La próxima pandemia vendrá de las granjas industriales

Los científicos están rastreando el camino que tomó el COVID-19 desde un huésped animal salvajes hasta los seres humanos, pero tenemos que analizar la relación de este brote pandémico y las macrogranjas de producción masiva de carne, leche y huevos.

La próxima pandemia vendrá de las granjas industriales

La población humana en expansión es la principal causa de pérdida de entornos naturales y ha contribuido al creciente número de zoonosis -infecciones humanas de origen animal- en las últimas décadas, al hacer mucho más frecuente el contacto con animales silvestres. Eso ha sido extensivamente documentado para el Ébola y el VIH, por ejemplo. Sin embargo, esta no ha sido la única causa que ha contribuído a la situación que vivimos hoy, sino que también el modelo de crianza y engorde de animales para consumo humano está haciendo proliferar la aparición y frecuencia de enfermedades zoonóticas.

Podemos ver el caso de la influenza, una enfermedad que se considera que tiene un alto potencial de pandemia, que ha causado aproximadamente 15 brotes mundiales en los últimos 500 años. "Existe claramente un vínculo entre la aparición de virus de influenza aviar altamente patógena y la intensificación de los sistemas de producción avícola", dice el epidemiólogo Marius Gilbert, de la Université Libre de Bruselas.

Las razones, muchas de las cuales fueron recopiladas en el libro de 2016 Big Farms Make Big Flu, del biólogo evolutivo Rob Wallace, del Agroecology and Rural Economics Research Corps en St Paul (Minnesota), incluyen la densidad con la que los pollos, pavos u otras aves de corral se confinan en granjas industriales, y el hecho de que las aves en una granja determinada tienden a ser genéticas clones el uno del otro: haber sido seleccionados durante décadas por rasgos deseables como la carne magra. Si un virus se introduce en una bandada de este tipo, puede atravesarlo sin encontrar resistencia en forma de variantes genéticas que impidan su propagación. Tanto las manipulaciones experimentales como las observaciones en el mundo real han demostrado que este proceso puede provocar un aumento de la virulencia del virus. Si luego se extiende a los humanos, estamos potencialmente en problemas.

En un artículo publicado en 2018, el grupo de investigación de Gilbert revisó los "eventos de conversión" históricos, como los llaman, cuando una cepa de gripe aviar no muy patógena se volvió mucho más peligrosa y descubrió que la mayoría de ellos habían ocurrido en sistemas comerciales de aves de corral, y más frecuentemente en países ricos. Europa, Australia y los Estados Unidos han experimentado más de ellos que China.

Eso no deja a China fuera de peligro. Dos formas altamente patógenas de gripe aviar, H5N1 y H7N9, han surgido en ese país en las últimas décadas. Ambos infectan a los humanos, aunque no con facilidad (todavía). Los primeros casos humanos de H7N9 se informaron en 2013, y hubo pequeños brotes anuales a partir de entonces. Pero, dice Gilbert, "no se hizo nada hasta que el virus resultó ser patógeno para los pollos también. Luego se convirtió en un problema económico importante y China comenzó a vacunar en masa sus aves de corral contra el H7N9, y eso puso fin a la transmisión a los humanos".

China es uno de los principales exportadores mundiales de aves de corral, pero su industria avícola no es totalmente de propiedad china. Después de la recesión de 2008, por ejemplo, el gigante financiero Goldman Sachs diversificó sus inversiones y comenzó a comprar granjas avícolas chinas. Entonces, si China tiene su parte de responsabilidad por los eventos indirectos, no está sola en ello. Es por eso que Wallace insiste en hablar en su libro sobre geografías relacionales en lugar de geografías absolutas, cuando se trata de identificar las causas de la enfermedad. O como él dice: "hay que seguir el dinero".

No todos ven un vínculo directo entre la agricultura industrial y las nuevas y peligrosas formas de gripe. Michael Worobey, un biólogo evolutivo de la Universidad de Arizona, señala que antes de que fueran llevados a granjas industriales, las aves de corral se mantenían afuera. El modelo de macrogranja puede aumentar la virulencia, dice, pero probablemente protege a una bandada de ser infectada por un virus en primer lugar.

Aún así, Worobey no duda de que la agricultura y otras interacciones entre humanos y animales han dado forma a nuestra ecología de la enfermedad. Su grupo recolecta las secuencias de los virus de la gripe de una variedad de huéspedes animales, incluidos los humanos, y los traza en un árbol genealógico para tratar de comprender cómo ha evolucionado la gripe con el tiempo. La gripe está constantemente mutando, esa es la razón por la que la vacuna contra la gripe estacional debe actualizarse cada año, pero muta a diferentes velocidades en diferentes huéspedes, lo que significa que su árbol genealógico es informativo tanto sobre el origen como el huésped intermedio de cada cepa y sobre el tiempo aproximado de eventos contagiosos.

