No todos podemos ser Greta, pero en nuestras manos está el efecto dominó

¿Una acción individual tiene sentido para enfrentar al cambio climático? La respuesta simple debe ser siempre "no". ¿Qué diferencia hace una persona que renuncia a una chuleta de cordero alguna vez en la semana, decide tomar el autobús en lugar de conducir su automóvil o prefiere no volar para esa escapada de a Ibiza si no nadie más hace ese sacrificio?

No todos podemos ser Greta, pero en nuestras manos está el efecto dominó

¿Una acción individual tiene sentido para enfrentar al cambio climático? La respuesta simple debe ser siempre "no". ¿Qué diferencia hace una persona que renuncia a una chuleta de cordero alguna vez en la semana, decide tomar el autobús en lugar de conducir su automóvil o prefiere no volar para esa escapada de a Ibiza si no nadie más hace ese sacrificio?

Es una conclusión desalentadora y plantea una pregunta obvia, y estoy seguro de que ya se te ha ocurrido: ¿por qué molestarse?

Eso es exactamente lo que se le preguntó a Greta Thunberg, activista climática de 16 años, durante su reciente viaje a New York, a donde asistiría a diversas reuniones sobre cambio climático. Greta había optado por ser transportada a través del Atlántico en un yate de carreras, con un impacto mínimo al medio ambiente.

"El punto es crear una opinión. Al dejar de volar, no solo reduce su propia huella de carbono, sino que también envía una señal a otras personas a su alrededor de que el clima la crisis es algo real y eso ayuda a impulsar un movimiento político", explicó. Es una buena respuesta y ayuda a explicar por qué esta adolescente sueca ha captado la atención del mundo. "No estoy tratando de que otras personas se sientan cumpables de no hacer lo que considero correcto. No vuelo por el enorme impacto climático de la aviación por persona, no por otra cosa", agregó.

Ella reconoce que ella es un caso especial. "Mucha gente escucha lo que tengo que decir y aparezco mucho en los medios de comunicación, por lo que influyo en mucha gente y, por lo tanto, tengo una mayor responsabilidad porque tengo una plataforma más grande".

Realizó el viaje a New York porque anteriormente trató de asistir a conferencias por enlace de video, pero simplemente no causa tanta impresión. "Creo que tendrá un mayor impacto si yo y muchos otros jóvenes realmente estamos allí".

Pero seamos honestos, no somos Greta Thunberg. Incluso si nuestras elecciones se extienden por el mundo y afectan a algunas otras personas, la decisión de comer un poco menos de carne y bajar el termostato un muesca, no consiguen la llamada de atención que necesita el mundo para reducir drásticamente las emisiones de carbono. Entonces, ¿por qué las personas deben tomar medidas individuales si no son la solución?

Esa es una pregunta perfecta para un filósofo, y no creo que exista uno mejor que el profesor Peter Singer de la Universidad de Princeton en los Estados Unidos. Ha sido descrito recientemente como "el filósofo vivo más influyente del mundo" por la revista New Yorker.

El profesor Singer se describe a sí mismo como un experto en ética práctica y es muy claro en esta cuestión. No solo piensa que todos deberíamos actuar, sino que argumenta que hay una obligación moral muy fuerte de por qué debemos hacerlo. "Creo que este es uno de los grandes desafíos morales del siglo XXI, quizás el mayor desafío moral", dice. "Si no estamos actuando, estamos poniendo en peligro a todos los que están vivos ahora y también a las generaciones futuras".

Singer argumenta que el hecho de que la causa sean gases invisibles y que el efecto pueda sentirse en un futuro lejano, no nos permite escapar de la obligación moral de actuar. Es verdad que se hace más complicado que la mayoría de la población lo vea con alarma, pero "nuestro derecho a la libertad se extiende sólo hasta que comience a dañar a otros. Tal como si no puedo conducir mi vehículo a toda velocidad por una zona concurrida por paseantes, no tengo ningún derecho de poner a otras personas en grave peligro en nombre de mi propia libertad. Y eso es exactamente lo que estamos haciendo al avanzar con los niveles de emisiones de gases de efecto invernadero que estamos emitiendo hoy".

