El IPCC pide reducir el consumo de carne en su último informe contra la crisis climática

Llevar una alimentación basada en plantas es una de las acciones que debería guiar a la humanidad en la próxima década, según la ONU.

06 abril 2022
Madrid,

El IPCC (el Panel Intergubernamental del Cambio Climático ligado a la ONU) ha presentado su informe 'Climate Change 2022: Mitigation of Climate Change' sobre cómo mitigar el cambio climático tras cuatro años de trabajo y ha puesto el foco en la ganadería como una de las principales responsables de las emisiones de metano, CO2 y la deforestación, mientras propone como solución la reducción del consumo de carne para hacer frente a la crisis climática.

A menos que las emisiones globales de gases de efecto invernadero alcancen su punto máximo dentro de tres años y se reduzcan casi a la mitad para 2030, el mundo probablemente experimentará numerosos impactos climáticos extremos, según el último informe. Si no se toman medidas urgentes, anuncian, la humanidad no logrará limitar el calentamiento a 1,5 grados Celsius, el umbral para un futuro de más incendios, sequías, tormentas, etc. Sin embargo, si se mantienen los niveles actuales, es probable que las emisiones de gases de efecto invernadero provoquen el doble de calentamiento: aproximadamente 3,2ºC en 2100.

"Es ahora o nunca, si queremos limitar el calentamiento global a 1,5ºC", dijo Jim Skea, copresidente del grupo de trabajo del IPCC que elaboró el informe, en una rueda de prensa. "Sin una reducción inmediata y profunda de las emisiones en todos los sectores, será imposible".

Los gases de efecto invernadero en la atmósfera de la Tierra se encuentran en los niveles más altos de la historia de la humanidad. Las emisiones de estos gases cayeron bruscamente en 2020 como consecuencia de los cierres por pandemia, pero en 2021 igualaron o incluso superaron el récord de 2019, cuando fueron aproximadamente un 12% más altas que en 2010 y un 54% más altas que en 1990, cuando se publicó el primer informe del IPCC.

Propuestas claves del IPCC

El informe indica que el uso de carbón debe reducirse en un 95% en todo el mundo, mientras que el consumo de petróleo y gas tiene que reducirse en un 60% y un 45%, respectivamente, para 2050. 

También pone el foco en el metano, un gas que aunque tiene una vida más corta y es menos abundante en la atmósfera que el dióxido de carbono, es un gas de efecto invernadero mucho más potente; se prevé que represente el 60% de las emisiones de gases de efecto invernadero distintos del CO2 para mediados de siglo. Sin embargo, al ser menos persistente en la atmósfera, una reducción drástica de sus emisiones puede disminuir rápidamente su impacto en el calentamiento. 

¿Porqué la ganadería es responsable de la mayor parte de las emisiones de metano?

Para cumplir con el Acuerdo de París, el metano debe reducirse alrededor de un tercio durante esta década. Y, aunque la industria de los combustibles fósiles representa un tercio de las emisiones de metano, cuando se combinan las emisiones del ganado (fermentación entérica) y del estiércol, el sector de la ganadería es la fuente de emisiones de metano más grande en España y en general, en toda la Unión Europea y Estados Unidos, representando casi la mitad de todas las emisiones respecto a otras fuentes como los vertederos, las fugas en la minería de carbón, petróleo y gas natural y las aguas residuales. 

Algunos animales de granja emiten metano de dos formas diferentes. Vacas, ovejas y cabras son ejemplos de animales rumiantes que durante su proceso natural de digestión crean grandes cantidades de metano. Lo que se conoce como fermentación entérica ocurre en el estómago de estos animales y es la causa de emisiones, más aún si la alimentación es pasto. 

La segunda forma es a través de la descomposición del estiércol del ganado. Cuando vacas, cerdos y gallinas son criados con fines comerciales, existen obviamente grandes cantidades de estiércol que se producen todos los días, por lo tanto las granjas tienen procedimientos para su tratamiento. La manera que se procesa el excremento es utilizando sistemas de tratamiento de estiércol y tanques. El estiércol se descompone dentro de estos tanques que permanecen cerrados sin oxígeno. Cuando material orgánico se descompone de forma anaeróbica (sin ingreso de oxígeno) se producen grandes cantidades de metano.

En este caso no es culpa de los animales sino de los procedimientos utilizados y en la cantidad de animales de granja que se comercializan. La cantidad de carne que ingerimos a diario tiene directa influencia sobre esta problemática.

Reducir el consumo de carne

El informe, cita claramente: "Las dietas ricas en proteínas vegetales y bajas en carne y lácteos se asocian con menores emisiones de gases de efecto invernadero. La carne de rumiantes muestra la mayor intensidad de GEI."

El IPCC ya abogó en el anterior informe de 2019 por un cambio global hacia el consumo de más alimentos a base de plantas y menos carne y señaló que esto reduciría las emisiones de gases de efecto invernadero del ganado y liberaría la tierra para usos más sostenibles. Esta vez, la propuesta sigue siendo la misma, aunque no ha sido destacada en el Resumen para responsables de políticas.

Sin embargo, sí es la primera vez que este documento explora, desde la perspectiva de las ciencias sociales, cómo el comportamiento de las personas y la sociedad pueden contribuir a la reducción de las emisiones de los gases que están cambiando el clima.

El informe incluso detalla que las tecnologías alimentarias emergentes, como la fermentación celular, la carne cultivada, los alimentos a base de plantas como alternativas a los productos alimenticios de origen animal y la agricultura de ambiente controlado pueden conllevar una reducción sustancial de las emisiones directas de GEI de la producción de alimentos.


Otras propuestas de apoyo

Aunque lo más urgente es reducir emisiones, algunas propuestas destacadas en el informe para absorber el CO2 son la repoblación forestal, la transición a ciudades más verdes, la mejora de la gestión de los bosques, la mejora de las prácticas agrícolas, la protección de los ecosistemas costeros que capturan naturalmente el dióxido de carbono. Aún así, el informe también señala que algunos esfuerzos de eliminación de carbono (como la forestación -plantar bosques donde antes no los había- y la conversión de tierras para el crecimiento de biocombustibles) pueden tener efectos negativos en la biodiversidad y los medios de vida locales, mientras que la fertilización de los océanos (sembrar las capas superiores del océano con nutrientes para promover el crecimiento del plancton) podría causar cambios en los ecosistemas y la acidificación de las aguas más profundas.

Qué es el IPCC

El Grupo Intergubernamental de Expertos sobre Cambio Climático es una entidad científica creada en 1988 por la Organización Meteorológica Mundial y el Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente. Tiene por objeto proporcionar información objetiva, clara, equilibrada y neutral del estado actual de conocimientos sobre el cambio climático a los responsables políticos y otros sectores interesados.

Necesitamos tu apoyo

AnimaNaturalis existe porque miles de millones de animales sufren en manos humanas. Porque esos animales necesitan soluciones. Porque merecen que alguien alce la voz por ellos. Porque los animales necesitan cambios. Porque en AnimaNaturalis queremos construir un mundo más justo para todos.

Las donaciones puntuales y periódicas de nuestros socios y socias son la principal fuente de nuestros fondos.