Gripe aviar y fiebre porcina

Es posible que la gripe se convirtiera por primera vez en una enfermedad humana cuando se domesticó patos en China hace unos 4.000 años, atrayendo ese reservorio animal a las comunidades. Pero los humanos también pueden contagiarse y contagiar a los cerdos, otro animal con el que hemos vivido durante milenios. Hace unos años, Worobey sugirió, controvertidamente, que las aves podrían no haber sido siempre el principal huésped intermedio para los virus de la gripe humana. Hasta hace aproximadamente un siglo, informó, las personas pueden haber contraído la gripe de los caballos. Alrededor de la época en que los vehículos de motor suplantaron a los caballos como transporte, la cría de aves de corral se estaba expandiendo en el hemisferio occidental, y es posible, argumentó Worobey, que las aves se convirtieran en el principal huésped intermedio de la gripe para los humanos.

No todos aceptan ese escenario. Wendy Barclay, viróloga del Imperial College de Londres, dice que si los caballos alguna vez fueron el principal huésped intermedio para la gripe, "la mayoría de los virus aviares contendrían la adaptación de los mamíferos", y no lo hacen. David Morens, del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas de Estados Unidos en Bethesda, Maryland, cree que es más probable que el caballo sea un desvío temporal, y que el principal huésped intermedio de la gripe para los humanos siempre ha sido las aves, especialmente las salvajes. Pero todos están de acuerdo en que los humanos han moldeado estas relaciones huésped-patógeno, a través de nuestro uso de la tierra y otras especies animales. Y como señala Worobey, el gran tamaño de la población humana actual significa que, en el siglo XXI, lo estamos haciendo a una escala sin precedentes. Estima, por ejemplo, que los patos domesticados en granjas probablemente superen en número a los salvajes.

Y no solo estamos hablando de aves. Gilbert cree que también está ocurriendo un aumento de la virulencia viral en los rebaños de cerdos. El síndrome reproductivo y respiratorio porcino (PRRS), una enfermedad de los cerdos que se describió por primera vez en los Estados Unidos a fines de la década de 1980, se ha extendido a las explotaciones de todo el mundo y las cepas detectadas recientemente en China son mucho más virulentas que originales. Un estudio de 2015, realizado por Martha Nelson y sus colegas del US National Institutes of Health, creó un mapa de las secuencias genéticas de los virus de la gripe porcina y descubrieron que Europa y los Estados Unidos, los mayores exportadores mundiales de cerdos, también son también los mayores exportadores de gripe porcina.

Veganismo y Covid-19

Ha habido afirmaciones en las redes sociales, a veces publicadas por veganos, de que si hubiéramos comido menos carne no habría habido Covid-19. Curiosamente, algunos de estos han sido bloqueados por las principales organizaciones de noticias como "parcialmente falsos". Sin embargo, estas afirmaciones también son parcialmente ciertas. Aunque los vínculos que establecen son demasiado simplistas, la evidencia es fuerte de que la forma en que se produce la carne, y no solo en China, contribuyó a Covid-19.

Está claro que para prevenir o al menos retrasar la aparición de nuevas zoonosis, los mercados de carne viva de China deberán estar mejor regulados o prohibidos. Pero también tenemos que mirar en las macrogranjas y formas de producción masiva de carne, leche y huevos a nivel mundial.

Aunque ahora no lo parezca, dice Wallace, hemos tenido suerte con Sars-CoV-2. Parece ser mucho menos letal que el H7N9, que mata a un tercio de los que infecta, o el H5N1, que mata aún más. Esto nos da la oportunidad, dice, de cuestionar nuestras elecciones de estilo de vida, porque el pollo no es barato si cuesta un millón de vidas.


Publicado originalmente en The Guardian

Necesitamos tu apoyo

AnimaNaturalis existe porque miles de millones de animales sufren en manos humanas. Porque esos animales necesitan soluciones. Porque merecen que alguien alce la voz por ellos. Porque los animales necesitan cambios. Porque en AnimaNaturalis queremos construir un mundo más justo para todos.

Las donaciones puntuales y periódicas de nuestros socios y socias son la principal fuente de nuestros fondos.

Necesitan tu ayuda

Sólo tus donaciones nos permiten continuar trabajando por los animales.

Apoya nuestro trabajo por los animales

Actúa por los Animales

Recibe nuestras alertas de accción en tu correo.