La UE gasta 71 millones de euros en la promoción de la carne, a pesar de sus compromisos para enfrentar el Cambio Climático

La Unión Europea ha asignado alrededor de 71,5 millones de euros en los últimos tres años en programas que promueven la carne europea, lo que plantea graves preguntas sobre la compatibilidad de estas ayudas y los compromisos mediambientales de la región.

La UE gasta 71 millones de euros en la promoción de la carne, a pesar de sus compromisos para enfrentar el Cambio Climático

La Unión Europea ha asignado alrededor de 71,5 millones de euros en los últimos tres años en programas que promueven la carne europea, lo que plantea graves preguntas sobre la compatibilidad de estas ayudas y los compromisos mediambientales de la región.

La carne y productos lácteos son la industria que más afecta el calentamiento global. Las dietas carnívoras casi duplican la cantidad de emisiones de gases de efecto invernadero que las que quienes sostienen una dieta basada en plantas.

Teniendo en cuenta los compromisos de la UE para combatir el cambio climático, parece contraproducente que la UE esté promoviendo productos alimenticios que se encuentran entre los más perjudiciales para el clima. Uno de los programas cofinanciados por la UE es "What a Wonderful Beef" , que promueve la carne de vacuno española en Hong Kong, Arabia Saudita, Emiratos Árabes Unidos y Vietnam.

La UE contribuye con 1,8 millones de euros, el 80% del presupuesto total de la campaña, y estableció los siguientes objetivos para la campaña: "Aumentar el conocimiento del producto, establecer un alto grado de relevancia del producto, aumentar la preferencia por el producto, aumentar la cuota de mercado de los productos agrícolas y aumentar el número de empresas exportadoras de la Unión".

El sitio web de la campaña enumera los beneficios de comer carne de vacuno, diciendo que es "rico en proteínas y vitaminas que son esenciales para una dieta saludable y equilibrada". El video de la campaña What a Wonderful Beef, financiada por la Unión Europea, muestra vacas de aspecto saludable y hermosas vistas de la campiña española, acompañadas de música promocional optimista. La voz en español recibe subtítulos en chino. En ningún lugar del sitio web o video de la campaña se hace mención del impacto negativo que tiene comer carne en el clima. Por ejemplo, un estudio de 2017, descubrió que si todos los estadounidenses reemplazaran su carne por legumbres, ese país ya estarían cumpliendo entre la mitad y las tres terceras partes de sus objetivos climáticos para 2020.

En 2017, la UE también gastó €17.5 millones en tres programas que promocionan la carne de varios países de la Unión: un programa español-húngaro sobre carne de cabra y oveja; una campaña de cordero alemán-francés-irlandés-Reino Unido; y un programa español-portugués que promueve la carne de conejo. La cifra podría ser mayor, porque algunos nombres de proyectos no especificaron si la carne era uno de los productos promocionados.

De todos los tipos de carne, la de vacuno tiene la huella de carbono más alta, seguida de la carne de otros rumiantes como cabras y ovejas. Un estudio de 2014 sobre el consumo de productos animales en la UE dijo que comer un 50% menos de carne, productos lácteos y huevos reduciría las emisiones de gases de efecto invernadero relacionadas con la agricultura de Europa en un 25 a 40%. Promover los productos lácteos, por lo tanto, tiene un impacto en el calentamiento global. La UE asignó al menos €63 millones de euros en los últimos tres años para promover los productos lácteos y quesos europeos.

Incluso la propia Comisión Europea, en documentos de apoyo para su  estrategia climática a largo plazo, dijo en noviembre pasado que "los cambios moderados en los patrones de consumo de alimentos" hacia menos carne entre los europeos "podrían reducir significativamente las emisiones de la producción agrícola".

La comisión de la UE declinó una oportunidad para comentar sobre este asunto. Sin embargo, puso a disposición una fuente para enviar una declaración por escrito, bajo condición de anonimato. "Todos los productos y sectores agrícolas se tratan de manera equitativa", señala esta declaración, y agrega que los proyectos se seleccionan "en base a un procedimiento estricto y definido" que involucra a las partes interesadas, los estados miembros y los evaluadores externos. "Promover los productos agroalimentarios de la UE y su calidad en la UE y en todo el mundo es importante para la comisión que apoya a los productores en la búsqueda de nuevos mercados y en la difusión de la reputación de sus productos", señala el comunicado.

Ariel Brunner, defensor del medio ambiente en la oficina del grupo de presión natural Birdlife en Bruselas, se opuso a la promoción de productos cárnicos del presupuesto de la UE porque los programas están "completamente ciegos a la sostenibilidad de la misma". "Estamos promoviendo las exportaciones europeas sin importar si esas exportaciones son buenas o malas para el planeta o para la gente", dijo.

También apuntó a otro programa de la UE, que gasta 100 millones de euros por año escolar en el suministro de productos lácteos a los escolares europeos. "El plan para abastecer de leche las escuelas es básicamente otro subsidio oculto para el sector lácteo", dijo Brunner. En su lugar, la política agrícola común (PAC) de la UE debería ayudar a los agricultores en una transición hacia una producción menos intensiva y productos con un menor impacto ambiental, agregó.

El mes pasado, el grupo de presión ambiental Greenpeace publicó un informe que concluyó que entre 28.500 millones de euros y 32.600 millones de euros de subsidios de la PAC para agricultores termina apoyando al sector ganadero. La Comisión Europea rechazó el informe como un "cálculo teórico", pero no proporcionó cifras alternativas.

Mega-granja lechera

Mientras tanto, la imagen idílica de la ganadería española, representada en el video What a Wonderful Beef, no se corresponde con todas las empresas agrícolas españolas. El mes pasado, un grupo de 33 eurodiputados firmó una carta en la que instaba a las autoridades españolas a evitar la instalación de una granja lechera que albergaría hasta 23.500 vacas. "Si finalmente se construye esta mega granja industrial, sería la granja lechera más grande de la Unión Europea", afirmaron los eurodiputados.

Necesitan tu ayuda

Sólo tus donaciones nos permiten continuar trabajando por los animales.

Apoya nuestro trabajo por los animales

Actúa por los Animales

Recibe nuestras alertas de accción en tu correo.