Actualmente, el confinamiento de las cerdas en estado de gestación en jaulas individuales es una práctica común en la producción porcina de los EE.UU, a pesar de que recientemente ha surgido una corriente entre la industria, los minoristas y las legislaturas que están eliminando gradualmente el uso de jaulas de gestación. Eso se debe en parte a los numerosos problemas de bienestar que padecen las cerdas enjauladas, incluyendo comportamientos estereotipados, elevado riesgo de infecciones en el tracto urinario, debilitamiento de los huesos, crecimiento desmesurado de las pezuñas, cojera y restricciones conductuales. Un gran número de pruebas científicas confirman que las jaulas de gestación hacen que el bienestar se vea muy reducido. Esta es una recopilación de las declaraciones de algunos científicos dedicados al bienestar animal, veterinarios y otros expertos.

En una carta al director publicada en la revista "Journal of the American Veterinary Medical Association", Brenda K. Forsythe resumió la cuestión del uso de las jaulas de gestación y de su impacto en el bienestar de las cerdas, incluyendo en su salud. Escribió:

El argumento es que hacinar durante meses a seres inteligentes y sensibles en un espacio tan reducido que ni tan siquiera les permite girarse es una crueldad, y eso es algo con lo que estoy de acuerdo. La mayoría de los veterinarios condenan el almacenamiento de animales pequeños en las operaciones de cría de cachorros, así que explíqueme algo: ¿cómo es posible que el confinamiento extremo de otros seres sintientes esté más aceptado entre la comunidad veterinaria?

Existe una gran cantidad de bibliografía científica que demuestra los efectos negativos en el bienestar porcino derivados del confinamiento en jaulas de gestación. Los cerdos enjaulados desarrollan estrés crónico, que se manifiesta en un aumento de concentración de cortisol si se compara con las cerdas jóvenes alojadas en compartimentos que les permiten girarse. Si lo comparamos con las cerdas alojadas en grupo, el bienestar de las que se encuentran en jaulas individuales se ve comprometido en varios indicadores de bienestar, incluyendo comportamientos estereotipados, agresiones y peso corporal. 1 

Bernard E. Rollin, Profesor Universitario Emérito, Catedrático de Filosofía, Catedrático de Ciencias Animales y Catedrático de Ciencias Biomédicas por la Universidad Estatal de Colorado, Fort Collins, Colorado (EE.UU).

“Después de haber visitado y estudiado minuciosamente los ejemplos de todos los sistemas contemporáneos utilizados en la cría de animales en situación de confinamiento, ya sean aves de corral, terneros, ganado vacuno o porcino, puedo decir sin vacilar que las jaulas de gestación son el ejemplo más atroz de la aplicación de los métodos industriales a la producción animal. Pese a que todos estos sistemas violan la naturaleza física y psicológica de los animales (lo que llamo telos, tal y como decía Aristóteles), las jaulas de gestación se convierten en lo peor de un serie de malas prácticas cuando introducimos en el cómputo la inteligencia porcina, la complejidad de su comportamiento en condiciones naturales y el grave truncamiento de este en los establos, incluyendo un simple cambio de postura. He sido testigo de primera mano de la respuesta de gente normal frente a su primera experiencia con estas jaulas, y he visto cómo eminentes académicos salían de una porqueriza sin tratar de ocultar sus lágrimas. También he visto un establo para puercas con sistema abierto situado literalmente al lado de otro con compartimentos, y he observado las extraordinarias diferencias en su comportamiento. Mientras que los animales enjaulados se mostraban miedosos, asustadizos y reticentes a acercarse a los humanos, además de mostrar una clara expresión de enfado, las de los establos abiertos eran amigables, curiosas y querían explorarlo todo, hasta el punto de que una puerca comenzó a comerse la corbata que yo llevaba puesta.”2 

