¿Alguna vez ha pensado en la cantidad de perros y gatos que se sacrifican anualmente en Puerto Rico tras ser abandonados por sus dueños? Ciento treinta y tres mil es la respuesta.

¿Alguna vez ha pensado en la cantidad de perros y gatos que se sacrifican anualmente en Puerto Rico tras ser abandonados por sus dueños?

Ciento treinta y tres mil es la respuesta.

Sí, leyó bien. A más de 100 mil perros y gatos les aplican la eutanasia cada año, según estadísticas extraoficiales de Maritza Rodríguez, presidenta de la Junta de Directores del albergue de la Humane Society en Guaynabo.

Y éstos son sólo los que son “puestos a dormir” en los cinco centros de Control de Animales municipales que existen y los tres albergues.

“Cada uno de nosotros recibe entre 15 y 20 animales al año. Si sacamos números, como unos 135 mil anuales son recibidos en nuestras instalaciones, de los cuales el 98 por ciento es sacrificado. Es un número astronómico. De ésos, sólo un dos o tres por ciento se pone en adopción”, comentó Rodríguez.

“Todos los albergues de este país vivimos en esta cruda realidad (bombardeo de animales abandonados o entregados en sus instalaciones). Los sacrificamos no porque no sean adoptables, es que no tenemos espacio para el volumen que recibimos”, agregó Rodríguez mientras relataba que muchos dueños de animales los dejan en los albergues sabiendo que serán sacrificados.

“Saben que se van a poner a dormir y no les importa. Los dejan comoquiera a pesar de que les decimos que en dos o tres semanas tendremos espacio para ellos y podrán estar con nosotros hasta que los adopten”, relató Rodríguez de su experiencia.

La defensora de los animales también contó que otros dueños de animales, por no pagar los $20 que cuesta dejarlos en los “refugios” o albergues, prefieren tirarlos a la calle o dejarlos en centros comerciales.

“Algunos no quieren pagar el fee por dejarlos en el albergue. Otros, simplemente piensan que si los dejan en centros comerciales o en escuelas la gente los va a recoger. Hay que ser honestos: eso no sucede. Hacen eso creyendo que así no se van a morir y lo hacen peor porque o las perreras (centros de control) los recogen o, peor aún, los carros los atropellan. Los dejan a una muerte lenta”, agregó Rodríguez.

Para Rodríguez, la razón primordial por la cual se sacrifican tantos animales al año en Puerto Rico, más que la recesión económica que ha catapultado el abandono de animales en los últimos meses, es por la cultura de control en vez de la de esterilización.

“La esterilización no se conoce mucho aquí. Por más de 50 años hemos estado eutanizando animales. ¿Ha servido de algo? No. Seguimos teniendo el mismo problema”, dijo Rodríguez.

Aparte de que hay poca disposición de las autoridades para imponer la esterilización como un modo de control de la población de animales, los mitos que existen en las personas hacen más difícil establecer la medida.

“Las personas creen muchas cosas. Es una falacia que la esterilización pone gordas a las mascotas, o que las ponga agresivas. Tampoco es cierto que un perro guardián vaya a dejar de defender a su pack”, puntualizó la protectora de animales.

Lejos de causar problemas, Rodríguez aseguró que la esterilización les trae muchos beneficios a los propios animales, como prevención de cáncer de mamas, matriz y próstata. Además, aseguró, se vuelven más hogareños, evitando así las escapadas y el que se pierdan.

De la mala economía que se vive en la Isla, Rodríguez aceptó que ha sido también un factor, pero enfatizó en los valores de los dueños.

“La economía ha empeorado la situación, pero sobre todo, en muchos casos la falta de voluntad de los dueños para quedarse con ellos es mayor. No buscan opciones y prefieren que los maten dejándolos en centros comerciales y carreteras”, puntualizó.

Otra solución al problema de la sobrepoblación es la adopción de animales. Sin embargo, sólo un dos o tres por ciento de los animales abandonados encuentran hogar, muchas veces porque las personas prefieren comprar un perro de raza.

“La única diferencia entre un perro sato y uno de raza es que con el de raza sabes cómo será físicamente y cómo será su temperamento”, aseguró.

Tomado de Primera Hora

 
----

La sobrepoblación de animales de compañía y el abandono son la principal causa del abarrotamiento de los refugios y de la desgracia de millares de perros y gatos al año. Pero podemos manejarlo, con tres sencillos pasos: adoptar, cuidar, esterilizar.

Amor en tres pasos: Adopta, Cuida, Esteriliza

Necesitan tu ayuda

Sólo tus donaciones nos permiten continuar trabajando por los animales.

Apoya nuestro trabajo por los animales

Actúa por los Animales

Recibe nuestras alertas de accción en tu correo.