. 

Hoy día, existen una gran cantidad de estudios científicos que demuestran que los animales sufren física y psíquicamente, entre los cuales, sólo por mencionar uno entre tantos, les cito el referido a los toros, hecho  por el Catedrático de Ciencia Veterinaria de la Universidad Autónoma de Barcelona, Javier Manteca. 

Por la sencilla razón de que el toro sufre (cosa obvia, pero científicamente demostrada), su tradición es moralmente injustificable. Pero este no es el único planteamiento que deberían cuestionarse, no hay cosa más degradante que la tortura como espectáculo lúdico, no hay cosa que nos haga más indiferentes al dolor ajeno que familiarizarnos con la tortura por placer. Por lo tanto, desde esta óptica, moralmente su tradición es doblemente injustificable.

Puede que ustedes crean que su tradición de hacer que los toros caigan al mar sea una expresión antropológica de su identidad cultural como pueblo y que ustedes han mantenido una tradición milenaria. Afortunadamente, no todos los pueblos y ciudades han hecho como ustedes, y muchas cosas que eran tradicionales y formaban parte de los patrones culturales convencionales, han sido erradicadas. Por suerte ya no hay ejecuciones públicas, ya no se quema a personas acusadas de herejes, ya no se opera sin anestesia, etc...

La única vía por la cual los pueblos se han civilizado, ha sido abandonando sus costumbres crueles.

Su fiesta es por definición cruel, bárbara, embrutecedora,... pero además incita a los seres humanos a actuar de forma temeraria y a correr riesgos innecesarios delante un toro enloquecido de miedo.  No pueden negar que ha habido otros accidentes tan graves, como evitables, y que lo ocurrido hoy en Dénia era algo que ya tardaba en suceder. Esta tragedia ha dado hoy la vuelta por toda España, y nos hace sentir profundamente avergonzados a muchísimos españoles.

Por favor, no tomen estas palabras como algo en contra de su ciudad, más bien piensen que una Dénia más civilizada es una Dénia mejor y que una ciudad hermosa como la suya, no tiene ninguna necesidad de mostrar al mundo una imagen tan vergonzosa de España.

Cordialmente,

Necesitan tu ayuda

Sólo tus donaciones nos permiten continuar trabajando por los animales.

Apoya nuestro trabajo por los animales

Actúa por los Animales

Recibe nuestras alertas de accción en tu correo.