Comité Veterinario Científico de la Comisión Europea

  • “La forma en que se comportan las cerdas cuando se coloca a las cerdas en un corral pequeño indica que rechazan el confinamiento. Si se les ofrece la oportunidad, abandonan el espacio en el que están confinadas y suelen resistirse si se les obliga a volver.”3 
  • “Un gran número de autores ha denunciado que muchas de las cerdas confinadas en compartimentos o atadas muestran estereotipias, es decir, secuencias repetitivas de movimientos que no tienen un objetivo obvio, tales como el mordisqueo de barrotes, masticación en vacío, presión contra el bebedero, sacudidas de cabeza, patrones repetitivos de ruidos en el comedero y enrollamiento de la lengua.” 4 
  • “Las estereotipias son conductas características de las cerdas confinadas en un espacio reducido, típicamente en compartimentos o atadas, atrapadas en un entorno de reducida complejidad que les ofrece pocas posibilidades de controlar sus interacciones con los diversos aspectos de dicho entorno.”5 
  • "A menudo los granjeros comentan que sus cerdas, que se encuentran contenidas en pequeños compartimentos o atadas, pasan la mayor parte del día tumbadas. Dado que la falta de actividad y de respuesta indica un comportamiento anormal, las cerdas pueden estar depresivas en sentido clínico. Además, se evidencia un bienestar muy bajo. Algunas cerdas muestran este comportamiento anormal en lugar de las estereotipias, y existe una correlación cerebral entre ambos tipos de alteraciones conductuales."6 
  • “Otra consecuencia de la falta de ejercicio en cerdas encerradas y atadas deriva en un menor grado de utilización de su sistema cardiovascular. Esto es algo significativo, puesto que se le diagnostican problemas cardiovasculares a muchos de los cerdos que mueren durante su transporte.”7 
  • "Sugerencia: Puesto que en general el bienestar parece incrementarse cuando las cerdas no se encuentran confinadas durante el proceso de gestación, es preferible mantenerlas grupos.”8 
  • "Las cerdas que se encuentran en grupos "se ejercitan más, tienen mayor control sobre su entorno, más oportunidades de llevar a cabo interacciones sociales de forma normal y un mayor potencial a la hora de aprovechar la oportunidad de agarrar o manipular materiales... Como consecuencia, las cerdas agrupadas muestran un menor grado de anormalidades en el desarrollo óseo y muscular, un comportamiento más natural y son menos propensas a las respuestas fisiológicas extremas, además de presentar menos infecciones urinarias asociadas con la inactividad y una mejor salud cardiovascular.”9 

Temple Grandin, Profesor Asociado del Departamento de Ciencia Animal de la Universidad Estatal de Colorado, en Fort Collins (Colorado), EE.UU.

  • "Las jaulas de gestación para cerdos suponen un verdadero problema... Básicamente le estamos pidiendo a una cerda que viva en una butaca... Creo que es algo que tiene desaparecer de forma gradual.”10 
  • “En las jaulas de gestación las cerdas no pueden darse la vuelta. No pueden vivir de esa forma toda su vida.”11 
  • "Según el periódico The Washington Post : “En unas declaraciones realizadas ayer, McDonald's aplaudió la decisión de la compañía Smithfield  de eliminar gradualmente el uso de jaulas de gestación, anunciada el 25 de enero de 2007, alegando que estaba en la línea de los consejos recibidos, en particular, por parte de la miembro de la comisión Temple Grandin, autora e importante experta en el bienestar animal.
    Las vidas de las cerdas que son seleccionadas para criar en la mayor parte de los grandes establecimientos en que se encuentran los cerdos de destete se impregnan muy pronto de un entorno artificial, y poco después acaban en jaulas para sus gestaciones cuatrimestrales. Según Grandin, las cerdas más productivas pasarán varios años en las jaulas y tendrán entre cinco y ocho camadas. Sin embargo, dado que las cerdas se hacen cada vez más grandes y dejan de caber en las jaulas, acaban siendo sacrificadas o forzadas a vivir en condiciones que las obligan a dormir solo sobre su pecho, en vez de hacerlo de lado, como harían normalmente."12
  • “¿Sabe? He estado trabajando en la industria durante 35 años, y actualmente tenemos a muchos jóvenes que solo conocen los compartimentos para cerdas, nada más. No obstante, en los años 70 todas las cerdas vivían en establos y estaban bien... Y Smithfield cambió esto y las cosas han funcionado bien.”13 

Michael C. Appleby, Miembro del Consejo para el Bienestar de los Animales de Granja, organismo independiente de consulta establecido por el gobierno británico.