Singer dice que el hecho de que cada uno de nosotros solo desempeñe un papel minúsculo en el proceso y que la acción individual no hace una gran diferencia, la obligación de todos nosotros de actuar permanece.

Pero, si se trata de una acción tan relevante moralmente, ¿qué es lo que nos detiene? La profesora Kelly Fielding de la Universidad de Queensland en Brisbane, Australia, explica que no somos los espíritus independientes de pensamiento libre que nos imaginamos..

"Lo que sabemos como psicólogos sociales es que las personas están muy influenciadas por lo que hacen los demás, a pesar de que no creemos que lo estemos", explica. "Es una paradoja. Creemos que tomamos nuestras propias decisiones, pero la verdad es que buscamos orientación en los demás sobre cómo debemos comportarnos".

Cuando se trata del cambio climático, el problema es que simplemente no estamos recibiendo las señales que necesitamos de nuestros amigos y familias o, en realidad, del gobierno y las empresas, explica. Sin embargo, las encuestas muestran que las personas en todo el mundo están cada vez más preocupadas por el cambio climático.

Una reciente encuesta de Reuters descubrió que si bien el 69% de los estadounidenses querían que el gobierno tomara medidas "agresivas" para combatir el cambio climático, solo un tercio estaría dispuesto a pagar $100 dólares adicionales para que esto suceda. Lo que dicen los encuestados es: "Sí, hay un problema, pero no es mi trabajo resolverlo".

Si las personas necesitan señales de los demás antes de cambiar su comportamiento, entonces todo lo que tenemos que hacer es hacer que algunas personas comiencen a tomar medidas y otras lo seguirán, argumenta la profesora Fielding.

Lo que nos lleva al círculo completo; todo el camino de regreso a Greta Thunberg y su viaje a New York. Como dice Greta, nuestras acciones son importantes no porque tengan un efecto material sobre el cambio climático, sino por el mensaje que envían a los demás.

Lo que haces influye en tus amigos y familiares, y ayudará a crear el espacio político para que los gobiernos y las empresas tomen medidas. Eso, a su vez, es probable que aliente a otras personas y otros países a hacer más. Y ya está sucediendo. ¿Quién hubiera pensado que una empresa que fabrica hamburguesas sin carne podría valer casi $4 mil millones, que el cártel petrolero más poderoso del mundo describiría a los jóvenes activistas contra el cambio climático como la "mayor amenaza" para la industria petrolera, ¿O que el cambio climático se convertiría en un tema clave para los candidatos presidenciales demócratas de Estados Unidos?

El cambio climático no es binario: no solo sucede o no sucede. La pregunta crucial para todos nosotros es cuánto cambio climático experimentará el mundo. Ya hemos visto un cierto calentamiento. La ONU nos ha instado a tratar de mantenernos por debajo de 1.5 grados. Así que aquí está el asunto: cuantas más acciones tomemos, menos cambiará nuestro clima y más vivible será el mundo para nosotros, para los seres vivientes que nacerán en las próximas décadas y todo el resto de la vida en esta tierra.

Vale la pena hacer algunos cambios en el estilo de vida para que la vida como la conocemos tenga un futuro. De eso no hay duda. Y cada acción individual no sólo repercutirá en tu huella de carbono, sino también influirá en nuestro entorno, como un efecto dominó más responsable, compasivo y ético.

10 acciones individuales para frenar el Cambio Climático

¿Qué puedes hacer para tener el mayor impacto? Aquí están algunos consejos.

1. Limitar el uso de combustibles fósiles

¿Objetivo número uno? Limitar el uso de combustibles fósiles como el petróleo, el carbono y el gas natural y reemplazarlos con fuentes de energía renovables y más limpias. "Necesitamos reducir las emisiones de CO2 casi a la mitad (45%) para fines de la próxima década", dice Kimberly Nicholas, profesora asociada de ciencias de la sostenibilidad en el Centro de Estudios de Sostenibilidad de la Universidad de Lund (LUCSUS), en Suecia.

