Siete detenidos por traficar en internet con perros importados desde Eslovaquia

Implicados algunos directivos de la Unión de Criadores Caninos. Llegaron a expedir 4.450 pasaportes en sólo año y medio. Muchos cachorros murieron a los pocos días por enfermedad.

Siete personas detenidas por pertenecer a una red de tráfico de animales que importaba desde Eslovaquia perros y falsificaba su documentación es el resultado de la Operación Noa, en la que se han visto implicados dos establecimientos de Lomoviejo (Valladolid) y Arévalo (Ávila), y varios miembros de la Junta Directiva de la Asociación de Criadores Caninos de España. El grupo llegó a expedir 3.150 pasaportes el año pasado y 1.300 en los primeros cinco meses de este 2010.

Según informó la Dirección General de la Policía y de la Guardia Civil, las investigaciones comenzaron tras recibir aviso, en la Comandancia de Ávila, de una asociación protectora de animales abulense, que alertó del "malestar" de varias personas que se habían puesto en contacto con ellos por la muerte de cachorros de perro recién adquiridos en dos establecimientos de Ávila y Valladolid, tras contraer la enfermedad de la parvovirosis.

Tras las primeras indagaciones, se comprobó que había un grupo de personas que, al parecer, operaban bajo un mismo procedimiento, en el que se podían distinguir tres fases y cuya finalidad era obtener un beneficio económico, de manera que, por un lado, se importaban perros de Eslovaquia, "incumpliendo las medidas sanitarias obligatorias", ya que, aunque los cachorros se importaban dotados con microchip, no lo estaban vacunados.

Cambio de documentos

Una vez que los cachorros llegaban a España, se les sustituía el pasaporte eslovaco por uno español, aunque en este documento cambiaban, entre otros datos, las edades de los animales, de lo que se encargaba un veterinario, que procedía a su inscripción en los registros correspondientes. Mientras, "algunas" personas de la Asociación de Criadores Caninos de España, con las que estaba relacionado el veterinario, certificaban el pedigrí de los animales, a los que adjudicaban padres, abuelos y bisabuelos de pura raza, dando a entender que habían sido criados en España.

Según se ha dado a conocer desde la Guardia Civil, esta asociación no está autorizada por el Ministerio de Medio Ambiente, Rural y Marino para realizar libros genealógicos de razas, a la vez que se comprobó que las personas que presiden la Junta Directiva de esta asociación son también las que gestionan una sociedad mercantil dedicada a la venta de perros en la localidad de Lomoviejo (Valladolid).

Así, los establecimientos de Lomoviejo y Arévalo se encargaban de vender los animales a través de dos páginas web y de numerosos anuncios en páginas relacionadas con la venta de animales, haciéndolos pasar por perros nacionales, pese a tener conocimiento del riesgo de que los cachorros contrajeran parvovirosis, posibilidad de la que no informaban a los compradores, que también desconocían el verdadero origen de los animales.

Una vez analizados los pasaportes solicitados por el veterinario encargado de la recepción de los animales, se pudo determinar que, a lo largo del año pasado, se expidieron 3.150 pasaportes, a los que se suman otros 1.300, expedidos entre enero y mayo de este año. En todos ellos, figuraba como lugar de destino la sociedad mercantil de Lomoviejo, lo que da una media, aproximada, de 400 cachorros importados al mes.

Operación Noa

Así, la explotación de la Operación Noa se llevó a cabo los días 10 y 11 de junio por parte del Equipo de la Policía Judicial de la Guardia Civil de Arévalo, junto con miembros del Equipo de Investigación del Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de la Guardia Civil de la Comandancia de Ávila.

En total, se detuvo a siete personas relacionadas directamente entre ellas y con unas misiones específicas dentro de la organización. Se les acusa de delitos de estafa continuada, falsificación documental, intrusismo profesional y asociación ilícita por importar cachorros y venderlos como si hubieran sido criados en España, alterando la edad y otros aspectos legales. Asimismo, se intervinieron casi 200 cachorros importados de forma irregular y dispuestos para la venta a consumidores finales.

AnimaNaturalis agradece la intervención policial, e insiste en un mensaje radicalmente claro: no a la compraventa de animales, si a su adopción. Estafas como la descrita en la noticia existen porque hay gente que sólo ve la opción de comprar animales de raza. Incluso las perreras y refugios están llenas de animales, de raza o mestizos, que esperan por una segunda oportunidad. Los animales no son objetos de usar y tirar, y no debieran ser vendidos ni comprados como mercancías. Gracias a este valor económico, los animales dejan de tener valor como seres vivos y son abandonados y maltratados. Si quieres vivir con un animal como un perro o un gato ADOPTA, NO COMPRES.

Artículos relacionados:

Necesitan tu ayuda

Sólo tus donaciones nos permiten continuar trabajando por los animales.

Apoya nuestro trabajo por los animales

Actúa por los Animales

Recibe nuestras alertas de accción en tu correo.