"Las jaulas y las ataduras son un desafío para el bienestar de las cerdas, puesto que restringen considerablemente el movimiento. En concreto, no les permite rebuscar en la comida, un componente conductual muy importante en estos animales a los que se les restringe el alimento. La frustración de los instintos de búsqueda da lugar a menudo a comportamientos estereotipados, que se interpretan generalmente como indicadores de un bienestar reducido. También existen problemas de bienestar entre los animales que se alojan en grupos, tales como la agresión; sin embargo estos problemas suelen ser fáciles de manejar, mientras que los problemas derivados de las jaulas y las ataduras están más integrados en el sistema.”14

John Webster, Miembro Investigador Senior y Catedrático Emérito de Ganadería del Departamento de Ciencias Clínicas Veterinarias por la Universidad de Bristol (Reino Unido)

  • “El confinamiento de las cerdas durante el embarazo, especialmente en compartimentos individuales o atadas, puede ser frío, incómodo y perjudicial, e impone severas restricciones al comportamiento natural.”15 
  • “Afirmar que los compartimentos para cerdas son buenos para su bienestar pues las protegen de posibles heridas provocadas por peleas... es sostener que es aceptable prevenir un patrón de comportamiento no deseado mediante la restricción de toda forma de comportamiento. Sería tan válido como afirmar que las cárceles serían mucho más prácticas si los presos estuvieran de forma permanente sometidos a un confinamiento solitario.”16 
  • Las unidades al aire libre, con arcas bien diseñadas y en buen estado de mantenimiento responden la mayor parte del tiempo a las necesidades psicológicas y conductuales básicas de las cerdas... Además, a diferencia de los confinadas en compartimentos, estos [cerdos al aire libre] pueden encontrar respuesta a la más vital de sus necesidades conductuales, que no es ni más ni menos que el poder actuar de forma que puedan sentirse bien (o al menos mejor).”17 
  • "Las cerdas confinadas en compartimientos sufren abuso, según las llamadas Cinco Libertades: 
  1. carencia de satisfacción oral; 
  2. carencia de un lugar cálido y de comodidad física; 
  3. dolor y debilidad causada por lesiones, debilidad muscular y osteoporosis; 
  4. estereotipias relacionadas con el estrés; 
  5. negación casi total de la posibilidad de mantener un comportamiento normal (por ejemplo, asearse o estirar sus miembros). 

Aquellos países que aún permiten el confinamiento en compartimentos o bien no han revisado los hechos o han elegido no prestarle atención a los detalles de violación del bienestar enumerados en la lista anterior. Por supuesto, esto no es una decisión científica sino política. Cuando exista la suficiente presión por parte de la opinión pública como para convencerlos y hacerles ver que esto es injusto, cambiarán de opinión. Eso es lo que hacen los políticos.”18

Donald M. Broom, Catedrático de Bienestar Animal en el Departamento de Medicina Veterinaria por la Universidad de Cambridge (Reino Unido)

  • “… el confinamiento de cerdas en compartimentos situados unos cerca de los otros o atadas es uno de los ejemplos más extremos de crueldad infringida a un animal. Dura la mayor parte de sus vidas y es mucho peor que golpear fuertemente a un animal o que la mayor parte de los experimentos de laboratorio.”19 
  • "Las cerdas confinadas o atadas no tienen la oportunidad de ejercitarse. Como consecuencia, sus músculos y sus huesos son muy débiles comparados con los de las cerdas que pueden moverse."20 
  • "Las cerdas confinadas no pueden asearse con normalidad (van Putten, 1977) y pueden experimentar dificultades de termorregulación. Además se les alimenta con poca cantidad de comida y de forma irregular, no pueden interactuar de forma normal con otras cerdas y tampoco pueden alejarse de la gente o de otros estímulos que representen para ellas un peligro. Una de las respuestas dealgunos animales ante este tipo de situaciones en las que el individuo apenas posee control sobre su entorno es mostrar estereotipias tales como el mordisqueo de barrotes, la manipulación de las cadenas que las atan o del bebedero, la masticación en vacío..."21

