Este martes 15 a las 4pm en la sala de prensa del Senado radicaremos el proyecto de ley para acabar, al año 2024, con la exportación marítima de animales vivos para su producción y sacrificio. Esta actividad es el peor escenario de crueldad con los animales en Colombia y en otras partes del mundo.

No más barcos de la muerte

Este martes 15 a las 4pm en la sala de prensa del Senado radicaremos el proyecto de ley para acabar, al año 2024, con la exportación marítima de animales vivos para su producción y sacrificio. Esta actividad es el peor escenario de crueldad con los animales en Colombia y en otras partes del mundo, tal como lo documentó recientemente el programa “Los Informantes”, con la participación de las organizaciones Animals International y AnimaNaturalis Internacional.

La exportación de animales vivos hacia Oriente Medio es una práctica cruel e innecesaria. Durante el transporte, que puede durar hasta 30 días, los animales padecen hacinamiento, privación de agua y alimento, enfermedades, fracturas y muerte por aplastamiento. Los excrementos pueden alcanzar hasta un metro de altura, lo que hace que los animales se cubran de sus propias heces; incluso, que mueran ahogados, asfixiados, por infecciones, o por la contaminación del agua y la comida.

Además, los países importadores como Líbano, Iraq, Egipto y Jordania, hacia donde Colombia exporta, no cuentan con leyes de bienestar animal. Por esta razón, los animales son víctimas de toda suerte de violencias. Al respecto, se han documentado procesos de desembarque sin rampas, prácticas de tortura como el corte de tendones y la extracción de ojos estando los animales conscientes, y la matanza sin aturdimiento previo.

Esta actividad comercial también es innecesaria, puesto que puede reemplazarse por la exportación de carne refrigerada. De hecho, Colombia exporta carne en canal y los países importadores de Oriente Medio importan carne congelada. Las razones por las que esta actividad continúa son: la demanda de “carne fresca”, aunque los sistemas de refrigerado permiten garantizar esta calidad; y la práctica halal, pese a que en Colombia también existe esta práctica certificada. Por lo tanto, no hay justificación para seguir sometiendo a miles de animales vivos al calvario de la exportación por vía marítima.

El propósito del proyecto de ley es acabar con esta práctica comercial, cruel e innecesaria, en un período máximo de cuatro años, sin afectar la exportación de carne refrigerada o en canal. De este modo, Colombia iría expandiendo sus consideraciones sobre el bienestar animal, de conformidad con la legislación nacional y el mandato constitucional de protección a los animales.

Necesitamos tu apoyo

AnimaNaturalis existe porque miles de millones de animales sufren en manos humanas. Porque esos animales necesitan soluciones. Porque merecen que alguien alce la voz por ellos. Porque los animales necesitan cambios. Porque en AnimaNaturalis queremos construir un mundo más justo para todos.

Las donaciones puntuales y periódicas de nuestros socios y socias son la principal fuente de nuestros fondos.

Necesitan tu ayuda

Sólo tus donaciones nos permiten continuar trabajando por los animales.

Apoya nuestro trabajo por los animales

Actúa por los Animales

Recibe nuestras alertas de accción en tu correo.