2. Presión ciudadana para cambiar el destino de las ayudas y subsidios públicos

Las personas deben ejercer sus derechos como ciudadanos y como consumidores, presionando a sus gobiernos y a las empresas para que realicen los cambios necesarios en todo el sistema. Otra forma, cada vez más emprendida por universidades, grupos religiosos y recientemente por parte de algunos gobiernos, es 'desinvertir' los fondos fuera de las actividades contaminantes, como evitar las existencias en combustibles fósiles o los bancos que invierten en industrias de altas emisiones. Al deshacerse de los instrumentos financieros relacionados con la industria de los combustibles fósiles, las organizaciones pueden tomar medidas climáticas y obtener beneficios económicos . 

3. Abandona tu automóvil

Un estudio de 2017 realizado por la Universidad de Lund clasificó 148 acciones individuales sobre el cambio climático según su impacto. Ir sin automóviles fue la acción número uno más efectiva que un individuo podría tomar (excepto no tener hijos). Los automóviles son más contaminantes en comparación con otros medios de transporte como caminar, andar en bicicleta o usar el transporte público.

En países industrializados como las naciones europeas, deshacerse de su automóvil puede reducir 2.5 toneladas de CO2, aproximadamente un cuarto de las emisiones anuales promedio (9.2 toneladas) aportadas por cada persona en los países desarrollados de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE). "Deberíamos elegir vehículos más eficientes y, siempre que sea posible, cambiar directamente a vehículos eléctricos", dice Maria Virginia Vilarino, coautora del capítulo de mitigación en el último informe del IPCC .

4. Escoge energías renovables

En realidad, las energías renovables como la eólica y la solar se están volviendo cada vez más baratas en todo el mundo. El último informe de la Agencia Internacional de Energía Renovable (Irena) encontró que varias de las energías renovables más utilizadas, como la solar, geotérmica, bioenergética, hidroeléctrica y eólica terrestre, estarán a la par o más baratas que los combustibles fósiles para 2020. Algunas ya son más rentables.

5. Deja de consumir carne y leche de animales

 De hecho, después de los combustibles fósiles, la industria alimentaria, y en particular el sector cárnico y lácteo, es uno de los contribuyentes más importantes al cambio climático. Si el ganado fuera su propia nación, sería el tercer mayor emisor de gases de efecto invernadero del mundo, después de China y los Estados Unidos.

La industria de la carne contribuye al calentamiento global de tres maneras principales. En primer lugar, el eructo de las vacas al procesar alimentos libera mucho metano, un gas de efecto invernadero. En segundo lugar, los alimentamos con otras posibles fuentes de alimentos, como el maíz y la soja, lo que hace que el proceso sea muy ineficiente. Y finalmente, también requieren mucha agua, fertilizantes que pueden liberar gases de efecto invernadero y mucha tierra, algunos de los cuales provienen de bosques despejados, otra fuente de emisiones de carbono.

No tiene que volverse vegetariano o vegano para marcar la diferencia. Al reducir su consumo de proteína animal a la mitad, puede reducir la huella de carbono de su dieta en más del 40%.

Este explicador de dietas sostenibles del World Resources Institute (WIR) y su informe asociado más extenso proporciona mejores respuestas a preguntas sobre los alimentos y las emisiones de carbono.

6. Reducir los vuelos en avión

Los aviones funcionan con combustibles fósiles, y no hemos descubierto una alternativa escalable. Aunque algunos esfuerzos iniciales para usar paneles solares para volar alrededor del mundo han tenido éxito, todavía estamos a décadas de distancia de los vuelos comerciales que funcionan con energía solar.

Un vuelo transatlántico normal de ida y vuelta puede liberar alrededor de 1,6 toneladas de CO2, casi tanto como las emisiones anuales promedio de una persona en la India . Esto también resalta la desigualdad del cambio climático: si bien todos se verán afectados, solo una minoría de humanos vuela y aún menos personas toman aviones con frecuencia.

Hay grupos de científicos y miembros del público que han decidido dejar de volar o que vuelan menos . Las reuniones virtuales, las vacaciones en destinos locales o el uso de trenes en lugar de aviones son formas de reducir el consumo. ¿Se pregunta cuánto contribuye su viaje al cambio climático? Mida sus emisiones de carbono en esta calculadora por investigadores de la Universidad de California, Berkeley .