Comisión de Pew sobre la Producción Industrial de Animales del Granja

  • Después de repasar la bibliografía, de visitar las instalaciones de producción y de escuchar a los propios productores, la Comisión considera que los sistemas más intensivos de confinamiento, como los... compartimentos de gestación para cerdas... provocan que el animal no pueda moverse de forma normal y suponen un trato cruel.22 
  • Las prácticas que restringen el movimiento natural, tales como las jaulas de gestación de cerdas, provocan altos niveles de estrés en los animales y amenazan su salud, algo que puede convertirse en una amenaza para la salud humana.23 
  • La Comisión recomienda la eliminación progresiva, en el plazo de diez años, de todos los sistemas intensivos del confinamiento que restrinjan el movimiento natural y los comportamientos normales, incluyendo las jaulas de gestación de los cerdas.24 

Ian Duncan, Presidente Emérito de Bienestar Animal en la Universidad de Guelph, en Ontario (Canadá)

“En mi opinión, encerrar en jaulas de gestación a las cerdas durante la mayor parte de su embarazo es una de las formas de confinamiento más crueles ideadas por la humanidad. Las cerdas son animales inteligentes y curiosos que en situaciones normales se dedican a mordisquear, hurgar y explorar su entorno. Cuando se crían de forma extensiva se comportan tal y como son y desarrollan una gran vida social. Todo esto se les niega en las jaulas de gestación, y lo que les provoca una enorme frustración.”25

Referencias

1 Forsythe BK. 2003. Solicita la revisión de la resolución de AVMA sobre las jaulas de gestación. Journal of the American Veterinary Medical Association 223 (1): 42.

2Correspondencia privada con Bernard E. Rollin, Profesor Universitario Emérito, Catedrático de Filosofía, Catedrático de Ciencias Animales y Catedrático de Ciencias Biomédicas por la Universidad Estatal de Colorado, localizada en Fort Collins, Colorado (EE.UU). 

3 Comité Científico Veterinario, División de Bienestar Animal 1997. El bienestar de los cerdos en sistemas intensivos. Para la Comisión Europea, pág. 87. http://ec.europa.eu/food/fs/sc/oldcomm4/out17_en.html [en]. Consultado el 19 de mayo de 2008.

4 Comité Científico Veterinario, División de Bienestar Animal 1997. El bienestar de los cerdos en sistemas intensivos. Para la Comisión Europea, pág. 88. http://ec.europa.eu/food/fs/sc/oldcomm4/out17_en.html [en]. Consultado el 19 de mayo de 2008.

5 Comité Científico Veterinario, División de Bienestar Animal. 1997. El bienestar de los cerdos en sistemas intensivos. Para la Comisión Europea, pág. 88. http://ec.europa.eu/food/fs/sc/oldcomm4/out17_en.html [en]. Consultado el 19 de mayo de 2008.

6 Comité Científico Veterinario, División de Bienestar Animal. 1997. El bienestar de cerdos intensivo guardados. Para la Comisión Europea, pág. 90. http://ec.europa.eu/food/fs/sc/oldcomm4/out17_en.html [en]. Consultado el 19 de mayo de 2008.

7 Comité Científico Veterinario, División de Bienestar Animal 1997. El bienestar de los cerdos en sistemas intensivos. Para la Comisión Europea, pág. 95. http://ec.europa.eu/food/fs/sc/oldcomm4/out17_en.html [en]. Consultado el 19 de mayo de 2008.

8 Comité Científico Veterinario, División de Bienestar Animal. 1997. El bienestar de los cerdos en sistemas intensivos. Para la Comisión Europea, pág. 97. http://ec.europa.eu/food/fs/sc/oldcomm4/out17_en.html [en]. Consultado el 19 de mayo de 2008.

