El juez imputa al guardia urbano que disparó a la perra Sota

La muerte a tiros de una perra en Barcelona incendió las redes sociales y movilizó a más de 3.500 personas. Ahora el Guardia Urbano ha sido citado a declarar.

El juez imputa al guardia urbano que disparó a la perra Sota

La muerte de la perra Sota desató la ira el pasado mes de diciembre de 2018. Este mestizo labrador, que siempre acompañaba a su dueño, el sintecho Tauri Ruusalu, falleció de un disparo en la cabeza en la Gran Vía de Barcelona, muy cerca de plaza España.

Este miércoles, tal como ha avanzado El Periódico, un juez de la ciudad condal ha citado a declarar como imputados para el próximo 1 de julio al agente de la Guardia Urbana responsable de este acto y a su compañero de patrulla. El fallecimiento de Sota está ahora en manos de la justicia. Cabe recordar que el caso incendió las redes sociales y desencadenó protestas y manifestaciones convocadas por grupos animalistas. “Es emocionante comprobar que la injusta muerte de un perro logre movilizar a tantísimas personas. Eso demuestra que los animales no están solos, por fin se les empieza a dar la importancia que se merecen”, afirmó en su día a los medios de comunicación Aïda Gascón , directora de AnimaNaturalis España.

La perra vivía desde hace poco más de un año con Tauri, un trotamundos que se gana la vida vendiendo pulseras y collares en la calle, que él mismo diseña y fabrica. Tauri y Sota se toparon ese día con una patrulla de la Guardia Urbana. Una rutinaria identificación que en este caso acabó a tiros. Las versiones sobre lo ocurrido no coinciden. En el atestado policial constaría que el agente que disparó a Sota lo hizo en defensa propia al verse amenazado por el animal tras morderle en un brazo. Otros testigos afirman, sin embargo, que Sota, una perra acostumbrada a una vida en la calle y cariñosa con todo aquel que se acercaba a ella, no tuvo ninguna reacción violenta cuando esa patrulla policial se acercó a ella y a su dueño y fue ejecutada por uno de los guardias urbanos.

La espontánea respuesta vista en esa concentración de más de tres mil quinientos ciudadanos concentrados en Barcelona que no dudaron en robar horas a su rutina, ocio o vida familiar para manifestarse por la muerte de una perra de la que nunca habían oído hablar y que tampoco sabían existía es un fiel reflejo de los cambios en una sociedad sensible hoy como nunca con todo aquello que atañe y afecta a los animales.

Necesitan tu ayuda

Sólo tus donaciones nos permiten continuar trabajando por los animales.

Apoya nuestro trabajo por los animales

Actúa por los Animales

Recibe nuestras alertas de accción en tu correo.