Fin temporal a la caza comercial de focas en Canadá

Se han recibido numerosos informes sobre vida silvestre que se ha beneficiado del confinamiento causado por el potencialmente mortal COVID-19. Hemos visto fotos de ciervos, osos, zorros retozando en las calles vacías de pueblos y ciudades de varias partes del mundo. Los animales marinos han vivido en un ambiente repentinamente menos perjudicial para ellos.

Fin temporal a la caza comercial de focas en Canadá

Y también se está beneficiando de estos efectos lo que alguna vez fue el problema de abuso de vida silvestre más infame del mundo: la famosa caza comercial de la costa este de Canadá de las focas arpa jóvenes. Todo comenzó hace unos cinco siglos, antes de que Canadá existiera como nación, cuando los primeros colonos europeos en las escarpadas costas de la costa este mataron ballenas, morsas, focas, aves marinas y otras especies marinas, muy abundantes en ese momento, por diversos productos que podían ser vendido en Europa y otros mercados.

Antes del asentamiento europeo, la gente local de las primeras naciones de Beothuk tomaría algunos de esos animales para comida, aceite y ropa. Pero, los colonos europeos vieron grandes ganancias y, con el tiempo y con tecnologías mejoradas, el mercado de vida silvestre llevó a numerosas especies a la extinción o al borde de la extinción.

A causa de la codicia humana la caza de focas continuó sin cesar, deteniéndose sólo para la Segunda Guerra Mundial, cuando los submarinos enemigos armados patrullaban la región y estallaban las batallas. Cuando terminó la carnicería humana de la guerra, se reanudó la carnicería animal. El 16 de marzo de 1964, todo estaba a punto de cambiar cuando el departamento de televisión de la Canadian Broadcasting Corporation emitió una película de un cazador de focas clavando su hakapik (el arma que se utiliza para asesinar focas) en el cráneo de una foca arpa bebé.

La protesta resultante se extendió por todo el mundo, dando origen a varias organizaciones de protección de animales ahora enormes, ya que un público indignado se horrorizó por lo que varias investigaciones in situ revelaron: cómo los cazadores se desplegaban en medio de rebaños de focas y golpeaban furiosos a sus blancos cachorros hasta la muerte. Ya no era el aceite para las lámparas de Europa el producto más lucrativo derivado de las crías muertas; sino el pelaje lanugo (fetal) blanco como la nieve de los recién nacidos, de alrededor de las dos semanas de edad. El pelaje se usó para adornos y baratijas, incluidas, irónicamente, pequeñas imágenes de crías de foca vendidas como recuerdos.

Si bien se tomaron todo tipo de medidas y regulaciones para evitar una nueva extinción, fue lo que muchos vieron como pura brutalidad lo que desencadenó en todo el mundo una condena a un nivel sin precedentes en la historia canadiense, y tal vez incluso mundial.  

Hoy estamos en medio de una amenaza contra otra especie, esta vez somos los animales humanos, y en silencio, la infame caza comercial de focas canadienses de la costa este se ha suspendido, esta vez en nombre del distanciamiento social. 

La caza comercial se ha restringido durante mucho tiempo a las focas lo suficientemente mayores como para haber sido destetadas de la leche materna y comenzar a arrojar el pelo de lanugo, por lo que, según los partidarios de la caza de focas, ya no son focas "bebés". 

La maquinaria de destrucción se ha silenciado un poco. Mientras vencemos al coronavirus, para algunos seres no humanos, hay un poco de alivio. Ojalá dentro de muy poco damos decir que es para siempre.

 

Fuente: Born Free USA

Traducido por Cristina Ibáñez García

Necesitamos tu apoyo

AnimaNaturalis existe porque miles de millones de animales sufren en manos humanas. Porque esos animales necesitan soluciones. Porque merecen que alguien alce la voz por ellos. Porque los animales necesitan cambios. Porque en AnimaNaturalis queremos construir un mundo más justo para todos.

Las donaciones puntuales y periódicas de nuestros socios y socias son la principal fuente de nuestros fondos.

Necesitan tu ayuda

Sólo tus donaciones nos permiten continuar trabajando por los animales.

Apoya nuestro trabajo por los animales

Actúa por los Animales

Recibe nuestras alertas de accción en tu correo.