9 Comité Científico Veterinario, División de Bienestar Animal 1997. El bienestar de los cerdos en sistemas intensivos. Para la Comisión Europea, pág. 97. http://ec.europa.eu/food/fs/sc/oldcomm4/out17_en.html [en]. Consultado el 19 de mayo de 2008.

10 Grandin T. 2006. Comentarios de Temple Grandin el 9 de enero, en el Columbus Circle de Manhattan, 10 Columbus Circle, Nueva York, NY.http://nycanimalrights.com/Temple Grandin Animals inTranslation.htm. Consultado el 20 de septiembre de 2012.

11 Karczewski J. 2012. El debate de la jaula. Meat & Poultry [carne y aves de corral], septiembre.

12 Kaufman M. 2007. El mayor productor de carne porcina a favor de eliminar las jaulas: La empresa Smithfield (Virginia) está a favor de acabar con la práctica de mantener cerdas preñadas en pequeñas jaulas. The Washington Post, 26 de enero, pág. A06. www.washingtonpost.com/wp-dyn/content/article/2007/01/25/AR2007012501785.html [en]. Consultado el 9 de octubre de 2012.

13 Shinn P. 2007. Un experto en bienestar animal insta a los consumidores a un mayor compromiso. Brownfield Network, 2 de enero. http://archive.brownfieldagnews.com/3C5E1575-D0FD-2904-8F85344E0A291BA3 [en]. Consultado el 9 de octubre de 2012.

14 Appleby MC. 2005. Desafíos en el bienestar de los recintos para cerdas. Journal of the American Veterinary Medical Association 226 (8):1334-6.

15 Webster J. 2005. Bienestar animal: Limping Towards Eden [sin traducción al español], (Oxford, Reino Unido: Blackwell Publishing, pág. 112). 

16 Webster J. 2005. Bienestar animal: Limping Towards Eden [sin traducción al español], (Oxford, Reino Unido: Blackwell Publishing, pág. 112). 

17 Webster J. 2005. Bienestar animal: Limping Towards Eden [sin traducción al español], (Oxford, Reino Unido: Blackwell Publishing, pág. 116). 

18 Webster J. 2005. Bienestar animal: Limping Towards Eden [sin traducción al español], (Oxford, Reino Unido: Blackwell Publishing, págs. 116-7).

19Correspondencia privada con D. Broom, Catedrático de Bienestar Animal en el Departamento de Medicina Veterinaria por la Universidad de Cambridge (Reino Unido) 7 de octubre de 2012.

20 D.M. Broom y A.F. Fraser. 2007. Comportamiento y Bienestar de Animales Domésticos, 4ª edición (Wallingford, Reino Unido.:: CABI, pág. 274).

21 D.M. Broom y A.F. Fraser. 2007. Comportamiento y Bienestar de Animales Domésticos, 4ª edición (Wallingford, Reino Unido.:: CABI, pág. 275).

22 Comisión de Pew sobre la Producción Industrial de Animales del Granja. 2008. Poniendo la carne en el asador: la producción industrial de animales de granja en Estados Unidos. www.ncifap.org/_images/PCIFAPFin.pdf [en]. Consultado el 9 de octubre de 2012.

23 Comisión de Pew sobre la Producción Industrial de Animales del Granja. 2008. Poniendo la carne en el asador: la producción industrial de animales de granja en Estados Unidos. Resumen ejecutivo. www.ncifap.org/_images/PCIFAPSmry.pdf [en]. Consultado el 9 de octubre de 2012.

24  Comisión de Pew sobre la Producción Industrial de Animales del Granja. 2008. Poniendo la carne en el asador: la producción industrial de animales de granja en Estados Unidos. Resumen ejecutivo. www.ncifap.org/_images/PCIFAPSmry.pdf [en]. Consultado el 9 de octubre de 2012.

25 Correspondencia privada con I. Duncan, Presidente Emérito de Bienestar Animal en la Universidad de Guelph, en Ontario (Canadá), 7 de octubre de 2012.

Fuente: The Human Society of the United States

Traducción de Laura Martín Bernal para AnimaNaturalis

 

24 agosto 2013