Decenas de animales heridos por el fuego destrozan huertos y cosechas

Por el monte deambulan estos días decenas de caballos y vacas que intenta moverse apoyados en sus rodillas, porque sus pezuñas están quemadas. Buscan los pastos y el agua que las llamas les han arrebatado y, en su deambular por las carreteras, exhaustos y desorientados, caen en las trampas que durante estos días les ha preparado el fuego.

Decenas de animales heridos por el fuego destrozan huertos y cosechas en busca de alimento

Vigo, 15 ago. (COLPISA, Antonio Ojea).
Con los incendios prácticamente extinguidos, el fuego no ha desaparecido del monte gallego. Bajo la capa de ceniza y restos calcinados se mantiene, en muchos puntos, un fuego latente que descubren continuamente los animales que pretenden regresar a sus pastos o a aquello que un día fue su hábitat.
Por el monte deambulan estos días decenas de caballos y vacas que intenta moverse apoyados en sus rodillas, porque sus pezuñas están quemadas. Buscan los pastos y el agua que las llamas les han arrebatado y, en su deambular por las carreteras, exhaustos y desorientados, caen en las trampas que durante estos días les ha preparado el fuego.
En muchos de esos animales pueden verse ahora las heridas y quemaduras que les provocaron las llamas. Otros, no se sabe si quizá más ‘afortunados’, aparecen muertos con los cuerpos hinchados por efecto del fuego, o con síntomas de haber sucumbido a heridas provocadas en su desesperada huida por las llamas o los golpes recibidos entre las peñas y el ramaje.
Esos caballos y vacas que pastaban libremente por los montes no son completamente salvajes, tienen dueños que ahora tratan de agruparlos, recontarlos y rescatar a las crías que por estas fechas solían reunir en los ‘curros’ para raparles las crines, recontarlos y marcar a los ejemplares jóvenes, de apenas tres o cuatro meses.

Cosechas arruinadas

Pero la desaparición de la vegetación provoca otros problemas, porque los animales salvajes y el ganado mostrenco empiezan a buscar alimento en huertos y explotaciones agrícolas salvadas de las llamas. Jabalíes, corzos, caballos y otras reses destrozan muchas superficies cultivadas y arruinan cosechas, sobre todo maíz y otros cereales.
Un sector productivo que estaba cobrando un notable auge, la apicultura, se ha visto también muy afectado y son centenares las colmenas destruidas. También las abejas y otros insectos están ‘desconcertados’ y aparecen en zonas no habituales, a la busca de nuevos medios de subsistencia. Reptiles, aves y anfibios son también víctimas de esta catástrofe, aunque de momento su sufrimiento no sea tan evidente.
También se empieza a notar la repercusión de los incendios en el agua de embalses y acuíferos. Así lo hizo notar la ministra de Medio Ambiente, Cristina Narbona, en su visita a Galicia, durante una reunión con ecologistas y con el responsable de Medio Ambiente de la Xunta. Los corrimientos de tierra calcinada –cuando hagan su aparición las anunciadas lluvias- y el deslizamiento de las cenizas podrían contaminar acuíferos, ríos y embalses, y dar matar especies acuícolas, incluso en las rías.

Necesitan tu ayuda

Sólo tus donaciones nos permiten continuar trabajando por los animales.

Apoya nuestro trabajo por los animales

Actúa por los Animales

Recibe nuestras alertas de accción en tu correo.