7. Cambia tus hábitos de consumo

Esto se debe a que todo lo que compramos tiene una huella de carbono, ya sea en la forma en que se produce o en la forma en que se transporta.

Por ejemplo, el sector de la confección representa alrededor del 3% de las emisiones mundiales de CO2 de producción mundial, principalmente debido al uso de energía para producir vestimenta. El ritmo frenético de la moda rápida contribuye a esta figura, ya que la ropa se desecha o se deshace después de períodos cortos.

El transporte internacional, incluido el transporte marítimo y aéreo, también tiene un impacto. Los comestibles enviados desde Chile y Australia a Europa, o al revés, tienen más 'millas de alimentos' y, por lo general, una mayor huella que los productos locales. Pero este no es siempre el caso, ya que algunos países producen cultivos fuera de temporada en invernaderos de alto consumo de energía, por lo que el mejor enfoque es comer alimentos cultivados localmente y de temporada . Aun así, comer vegano y vegetariano todavía es mejor que comprar localmente.

8. No tener hijos

Tener menos hijos es la mejor manera de reducir su contribución al cambio climático, con casi 60 toneladas de CO2 evitadas por año. Pero este resultado ha sido polémico , y lleva a otras preguntas. Una es si usted es responsable de las emisiones climáticas de los niños, y la otra es dónde nacen estos bebés.  

Si usted es responsable de las emisiones de sus hijos, ¿son sus padres responsables de las suyas? Y si no es así, ¿cómo deberíamos considerar el hecho de que es probable que más personas tengan más emisiones de carbono? También podríamos preguntarnos si tener descendencia es un derecho humano más allá del cuestionamiento. Y podríamos preguntarnos si tener hijos es necesariamente algo malo para resolver el cambio climático: nuestros desafíos pueden significar que necesitaremos más solucionadores de problemas en las generaciones futuras , no menos.

Lo que sí sabemos es que no hay dos personas que tengan las mismas emisiones. Aunque el promedio humano libera alrededor de 5 toneladas de CO2 por año, cada país tiene circunstancias muy diferentes: las naciones desarrolladas como los EE. UU. Y Corea del Sur tienen promedios nacionales más altos (16.5 toneladas y 11.5 toneladas por persona, respectivamente) que los países en desarrollo como Pakistán y Filipinas (alrededor de 1 tonelada cada una). Incluso dentro de las fronteras nacionales, las personas más ricas tienen mayores emisiones que las personas con menos acceso a bienes y servicios. Entonces, si elige tener en cuenta esta pregunta, debe recordar que no se trata solo de cuántos hijos tiene, sino de dónde (y quién) está.

9. Influye en el resto con tus acciones individuales

Los científicos sociales han descubierto que cuando una persona toma una decisión orientada a la sostenibilidad, otras personas también lo hacen.

Aquí hay cuatro ejemplos:

Los científicos sociales creen que esto ocurre porque evaluamos constantemente lo que están haciendo nuestros compañeros y ajustamos nuestras creencias y acciones en consecuencia. Cuando las personas ven a sus vecinos tomar medidas ambientales, como conservar energía, deducen que personas como ellos también valoran la sostenibilidad y se sienten más obligadas a actuar.

10. ¿Y si no puedo evitar tomar el coche o un vuelo?

Si simplemente no puede hacer todos los cambios necesarios, considere compensar sus emisiones con un proyecto ecológico de confianza. La Convención Climática de la ONU mantiene docenas de proyectos en todo el mundo en los que puede contribuir o simplemente deja de consumir productos de origen animal que equivalgan a la huella de carbono emitida. Para saber cuántas emisiones necesitas compensar, puede usar su práctica calculadora de huella de carbono .

Necesitan tu ayuda

Sólo tus donaciones nos permiten continuar trabajando por los animales.

Apoya nuestro trabajo por los animales

Actúa por los Animales

Recibe nuestras alertas de accción en tu correo.